La pasión, muerte y resurrección de Jesús

Para la comunidad católica se trata de la conmemoración litúrgica más importante del año

Compartir:

Para muchas personas en el mundo, la Semana Santa o Mayor significa tiempo de recreación fuera de las obligaciones del trabajo o los colegios.

Sin embargo, para la comunidad católica es la conmemoración litúrgica más importante del año, pues se  celebra la pasión, muerte y resurrección de Jesús.

En México, la celebración más conocida se realiza en Iztapalapa, al oriente de la Ciudad de México, pero es posible observar, disfrutar y vivir esta increíble experiencia, llena de simbología y fe, en varias ciudades de nuestro país.

Las celebraciones se basan en la representación de los últimos días de Jesucristo, así como en su procesión y autosacrificio como representante de Dios en la Tierra.

Las representaciones tienen una gran riqueza popular.

La conmemoración comienza con el llamado Domingo de Ramos.

Se recuerda la llegada de Jesús a Jerusalén y se organizan procesiones con ramas de olivo y palmas bendecidas.

Los días lunes, martes y miércoles santos se recuerdan los últimos actos del Cristo con festivales que atraen a numerosos fieles, los cuales se preparan para los días más importantes.

En el Jueves Santo se recuerda la Última Cena de Jesús con sus apóstoles.

En esta cena se representa el lavado de pies que Cristo realizó a sus fieles como ejemplo de humildad, la traición de Judas y la transmutación simbólica de la Eucaristía.

En esta transmutación se materializa en el pan y el vino la carne y sangre de Dios.

Este día se considera el primer día del Triduo Pascual, los tres días en los que se celebra la pasión, muerte y resurrección.

En el Viernes Santo se rememora la prisión, los interrogatorios de Herodes y Pilatos, y la Crucifixión de Jesús, a los 33 años, en el monte el Gólgota, a las afueras de Jerusalén.

La palabra Gólgota se traduce, en la Biblia, como Calavera, debido a su referente arameo.

En Latín, la palabra se refiere a Calvariæ Locus, de donde se deriva la palabra española Calvario.

Las representaciónes se basan en el vía crucis que Jesús realizó desde el palacio de Pilatos al monte.

En el Sábado Santo, o de Gloria, se celebra, con rezos, la muerte de Cristo y se lleva a cabo la Vigilia de Pascua.

La Vigilia es por la tarde y noche anterior a la festividad más grande de la tradición católica, el milagro de la resurrección de Jesús.

Es el Domingo de Resurrección, el día más importante y alegre de la liturgia, Los católicos celebran la Pascua, cuando Jesús vence la muerte y brinda a sus fieles la oportunidad de salvación, asegurándoles la entrada al cielo y la vida eterna en compañía de su Dios.

Esta celebración es la oportunidad para que cada persona, acompañada de su familia, fortalezca los lazos y creencias compartidas con el resto de la comunidad católica.

Estas celebraciones litúrgicas nos recuerdan que la unión y la convicción de las personas potencializa, en la especie humana, el sentido de la vida y el respeto a la misma, así como la importancia de las creencias y cultura compartidas.

 

 

Compartir: