Una economía estancada y el gobierno en busca del ‘hilo negro’

Preocupante que no se tomen con seriedad indicadores macroeconómicos; gobierno federal insiste en utilizar parámetros distintos

Compartir:

La economía mexicana se estancó y las proyecciones de la misma siguen a la baja.

El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) rectificó el dato del Producto Interno Bruto (PIB) para el segundo trimestre de 2019 a 0.0%.

En consecuencia, el Banco de México (Banxico) redujo las expectativas de crecimiento anual del PIB a un rango de 0.2-0.7%.

Tales ajustes son efecto de las políticas domésticas, así como de la inestabilidad internacional.

El presidente desestimó la información, lo que aumenta la desconfianza por la falta de una estrategia preventiva basada en evidencia.

A finales de julio, el INEGI dio a conocer una estimación de crecimiento del PIB de 0.1% en el tercer trimestre de 2019, dato celebrado por el presidente a pesar de no ser definitivo.

Sin embargo, el instituto reportó, el miércoles, un ajuste de -0.1% y un crecimiento de 0.0%, lo que implica que la economía mexicana evitó la recesión técnica, pero se estancó y confirma la desaceleración.

El gobierno federal insiste en utilizar parámetros distintos, como la distribución económica, y desacredita el ya citado tipo de indicadores macroeconómicos por considerarlos tecnócratas.

En consecuencia, en el reciente informe del Banxico se reduce la previsión de crecimiento del PIB en 2019 a un rango 0.2-0.7%, desde un 0.8-1.8% previo, así como el cálculo para el año 2020 a un rango de 1.5%-2.5%, desde el 1.7.2.7% previo.

De acuerdo con la Junta de Gobierno, el estancamiento refleja una contracción del consumo doméstico y reducción en la inversión.

Nuevamente, el presidente desacreditó las proyecciones al declarar que él prefiere utilizar parámetros de desarrollo en lugar de parámetros de crecimiento, pero sin crecimiento no hay desarrollo.

La mayoría de los miembros de la Junta de Gobierno del Banxico destacaron que la incertidumbre en la economía nacional se deriva de las decisiones en políticas públicas de la nueva administración, así como de la preocupación por la inseguridad.

La información del banco es importante porque a partir de su autonomía diseña la política monetaria con información veraz, y no depende de intereses políticos.

Sin embargo, el subgobernador del Banxico, Jonathan Heath, señaló, acertadamente, que la eficacia y eficiencia de la política monetaria también depende de cómo se diseñan y ejecutan las políticas fiscal, laboral y salarial, así como de la confianza que genera el gobierno federal.

La economía mexicana no es la única que muestra señales de contracción.

La desaceleración mundial ya se expandió a países como Japón y Alemania.

Los conflictos geopolíticos, la reducción de precios de materias primas y al aumento en las tensiones comerciales están agravando la desaceleración mundial.

Por esta razón es preocupante que en México se intente descubrir el “hilo negro” y no se tomen con seriedad indicadores macroeconómicos; son datos importantes para diseñar políticas que reduzcan la vulnerabilidad de la economía nacional y de las familias mexicanas ante ciclos internacionales.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...