O te aclimatas o te aclichingas

El que manda, manda, y si se equivoca, pues, vuelve a mandar

Compartir:

NO SON POCOS LOS QUE SOSTIENEN QUE EL PRESIDENTE, ANDRÉS MANUEL LÓPEZ OBRADOR, TIENE UN PROFUNDO RESPETO Y AMOR AL MARTIROLOGIO. La verdad sea dicha, pienso que el tener convicciones profundas y arraigadas en el compromiso, en las raíces profundas de los pueblos indios, le brindan a uno una visión cosmogónica del mundo y de la vida que va de la magia al realismo y la tragedia más brutal que se vive en la realidad.

Estar al lado de los grupos chontales, vivir con ellos, andar entre el lodo y sudando la gota gorda en la chamba y las labores del campo nos quita el espíritu aventurero para entrar de lleno a la realidad de nuestros pueblos que han sobrevivido no solamente a la Conquista, sino a la explotación, marginación y pobreza de todos los días por cientos de años, a lo mejor por ello los tatamandones son reservados y solamente hablan cuando se les consulta algo y dicen algo cuando están seguros es para beneficio de todos y no generarán chismes ni disputas, por ello, se les nota siempre callados, viendo a lo lejos, como buscando los recuerdos o las viejas y sabias palabras de los que les antecedieron, ellos observan y están atentos a todas la señales, que si el canto de un ave, que si el paso de un animal, que si el vuelo del águila, del halcón o de las mariposas, de la formación de las nubes, de la dirección de los vientos, del olor de las plantas, del color de las hojas, de los rugidos de las bestias, del caminar de las vacas o de los caballos, de las apariciones de las víboras o de lo que han visto en las apariciones y los fuegos fatuos cercanos a los panteones en los tiempos de lluvias, en cómo aparecen las plagas y de cómo parieron las chivas o las borregas, si tendremos sequía o muchas lluvias y de cómo rezar para calmar las tragedias que se avecinan y de cómo adorar a los santos de la iglesia o vestir a las vírgenes o tronar los cohetes o prender los castillos, hacer los tamales o cocinar los atoles y los champurrados y el café o el chocolate y moler los granos y cuidar las sombras y los aires que dañan a la salud cuando no se tiene cuidado, en fin, ahí está la sabiduría, mucha de la cual estará limitada a un grupo, porque no se necesitan grandes conocimientos cuando las penas son tales que siempre son iguales y llegan al mismo final: la muerte o la enfermedad de largos días… y bueno, creo que la necedad nace de esos ratos de silencio donde se van incubando las ideas fijas para un cambio, por esa razón, AMLO, dice que no solamente es UN CAMBIO EN EL GOBIERNO SINO UN CAMBIO EN EL SISTEMA, las cosas no se ven desde el mismo lado, por ello, cuando hace sus necedades y comenta que el que “no está con el cambio, está contra el mismo” pues no anda errado, es su visión y es la que se debe entender o rechazar con argumentos y no solamente con reclamos.

Sin duda ha sido para cualquier luchador de años un infierno ver cómo se usaban los medios y se manipulaban las conciencias de muchos tundemáquinas que solamente obedecían a los “chayos”, no existían argumentos ni ideas, no, simplemente se obedecían instrucciones del que pagaba porque mandaba y así se atacaba a un hombre, a un movimiento o a una lucha social marginando todo y deformando las ideas o los objetivos, alegando que solamente eran los sueños del “loco”, del perverso o del ambicioso y, eso, por supuesto que caló hondo en el espíritu del Tlatoani que llega y sabe que llegando, al igual que los otros, tiene ese mismo poder y lo puede utilizar, mejor para sus fines que los otros para aumentar sus confines.

No va por riquezas y eso destruye a muchos en sus ambiciones y objetivos de la lucha y del poder, no anda buscando reconocimiento porque ya lo logró y convenció, por su necedad y sus principios, a millones que cansados y encabronados de tantos engaños, traiciones y robos se sublevaron y buscaron un cambio en la pequeña luz que andaba flotando en esos años y, por ello, triunfó, de tal suerte que digan lo que digan puede tener un enorme poder que no tuvieron los antecesores, el poder popular, y este poder se usa y se aplica y es fuerte y duro, así, exige que se cambien las ideas y se tenga presente que los medios deben ser para servir al poder, como antes también sirvieron a ese poder que obedecían de tal suerte que los gastos eran enormes y las ganancias eran brutales y, por ello, se usaron en su contra, y ahora, llega la revancha y el cambio.

No sé si eso le dará la fuerza suficiente para controlar a las masas y calmar los ánimos de los contrarios, no sé si despertarán las ambiciones de los otros o generará la violencia de los menos contra los más, de lo que sí estoy convencido es de que no permitirá que se use nuevamente el espacio en los diarios, en la radio o la televisión que sea ocupado contra él y sus ideas, por ello, el que no está en esa ruta pues es casi casi un enemigo y no tendrá ningún apoyo, como tampoco le brindaron el mismo cuando estaba en la simple oposición, así digo que llegó la revancha y el que MANDA MANDA Y SI SE EQUIVOCA PUES VUELVE A MANDAR, ese es la ventaja del poder y su ejercicio, algunos dicen, ahora, que eso es dictadura, pero en verdad esa misma forma era la aplicada en los otros tiempos y los ultraderechistas escritores dijeron que era parte el ejercicio del poder en la dictadura perfecta, entonces ¿por qué se quejan? Pues el caso es que “te aclimatas o te aclichingas” eso es lo único que queda…

Algunos me dirán que por qué los de antes no usaron la fuerza de ese poder para hacer sentir lo poderoso que eran, pues es sencillo, ellos, no contaban con LA FUERZA POPULAR y así tenían que pactar con los medios, los grupos empresariales, comerciantes, banqueros, sindicatos, policías, hampones, soldados, porque de lo que se trataba era de controlar a las masas para que no se sublevaran y generaran movimientos y protestas, hoy, los que lo pueden hacer están de su lado y los que antes eran los instrumentos pues se Aclimatan o se aclichingan, esa es la simple realidad, entendiendo que no es un cambio de administración sino un cambio de sistema y esto, cambia todo…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...