Ya ni salen a marchas y se quedan callados

Nuevos tiempos les cambian hasta la forma de andar a los izquierdistas

Compartir:

Pareciera que los nuevos tiempos les cambian hasta la forma de andar a los izquierdistas, no hay duda de que anteriormente ante las provocaciones o simples insinuaciones de los gobernícolas norteamericanos los jóvenes de la vieja izquierda salían de inmediato a las calles para protestar en contra de las agresiones imperialistas, pero hoy, hasta en y con el poder, parece que les sellaron la boca y les quitaron algo más que los pantalones, cuando menos, no salieron a aplaudir lo que nos hacen los norteamericanos para aplacar las ansias populistas de convertirnos en los mejores pasos de los indocumentados hacia los Estados Unidos.

Nos quitaron de inmediato lo hocicón, porque cuando AMLO era oposición, cada rato se quejaba del silencio y de los acuerdos que realizaba Peña Nieto con los norteamericanos, pero ahora en el poder, a lo mejor, realmente entendió lo que es el asunto y le mide el agua a los camotes y le sopla hasta el jocoque porque no se quiere volver a quemar la lengua y así, mejor cede, no sé si la soberanía, pero cuando menos hace creer que cede ante lo que nos amenazan los norteamericanos y eso no es criticable, lo criticable es que todos sus aliados ahora se callan y ni siquiera protestan, solamente Don Porfirio sale a declarar y así le va con las respuestas cuando lo colocan como un viejo carcamán que ya no sabe ni lo que dice.

Pero él, con seguridad, cuando menos, quiere pasar en este tramo como el último hablador y protestador en contra de los yanquis, finalmente ya no tiene nada que perder… la edad, mijo, la edad…

La realidad ya la estamos sufriendo, pasan con todos los lujos y apoyos miles de indocumentados, muchos nos aplauden porque finalmente encontraron un puente para llegar a los Estados Unidos, pero el caso es que cuando llegan a la frontera Norte, los detienen y nos obligan a recibirles mientras hacen los trámites y en este tramo pues aguantamos la friega todos los mexicanos, porque al final de cuentas, pagamos los gastos y damos servicios que ni siquiera garantizamos a miles de los compatriotas, andamos pidiendo caridad para dar limosna y, ahora, con los acuerdos de Trump, pues recibiremos miles de indocumentados en el país y tendremos que aplicar acciones que supuestamente jamás aplicaríamos para impedir la entrada de nuevos grupos que organizados desde Centroamérica realizan sus jornadas pasando por México y dejando a su paso armas, drogas y gentes y, lo peor, es que no sabemos ni quiénes son ni dónde se encuentran, por ello, ahora, cuando finalmente les cae el veinte y comienzan a poner un poco de orden para el paso y control, algunos de los viejos aliados de AMLO lo tachan de cobarde, mandilón de los gringos y traidor a la patria y es que al final de cuentas, AMLO, tendrá que comenzar a ver antes a los mexicanos y sus necesidades y no prometer como lo venían haciendo al principio que podríamos recibir cuando menos un millón de indocumentados y proporcionarles empleo y garantizarles seguridad y bienestar y, la realidad los comienza a encuerar, porque no somos capaces de garantizar siquiera la seguridad pública en las principales ciudades del país que sufren las agresiones de la delincuencia y no podemos parar la violencia y el avance de los grupos delictivos que no solamente amenazan a los ciudadanos sino al mismo gobierno y ponen en duda la seguridad nacional.

Es muy tierno que el presidente brinde su apoyo y su brazo amable y solidario para proteger a la jefa de gobierno de la Ciudad de México diciendo que “no está sola”, nos parece magnífico como acto político y de solidaridad, pero no cuenta con que la gente en la capital está muy conmocionada e irritada por la inseguridad y porque, al final de cuentas, no ha visto cumplir las promesas que hicieron durante la campaña. AMLO, creo, es un político experimentado, sabe medir la tensión social y sabe responder ante ella, por esa razón creemos que deberá de actuar con mano firme, no mano represiva, pero sí exigiendo que el aparato del Estado actúe y garantice cuando menos la seguridad pública porque los delitos aumentan en forma descontrolada, no solamente en la capital sino en todo el país.

Se ven más caravanas de delincuentes que de policías y, mientras tanto, la Guardia Nacional solamente es un proyecto que no se nota ni se siente.

El impacto al ver cómo un grupo de malandrines secuestra y desarma a un grupo de soldados y exige que les regresen las armas que les habían quitado, pues deja un pésimo sabor de boca entre la población y este asunto parece repetirse ya en varios lados, el huachicoleo continúa, a lo mejor no con el nivel que se tenía al principio, pero en las carreteras se ve la venta y en muchos poblados se oferta impunemente, en los lugares donde controlan el pasaje los famosos grupos de moto taxistas pues es claro que consumen huachicol porque no se ve ni de chiripa a algún mototaxista cargando gasolina en una estación, todo es controlado por medio de los grupos de la delincuencia organizada y esos grupos son parte importante del control y de la venta de las drogas, por esa razón tienen organizaciones fuertes y violentas ante las cuales la impunidad es clara y afecta a la población, así, cuando menos en las ciudades se siente ese poder que de pronto estalla en actos de gran violencia y en enfrentamientos entre grupos sin que las autoridades puedan parar esas formas de actuar.

En fin, ahora, después de que llegan al poder los grupitos de izquierda y que toman puestos los famosos dirigentes de la izquierda en el gobierno pues les sellan los labios y no tienen fuerza ni ganas de protestar aun cuando sea en favor de los derechos del país y de los mexicanos, mejor guardan silencio no sea que les regañen por hocicones… Y entendemos que la mejor forma de terminar con las oposiciones es ponerles en puestos públicos y darles presupuestos, y se les terminan las ansias revolucionarias…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...