Militares en la operación de aduanas

Ardua la labor a desarrollar

Compartir:

Será el sereno, pero en realidad Felipe Calderón no se podrá quitar de la conciencia la muerte, por asesinato, de más de 300 mil mexicanos, producto de la “guerra contra el narcotráfico” declarada y ordenada por los norteamericanos a este presidente, tampoco podrá negar la desaparición de más de 42 mil mexicanos, el desplazamiento por acciones de “guerra” de más de un millón y medio, los miles de viudos, huérfanos, encarcelados y todo para permitirles a los agentes de los Estados Unidos, por medio del programa Rápido y Furioso y Receptor Abierto la entrega, venta y distribución de armas a los grupos mafiosos y a los policías.

En esto, tampoco podrá negar que les permitió, como se han demostrado en las propias investigaciones norteamericanas que se violó la soberanía y las leyes aduanales del país para tal efecto, así, Calderón, cargará con sus muertes y con esa espantosa guerra que él insiste que ha tenido resultado buenos y no lo dudamos, han sido excelentes resultados para los bolsillos de sus elementos en la policía, y las relaciones entre policías, políticos, funcionarios, empresarios y banqueros con los malandrines del narcotráfico incluyéndole a él, mientras, en muchas partes, miles y miles de familias le lloran a sus muertos, desaparecidos y encarcelados y, cínicamente, todavía se queja de que lo nombren en algunas indagatorias y complots de los cuales, el presidente, López Obrador, conoce muy bien, y ahora que tiene el poder ni modo que deje pasar la oportunidad de darle cuando menos sustos y coscorrones a tan borrachín presidentito que lastimó tanto al país y a él, en lo particular, al robarle una votación… y otras cosas…

Desde la creación de las policías federales en sus tiempos se conocieron verdaderos escándalos donde se inmiscuían a políticos, empresarios, financieros, funcionarios y policías y era tal el poder que tenían que nadie se atrevía a protestar o hacer algo a menos que quisiera ser enlodado en los medios de comunicación o llevado con o sin razón a los escándalos judiciales o bien, los entregaban a los grupos mafiosos que gozaban de la protección oficial para que ellos se encargaran de desparecer a los villanos que atentaban contra la tranquilidad del presidente y de sus socios y cómplices.

En esos tiempos, en verdad que se usaron los servicios y relaciones con los grupos mafiosos como eliminadores de los grupos y dirigentes de la oposición al gobierno, a los luchadores sociales, porque ellos mantenían una gran relación con el poder y además manejaban las rutas y los sitios donde sembraban, producían o distribuían sus “mercancías” en drogas, armas, dineros, gentes y con ello mantenían un férreo control político por medio del terror y del horror, así, vimos, al paso del tiempo, cómo fueron apareciendo en los escándalos internacionales los nombres y los actos de los políticos, empresarios, financieros, policías y funcionarios en esa enorme red de complicidades.

Y esa red de complicidades existe y hay que controlarla y acabarla si es que pueden, porque al final de cuentas la penetración y el poder económico y político del que gozan los grupos de la delincuencia organizada han obligado a la actual administración a combatirle por medio de los grupos militares y, así, ahora, se ve cómo ingresan además en el campo aduanero ya que hay grupos que mantienen control del paso de uno y otro lado de las miles y miles de operaciones aduanales que se realizan diariamente en el país y por esa razón, fundamentalmente, grupos especializados de la Marina, ahora, comienzan a operar el control de las principales aduanas en el país con la intención de controlar primeramente la evasión fiscal y después eliminar el paso de drogas, armas y dinero así como materiales peligrosos para la sociedad, el caso es que todo se encuentra contaminado, de tal suerte que hace poco se hicieron cambios violentos en aduanas y esos cambios provocaron malestar en muchos sitios de tal suerte que ese proceso se tiene que realizar con inteligencia e información, de otra manera se puede colapsar el tráfico de mercancías de importación y de exportación y de lastimar los ingresos fiscales que, por tal acción, ocupa un importante espacio en los ingresos federales.

Recordemos que Trump nos puso en alerta máxima con el asunto de los migrantes al grado que tuvimos que hacer modificaciones importantes en el esquema político y en el operativo para que evitáramos los aranceles, hoy, se ve en el horizonte que los políticos norteamericanos ponen su atención al paso de drogas y dinero a los Estados Unidos por las aduanas mexicanas y no dicen casi nada del paso de armas y dinero de Estados Unidos a México que tanto lesiona la economía y la seguridad, por ello, ahora, antes de que den el golpe se trata de organizar bien el manejo y operación del sistema aduanero en el país y todo está encaminado a evitar, como sea posible el tráfico de drogas y dinero y de armas y gente por las aduanas del país, y es por ello, que ante la complejidad de las operaciones aduanales ahora se necesita ocupar a gentes especializadas en lo administrativo pero capacitadas en las acciones contra el crimen organizado, así que todo aquella generación de especialistas en trámites aduaneros estarán reducidas a ser operaciones de escritorio y no de vigilancia y de operación sino que serán especialistas militares de varias ramas las que se irán formando para sustituir a eso grupos que en muchos lados, sin duda, están contaminados o tienen que hacer cosas indebidas sino quieren que sus familiares o ellos sea liquidados por los grupos mafiosos, así que ya no veremos a los agentes y al administrador sino porta cachucha de militar en la operación aduanera y, ese enorme esfuerzo realizado por los militares, esperemos que al paso del tiempo no se les revierta como hemos visto en otros muchos casos, así que ni modo, ahora, a marchar y sacar la cartilla…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...