Y la diplomacia… ¡bien, gracias! Vol. 2

Dependerá mucho de la 4T el rumbo que se debe tomar

Compartir:

¡Ay, pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de los Estados Unidos! fue la frase que utilizó don Porfirio Díaz, después de salir de la reunión con el presidente de los Estados Unidos William Howard Taft en 1909.

Para la 4T, más de un siglo después de aquella histórica frase, no le debe ser nada extraña pues AMLO continúa manejando la postura del “buen vecino” y busca mantener una relación cordial y de cooperación entre ambos países. Sin embargo, los Estados Unidos no se caracterizan por tener amigos en la arena internacional, tienen socios que utiliza de acuerdo a sus intereses como potencia mundial y México no es la excepción, no sólo por el comercio, bienes y personas que de millones de dólares por día que cruzan nuestras fronteras.

La vecindad entre ambos países no sólo es benéfica, sino también es necesaria, la manera en la que se ha manejado la política exterior durante los primeros 6 meses de la administración han dejado en desventaja a nuestro país en varios sectores como el turístico, de amistad, inversión y recientemente en materia comercial con los EUA.

Anteriormente, se realizó un análisis en este espacio (Y la diplomacia… ¡bien gracias!), el manejo que la 4T ha llevado hasta ahora tanto en proyecto como en acciones la política exterior de nuestro país, sin duda, los recortes presupuestales, el desinterés por atender temas de coyuntura internacional, el desmantelamiento de Instituciones de promoción como ProMéxico han puesto en jaque varios temas en los que México podría tomar puntos de liderazgo.

Las relaciones bilaterales de México con EUA, pocas veces suelen ser simple en materia de análisis pues conllevan varios temas que se relacionan directa o indirectamente. Tal es el caso de las caravanas migrantes que iniciaron su éxodo de los países de Centroamérica a finales de la administración peñista y que hasta el momento, no ha sido posible encontrar la manera de ordenar y frenar el avance masivo de nuestra frontera sur, culminando la travesía en la frontera norte. El resultado desastroso que arroja a todas luces la falta de una política migratoria integrada, fundamentada y presupuestada por parte de México, nos ha llevado no sólo a comprender que la integración que tenemos con América del Norte es una realidad que debe trabajarse día a día haciendo uso de la diplomacia y la inversión privada, que conlleva a un crecimiento económico con más y mejores políticas bien estructuradas que generen un beneficio para la región.

Los Estados Unidos, han dado muestra de su peso como potencia en la figura del presidente Trump, que al acercarse las elecciones presidenciales hará uso de cualquier carta política o económica para alcanzar su reelección para su segundo periodo y concretar las políticas públicas que ha impuesto para su país, y también al nuestro como el muro fronterizo, el T-MEC o el mejoramiento de los salarios para los trabajadores mexicanos.

El presidente Trump anunció de manera sorpresiva y repentina el aumento de aranceles para todos los productos mexicanos comenzando con un 5% a partir de este 10 de junio para presionar a nuestro país en cuanto a buscar una solución en materia migratoria de las caravanas masivas.

El aumento del 5% de arancel de EUA y los subsecuentes provocarán de manera indirecta una mayor apreciación del dólar, el impacto del arancel se verá a la par del tipo de cambio, de permitir la escalada de aranceles hasta el 20% el futuro del T-MEC se pondrá en riesgo su ratificación, incluso sería letra muerta.
La reacción de México no se hizo esperar, el Canciller Marcelo Ebrard junto con otros funcionarios se apersonó en los EUA para reunirse con el Secretario de Estado Mike Pompeo, para buscar una solución por la vía diplomática y no afectar las relaciones comerciales.

Tremenda faena diplomática que carga sobre el Canciller ahora a través de la “morninguera” para informar a la ciudadanía y a su jefe. No sólo debe buscar una solución a contrarreloj y a corto plazo para el tema migratorio buscando no generar un daño en materia económica, también que satisfaga las exigencias del presidente Trump que no dudará en usar todas las herramientas a su alcance para estimular a su base política.

El tema migratorio no es sencillo pues se debe considerar la participación de organismos no gubernamentales, la correcta aplicación de los derechos humanos, fortalecimiento tanto en presupuesto como en funcionarios del INM, la entrada regulada del flujo de personas, la seguridad fronteriza, tráfico ilegal de drogas y el flujo de armas, la cooperación con Guatemala, inversión conjunta para la frontera sur y la coordinación con EUA son los primeros pasos que se deben tomar para ordenar el flujo migratorio.

México a su vez, debe considerar que para Trump somos parte de una estrategia política, sería ingenuo para la 4T pensar que después del muro, la imposición de aranceles y el T-MEC congelado en la agenda estadounidense, el presidente Trump va a detenerse después de encontrar una posible solución al tema migratorio. Es momento de ser conscientes que ningún país es completamente libre y soberano, las relaciones en todos los niveles hacen que los países se encuentren interconectados, México no es la excepción.

A partir de estas experiencias, México puede analizar el cambio de estrategias a mediano y largo plazo primero en materia de Política Interna, adecuar, construir y fortalecer acciones en materia de seguridad nacional y migración que sean armoniosas con los EUA y con el Triángulo del Norte. En materia de política exterior, trabajar de manera conjunta con Organismos regionales como la OEA y Organismos Internacionales como la ONU, fortalecer lazos diplomáticos con países de Europa o Asia podrían beneficiarnos. Finalmente, en materia comercial hacer uso de los tratados con los que ya contamos, profundizar la inversión extranjera directa con otros socios estratégicos como la UE podrían ser beneficiosos para nuestro país.

Acciones hay muchas para los distintos temas que enfrenta nuestro país actualmente, dependerá mucho de la 4T el rumbo que se debe tomar, por lo pronto ¡ay, pobre México, tan lejos de Dios y tan cerca de Trump”!

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...