La archi-recontra reforma educativa: La batalla que viene

El primer gran paso, que en principio frena el ‘memorándum’ presidencial de no hacer caso a la del 2013, lo dio la Cámara de Diputados… El Gobierno federal se reserva el control de las plazas y la Nómina magisterial

Compartir:
Esteban Moctezuma, Secretario de Educación. De la evaluación ‘punitiva’ a la evaluación ‘diagnóstica’

En toda batalla, para volver a las trincheras hay que tomar, antes, un descanso. Esperar que las fuerzas se dispersen, algunas abandonen la zona de guerra y otras, quizá, accedan a una alianza.
Con el movimiento de ajedrez que motivó que la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, el magisterio disidente, se hiciera a un lado y, como por arte de magia, se le engarrotaran los pies, y ya no pudiera bloquear la sede legislativa de San Lázaro, bajo un acuerdo que permanece bajo candado, la Reforma Educativa, la nueva -Contra o Archi-recontra-, salió airosa de la Cámara de Diputados el miércoles pasado.
Sin duda, un paso gigante que da oxígeno, sobre todo, a Mario Delgado, coordinador de la bancada de Morena, quien ya no sabía si llorar o reír, pues los profesores disidentes lo mantuvieron “apergollado” casi durante un mes.
El paso dado en la Cámara Baja, con el apoyo de todos los partidos, pero a excepción del PAN, frena el Memorándum enviado por el Presidente al Secretario de Educación, Esteban Moctezuma, a la de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, y al de Hacienda, Carlos Urzúa, en el que pidió “dejar sin efecto la mal llamada Reforma Educativa del 2013”.
Esta batalla está ganada, pero no la guerra, aunque es previsible que, finalmente, el armisticio se logre cediendo y concediendo.
Para el Gobierno federal son sagrados algunos puntos, dos de ellos el control de las plazas y la Nómina magisterial. Ambas cosas resultan torales en la esencia de la Cuarta Transformación, como lo ha repetido el Presidente Andrés Manuel López Obrador.
Sobre el primero, acabar con el tráfico de plazas, que a muchos dejó altos dividendos. Y, del segundo, terminar con la corrupción y el manejo provechoso de recursos.
Sin embargo, el tema no termina todavía su andar. Ahora pasa al Senado, y después, tal vez como ocurre con otras reformas, por más que lo reduzcan, un periodo no tan corto para aprobar las Leyes Secundarias.
Y ahí es donde la puerca torció el rabo. Porque independientemente de que los legisladores, y quizá el titular de Educación, y hasta el Presidente, hayan prometido el cielo y las estrellas, y digan que para tales leyes se volverá a consultar a expertos y padres de familia, en la Archi-recontra-Reforma Educativa son tres los bandos a quienes debe complacerse principalmente, la CNTE, el SNTE (aunque éste ni cacha ni picha, ni deja batear) y la maestra Elba Esther Gordillo.

Elba Esther Gordillo, ¿la cuña contra cualquier estrategia sorpresiva de la CNTE?

Conciliarlos está en chino, a menos que el arreglo sea extra-reforma. Bien dicen que las Leyes Secundarias son la “letra chiquita” de las reformas.
A dicho de Moctezuma, días antes de la aprobación en la Cámara de Diputados, las evaluaciones “punitivas” se van, pero la mecánica de ingreso y promoción se dará en las leyes secundarias luego de un análisis entre gobierno y maestros.
“Todo este sistema lo vamos a elaborar, de manera conjunta, con las maestras, maestros; con todos los actores educativos, de manera que no vamos a sacar una ley secundaria de la SEP al Congreso, sino que vamos a tener, así como lo hicimos con la iniciativa de reforma constitucional, mesas de trabajo para tener la voz de los involucrados en el tema para poder hacer leyes que realmente se cumplan y no que se les dé la vuelta, como se hizo en el pasado”.
Y, de nuevo, ahí es dónde.
Días después de promulgarse la ley peñista, en febrero de 2013, la maestra fue detenida en Toluca. Hoy, seis años después, está libre.
La CNTE parece doblada, pero ya anunció, cierto o no, un plan de protestas para presionar al Senado, pero también vigilancia sobre las Leyes Secundarias.
El viernes pasado, 17 representantes de la Sección 22, de Oaxaca, mantuvieron la novena, o décima, reunión en la Secretaría de Educación.
De acuerdo al vocero Wilbert Santiago, el asunto fue, ahora, tratar más de 5 mil incidencias administrativas, como maestros cesados, pagos atrasados, revisión de bonos y falta de pago de pensiones y de primas de antigüedad, entre otras.

Wilbert Santiago, vocero de la Sección 22 de Oaxaca, estuvo, el viernes, en la SEP junto a otros 16 miembros de la CNTE. Asunto: Tratar más de 5 mil incidencias administrativas, como maestros cesados, pagos atrasados, revisión de bonos y falta de pago de pensiones y de primas de antigüedad. Y más, mucho más

Si en algún punto coinciden todos los involucrados en la Reforma Educativa es que las evaluaciones no deben ser punitivas. Eso lo defendió Gordillo, lo defiende la CNTE y lo promete el Gobierno.
Por otro lado, complacen a la maestra en el aspecto que peleó a muerte en el 2012, que la evaluación no esté ligada a la “permanencia”, en la conservación de la plaza. El término, entrecomillado, fue su estandarte durante el periodo de discusión y aprobación de la “mal llamada” Reforma Educativa peñista.
Porque la evaluación no desaparece, se transforma o, como insisten, deja de ser punitiva. Será, afirma Moctezuma, una evaluación “exclusivamente diagnóstica”.
“La evaluación diagnóstica va a hacer que las cosas empiecen a hacerse de modo ordenado. Primero se tiene una evaluación diagnóstica y después, con el resultado de esa evaluación y viendo las aéreas de oportunidad de cada uno de los maestros, se hace el diseño de su actualización y capacitación para poderse promover”. ¿Así de fácil la Cuarta?
René Juárez, coordinador de los diputados del PRI, da una señal de lo que viene; pide que en la definición de las Leyes Secundarias se mantenga el espíritu de los cambios constitucionales que conservan, afirma, lo bueno de la de 2013.

‘Conserva el espíritu de la del 2013’: René Juárez, líder del PRI en San Lázaro

Y, precisamente, ese “espíritu” es el que está al centro de la batalla que se avecina. ¿Para quién será el próximo Waterloo?
Pues bien, las aguas, por unas semanas o meses, se tranquilizan. Viene la revisión; la cuantificación de saldos de cada parte.
Pero ya Sánchez Cordero calificó la nueva reforma de “una joya”. Y Delgado de “un reformón”.

‘Es una joya’: Olga Sánchez Cordero, Secretaria de Gobernación
“Es un ‘reformón’”: Mario Delgado, líder de Morena en la Cámara de Diputados

Aun así, que nadie cante victoria.

LA POSGUERRA DEL 2013
En el 2012, el protagonista contra la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto fue el SNTE, encabezado todavía por la maestra Elba Esther Gordillo. Echó “bala” desde meses antes de su aprobación. Confrontó al Ejecutivo y hasta, por si las dudas, adelantó su epitafio: “Aquí yace una guerrera, y como guerrera murió”. Y días después comenzó su calvario de seis años.
El lapso de tiempo transcurrido desde la promulgación hasta la entrega de las Leyes Secundarias por parte del Ejecutivo, para su análisis y aprobación, fue de casi siete meses.
El 25 de febrero de 2013, Peña Nieto la promulga junto a los integrantes del “Pacto por México” y el entonces Secretario de Educación Pública, Emilio Chuayffet.
Durante ese tiempo, febrero-agosto, la Coordinadora, ya sin la presencia de la maestra Elba Esther, y el sindicato descabezado, porque Juan Díaz, quien asumió, era como si no existiera líder (que pasa lo mismo hoy con Alfonso Cepeda), presionó al Congreso.
Entonces, a principios de mayo, como ahora lo tiene planeado, la CNTE instaló un plantón en el Zócalo capitalino. Ya había reforma, pero faltaban las Leyes Secundarias.
El 13 de agosto, el Presidente Peña envió al Congreso sus tres iniciativas de Leyes Secundarias: Dotar de autonomía al Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación (INEE), crear las leyes de servicio profesional docente y modificar la Ley General de Educación.
El 19 de agosto, en camino la aprobación de las Leyes Secundarias, integrantes de la CNTE ingresaron a las instalaciones de la Cámara de Diputados y se enfrentaron con granaderos, retuvieron a siete policías federales e incendiaron un automóvil.
Al día siguiente, los diputados levantaron una denuncia penal contra los profesores disidentes.
El 22 de agosto, la CNTE bloquea San Lázaro. Los diputados deciden iniciar el periodo extraordinario de sesiones en una sede alterna, el Centro Banamex, y logran aprobar la Ley General de Educación y la Ley del Instituto Nacional para la Evaluación de la Educación, y las turna a la Cámara de Senadores.
Un día después, la Cámara de Senadores ratifica las dos iniciativas enviadas por la de Diputados.
Es hasta el 31 de agosto cuando concluyen las mesas de diálogo y de trabajo entre dirigentes de la CNTE y legisladores. Entonces, como la semana pasada, se pacta una adenda, aquel año con referencia a la Ley del Servicio Profesional Docente; ahora no sabemos sobre qué o cuál es el contenido.
Hoy, la adenda es antes de entregar las propuestas de Leyes Secundarias; en 2013 después de aprobarse éstas.
Sólo para tener una referencia de qué puede pasar de aquí a que salgan las Leyes Secundarias recordamos que la adenda de aquel año incluyó modificaciones a 43 artículos de la Ley del Servicio Profesional Docente.
Este es hoy, quizá, el punto más importante de las 15 diferencias que los legisladores y la SEP marcan entre la reforma peñista y la lopezobradorista: Eliminar el condicionamiento de la “permanencia” en el servicio docente, a las evaluaciones.
El resto de las diferencias, que supuestamente a una la hacen la “buena” y a la otra la “mala”, son meras opiniones, debatibles y rebatibles, no puntos que tengan que ver con alguna instancia o norma, o especificación en algún artículo.
En realidad, como dijo René Juárez, la de ahora conserva el “espíritu” de la de Peña. Y a leguas se ve que el único afán es decirle al “pueblo sabio” que la Reforma Educativa se mejoró. Porque al menos yo no veo, en los 15 puntos de diferencia, cómo van a hacerle para evitar el tráfico de plazas o que la CNTE deje las calles y el vandalismo para que se ponga a dar clases, “como Dios manda”.
Sobre el primer punto, las plazas, Tonatiuh Bravo, coordinador de Movimiento Ciudadano, asegura que es en las Leyes Secundarias donde fijarán la vista para que se cierre la “práctica clientelar”.
Pero Mario Delgado expresó algo que contradice el hecho de haber impulsado una contrarreforma, que el Estado seguirá teniendo el control de las plazas. ¡Ah!, entonces sí había control.
“No hay base constitucional en esta reforma que propicie una venta de plazas, no hay manera”.
Y prometió que en la redacción de las Leyes Secundarias, Morena no permitirá que la disidencia magisterial meta mano para controlar las plazas, aunque sí se acordó que participara en la revisión y análisis de ellas.
Aunque todo parece un giro de 360 grados, es decir, vuelves al punto de donde partiste, la tregua no es mala.
Pero en medio de la calma chicha, todos velan armas.

[email protected]
[email protected]
@RobertoCZga

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...