La actividad económica sigue a la baja

Impacto de la desaceleración económica global e incertidumbre generada por la improvisación en la toma de decisiones y de política pública en el país lastres

Compartir:

La actividad económica del país registró su tercera caída en lo que va del 2019.

El Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI) reportó un decrecimiento anual de 0.6% en el Indicador Global de la Actividad Económica (IGAE) en el mes de julio.

El mismo indicador también registró una contracción del 0.1% en su comparación inmediata con el mes de junio.

Los datos reportados demuestran que las actividades productivas en conjunto muestran una tendencia de desaceleración, en especial en los sectores secundario y terciario.

El IGAE permite dar seguimiento a la evolución mensual del sector real de la economía.

Su cálculo se realiza a partir de un esquema conceptual, criterios metodológicos, clasificación de actividades económicas y fuentes de información que emplean estimaciones anuales y mensuales.

Este cálculo incorpora a las Actividades Primarias, aquellas como la agricultura, ganadería, pesca, etcétera; secundarias, aquellas que implican procesos que incorporan valor agregado, como las industrias y la construcción, y terciarias, aquellas en las que no se producen bienes tangibles, como los servicios.

El INEGI reportó que el IGAE registró su tercera caída en lo que va del año; la contracción fue de 0.6% en la comparación anual y de 0.1% en la comparación con el mes de junio.

El decrecimiento es resultado del comportamiento negativo del sector secundario y avances débiles en el sector terciario.

Las industrias que mayor presión ejercieron en la economía fueron las de la construcción y la minería.

La industria constructora presentó una contracción, en su actividad, del 9.1%, mientras que la actividad minera tuvo una caída del 7.4%.

La industria eléctrica y el suministro de agua y gas también decreció un 1.1% en la tasa anual.

En el tercer sector es considerado uno de los rubros más importantes de la economía nacional porque concentra el 65% de toda la producción mexicana.

El crecimiento en los sectores de servicios y comercio fue del 0.2% en la tasa anual.

El bajo dinamismo se debe a la caída de tres de sus nueve subsectores: Las actividades legislativas, gubernamentales y de impartición de justicia decrecieron 3.6%, el comercio mayorista  decreció 1.6% y los servicios educativos, salud y asistencia social 0.24%.

Los sectores que mostraron avance fueron profesionales, científicos y de apoyo a negocios, que registraron un incremento del 3.4%; el comercio minorista creció 1.6% y los servicios de cultura y deporte crecieron 1.3%.

La economía mexicana está estancada; es importante recordar que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) en el segundo cuatrimestre del año fue 0.0%.

Asimismo, sigue mostrando un comportamiento de desaceleración.

Las causas del estancamiento general y el decrecimiento en actividades específicas se deben al impacto de la desaceleración económica global, así como a la incertidumbre en la economía nacional generada por la improvisación en la toma de decisiones y de política pública en el país.

 

 

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...