La falta de gobernanza inhibe el crecimiento económico

Utópicas intenciones de titular del Ejecutivo federal y su gabinete

Compartir:
Alejandro Díaz de León, gobernador del Banco de México

El gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León, destacó la importancia de fomentar procesos de gobernanza para lograr crecimiento en el país.
La incertidumbre, inseguridad pública, corrupción, impunidad y falta de Estado de derecho son problemas públicos que obstaculizan la actividad económica y vulneran la solidez macroeconómica del país ante los riesgos actuales del entorno internacional.
Tales problemáticas son interpretadas por el Banxico, así como por empresarios y analistas, como falta de procesos de gobernanza.
Díaz de León, gobernador del banco central, durante su comparecencia en el Senado de la República, dijo que la actividad económica se ve afectada por problemas relacionados a la falta de gobernanza.
La información presentada por el gobernador, obtenida por encuestas de percepción realizadas, evidencia que el 39 por ciento de los analistas y el 29 por ciento de los empresarios consideran al rubro como el mayor problema para el crecimiento del país.
El concepto de gobernanza ha sido ampliamente discutido en la academia, gobiernos y organismos internacionales.
El Banxico se apega a la conceptualización acordada por organismos internacionales, como el Banco Mundial, el cual considera que la gobernanza es la realización de relaciones políticas entre diversos actores, en el sector público, privado y social, en los que la cooperación y el liderazgo eficaz y eficiente por parte de los gobiernos son elementos primordiales.
A partir de la conceptualización anterior podemos entender por qué la falta de gobernanza es uno de rubros que genera mayor preocupación.
La administración federal actual está centralizando la toma de decisiones políticas y ha denostado al sector público y social en México.
En materia de inseguridad, el gobierno federal está obstinado en cegarse ante la creciente inseguridad y violencia, lo que genera pérdida de credibilidad en la toma de decisiones a corto plazo por no coincidir con las observaciones realizadas por los sectores privado y social.
La falta de credibilidad y la toma de decisiones unilaterales, como la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México o el desabasto de gasolinas, genera incertidumbre en la política interna y hacen parecer que la corrupción no es un tema ajeno en la nueva adminsitración.
Por otro lado, algunas decisiones de austeridad han vulnerado los derechos y la falta de acceso a la justicia, lo que perpetúa la impunidad en temas relacionados a grupos vulnerables, como mujeres y poblaciones indígenas.
En cuatro meses, el sueño de la llamada cuarta transformación se enfrenta a la realidad.
El Presidente y su gabinete parecen tener buenas intenciones, pero son muy utópicas.
Uno de los pilares de campaña del partido en el poder fue incrementar la participación del Estado en la vida pública, sin embargo, no fueron contempladas las limitantes del sector público y la pertinencia de colaborar con los sectores privado y social.
Esperemos que la evidencia en la toma de decisiones le gané a la terquedad de ideas, por el bien de México.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...