El planeta azul se está acabando

Es el único lugar donde estuvieron los de antes, donde estamos los de hoy y donde estarán los del mañana

Compartir:

CUANDO VEMOS LA DESTRUCCIÓN DE NUESTRO MEDIO Y LOS INCENDIOS Y LA POLUCIÓN Y LA MUERTE RONDANDO EN CADA RESPIRO, comenzamos a voltear a la Tierra, muchos dejan las oraciones y la peticiones al cielo y deciden comenzar a cambiar los usos y costumbres del consumo en todos los países, se empiezan a generalizar los videos de la enorme contaminación de plásticos y de cómo matamos la vida marina y la vida de la Tierra, se comienzan a observar los daños ocasionados por la explotación minera y la petrolera y la deforestación y se muestran los ejemplos de siembras masivas de árboles, como en la Mixteca oaxaqueña, que son un símbolo mundial para continuar el ejemplo.
Es cierto lo que decía Carl Sagan, el lejano Punto Azul que es la Tierra suspendido en un rayito de sol, en medio del inmenso universo, es nuestro único hogar, no tenemos más, aquí hemos sido testigos de los grandes avances científicos y de las enormes destrucciones, de los héroes más importantes que han dejado su marca en el alma humana y los odios y tiranos más brutales que han sido capaces de destruir, con sus odios, civilizaciones y dar muerte a millones de hermanos, acá nos hemos puesto a los unos contra los otros por pendejadas de algunos ambiciosos de poder y de dinero y, nos dejamos manipular por los resentimientos y las pobrezas materiales y de espíritu, permitimos a los tiranos o matamos a los mesías, subimos a los matones por el miedo que nos generan y escondemos a los valientes o los negamos, somos brutales y caníbales, es la verdad, no aceptamos el éxito o los esfuerzos de los demás en favor de todos, eso, es un delito en esta Tierra, en el Puntito Azul que desde la lejanía marca nuestro límite queramos o no, es el único lugar donde estuvieron los de antes, donde estamos los de hoy y donde estarán los del mañana, no hay más, podremos especular que hay otros puntos, exploramos lugares y gastamos cientos de millones de dólares y destruimos miles de árboles, saqueamos países y continentes enteros por la ambición del dinero, hacemos guerras para activar la economía en vez de generar trabajo, empleo y bienestar para ello, estamos ciegos de horrores y de tragedias y somos insensibles ante al fracaso humano.
Si volteamos a la historia, todos los conflictos en donde han muerto millones de seres humanos son por las ambiciones de unos cuantos que nos manipulan y nos dejamos, como que en el punto Azul que es el planeta Tierra se generan los odios en vez de los puentes para dar paso a las grandes ideas y soluciones para el bienestar de todos, no, al contrario, se operan las armas, se aventajan las confrontaciones y, ahora, ya hasta se planean guerras donde los hombres, desde lejos, podrán seguir matando y asesinando a nombre de cualquier locura, solamente para alentar el odio de los unos contra los otros, olvidando que, todos, somos hermanos de una sola madre: La Tierra, que, acá nos parieron para construir en vez del destruir, que nos trajeron a este mundo porque entre millones de posibilidades que existen de vida en otros planetas no tenemos, hasta ahora, la más remota posibilidad de estar en esos lares, porque como que estamos encadenados en el tiempo y en el espacio y no respetamos lo mejor de la Tierra: la vida de todos, no solamente la de los seres humanos sino la de todo ser vivo que en su existir juega el papel normal del equilibrio cósmico y planetario del existir y del bienestar de todos.
Pero solamente vemos los intereses de los unos contra los intereses de las mayorías y, las mayorías siguen sin voz, manipuladas por los líderes ya sean de la derecha o los del populismo real que hoy nos gobierna, así le caigamos en la madre al que manda y tiene el poder absoluto como todos los anteriores lo hicieron en su favor, no en el favor de las mayorías. Sí, uno puede escuchar la voz del “pueblo” y, mandarlo olímpicamente al carajo y no hacerle caso, total, ya se cumple al escucharle pero no al solucionarle. Debemos entender que son tantas las necesidades del infeliciaje nacional y de tan poca monta que, cuando reciben algunos pesos, sienten un enorme agradecimiento que con los que se fijan en ellos y les dan un vaso de agua cuando están en el desierto, por ello, las clases medias y los burgueses y capitalistas lo ven como un derroche y manipulación política, pero cuando ellos estuvieron no se atrevieron a hacerlo, al contrario se robaron hasta las migajas que deberían de repartir a la jodencia y se la llevaron a los lujos y la opulencia y, eso, lo veíamos todos, por ello, cuando se ven acciones chiquitas, sin sentido, que llegan a esos cerrados espacios la gente aplaude y grita y se compromete con el que le da, no con el que le quita, y no importa si se compromete la economía, esos son juicios y análisis de los políticos y financieros no de la gente del pueblo que lo único que buscan es aliviar sus cargas y, con muy poco, alivian su pesado andar y esto les hace ser incondicionales del poder actual, por ello, entre más critiquen las acciones “populistas” del gobierno y de AMLO, el infeliciaje le va a aplaudir, se le entrega y con visceral respuesta apoya a su presidente y sus acciones y jode a los criticones, por ello, ahora, ante la contingencia, el infeliciaje está contento porque los vehículos particulares no circulan y, ahora, sabrán, muchos de ellos, qué se siente andar en camión o en Metro cuando a uno le agarran las nalgas y le sacan la cartera… pero, todos, vivimos en este lejano y abandonado PLANETA AZUL Y DEBEMOS DE CUIDARLO, NO TENEMOS OTRO HOGAR…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...