Que no se olvide: El presidente es el que manda

Al final de cuentas, él, solamente él, cargará, para bien o para mal, lo que el pueblo sabio califique su gobierno

Compartir:

Ahora, se habla mucho del silencio del gabinete, especialistas en los chismes de Palacio dicen que la inmensa mayoría de los subordinados del presidente no se atreven a contradecirle, no le dicen no, menos se aplican a tratar de solucionar lo que les corresponde en su área a menos que ya cuente con el VOBO del que debe y cuente con el respaldo financiero para hacer su labor, la realidad es que en muchos casos, los funcionarios, deben de dar lo mejor y conseguir con saliva lo que no pueden hacer con billetes para estar en la jugada, no dejarse derrotar, ser necios y constantes en sus cosas y esto es lo que deben mostrar, primeramente, los funcionarios, además de la indispensable LEALTAD, a lo mejor no conocen mucho del área encomendada pero con lealtad y tiempo conocerá y de esa forma podrá demostrar que es digno de estar en la jugada. Ninguno de los políticos leales al presidente puede mostrar sus intenciones en avances en puestos administrativos o políticos porque, de pronto, son congelados, esas decisiones las toma el ya saben quién y no otros, ni siquiera en los temas políticos porque para eso están los superdelegados y su coordinador y como el tema electoral es el que logró colocarle con tal fuerza popular, pues el tema político electoral sigue siendo la prioridad y, por ello, los programas y las acciones económicas serán ligadas a tales temas, mientras tanto, solamente se la van a llevar pateando el bote o como que van a macanear pero sin pelotas y sin cancha, como que macanean en frío para entrar en calor, así es el juego actual de la política, nadie se mueve a menos que quiera salir de la jugada porque ni siquiera tendrán chance de estar en alguna foto…
Todos hablan de que la última palabra la tiene el presidente y que tiene la costumbre de mandar y si se equivoca, pues, lo vuelve a hacer, mandando, y la neta que no nos explicamos ahora por qué razón causa eso tanto enojo a políticos y a los analistas que solamente buscan enchinchar o joder de todo lo que hace el presidente, pues si siempre el que manda manda y no hay vuelta de hoja, este es el estilo mexicano y mundial, político que no sabe para qué es el poder pues que vaya a casa a tomar nuevas lecciones y comience con su señora para que vea los diferentes estilos: ¿Mi amor me haces el favor?, pues si está ahí sentándote acomídete a hacer algo, que yo no soy tu gata soy tu esposa, entiende, esposa, no gata…. O bien, pues va a hacer tal cosa porque si no, pues a ver quién la hace porque yo hago lo que debo no lo que quieres y ya, si mi madre me decía que no debería haberme casado contigo porque a leguas se veía que eras un inútil y todo lo dejas para después, se necesita hoy,…. En fin así como le gritan a uno en casa, le enseñan cuáles son los estilos personales de mandar aunque no gobiernen y en política pues hay estilos personales y hay poder y gobierno para que no se pierdan no importa que ahora sea AMLO. Los demás lo han usado y aplicado a los que deben de aplicarlo y los resultados pues a veces buenos y a veces de la chingada, pero el asunto es que de todo podremos decir que hay en la viña del señor, pero se tendría que reconocer que el que manda no comparte el poder porque entonces no mandaría, sino que sería un pobre pendejo y, podemos tener mandantes mediocres, duros, dictatoriales, pero no pendejos porque entonces sí que el país se va al carajo y ya de por sí estamos mal a pesar de que todavía se les pueden cargar las culpas a los que se fueron, diciendo: todo lo dejaron de la chingada y pagamos los platos rotos, pero lo vamos a arreglar y, mientras esto les dure, pues a’i la pueden llevar, pero el día que la gente les diga: “Pues está bien, los de antes dejaron el cochinero, pero ahora ustedes tienen las escobas y los trapeadores y es hora de limpiar y, para comenzar, pues hay que evitar que los niños nuevos la caguen o anden dejando sus detritus por todos lados, hay que educarlo para que no la rieguen, es como la educación a los buenos perros de raza, hay que partir de la idea de que un buen perro no se caga dentro de la casa sino que va y hace fuera… así es la política, los funcionarios no se deben de cagar dentro de la casa, deben irse y no dejar huellas, ni rastro, porque si sigue oliendo lo más seguro es que se debe esperar la venganza del ofendido y en este caso, el ofendido, sería el señor presidente y eso si está, como dicen en mi pueblo, de la chingada…
Muchos dicen que Germán en su renuncia-denuncia encueró la forma de gobierno del presidente, pues en la realidad el presidente no ha engañado, así como gobierna dijo que gobernaría a pesar de que ahora muchos de los que aceptaron digan que es el gobierno de un solo hombre y, repetimos, pues si siempre ha sido así, el presidente es el presidente y manda y ordena y cambia como le da su regalada gana o como piensa que es mejor para él, su política y el país, y al final de cuentas, él, solamente él cargará para bien o para mal lo que el pueblo sabio califique su gobierno si es bueno mediocre o malo y así tendrá que caminar por las calles o largarse, como lo ha prometido mucho, a la Chingada, que así se llama su rancho, no crean que es falta de respeto, al contrario, le admiramos por esa franqueza y sabemos que la cumplirá, dice que no quiere ser ni cacique ni dictador, pero no se debe dejar de reconocer que es presidente y, eso, es mucho mejor que caciquillo de pueblo o de rancho o dictador que tiene obligación de cuidarse todos los días el trasero, en fin, el presidente es el que manda, que no se nos olvide, que él pone y dispone, y que hay otros que pueden pagar por sus errores o sus pasiones, pero él es el que manda y manda, no hay más, así es y así ha sido siempre en este país, claro, menos en las casas, porque ahí la que manda es la señora, y no me vengan con cuentos de que el viejo manda cuando su esposa no está, porque ni eso…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...