El optimismo presidencial encara la falta de confianza en la economía

Estancamiento es una realidad que tiene sus causas principales en la incertidumbre ocasionada por el gobierno federal

Compartir:

El INEGI reportó un crecimiento económico del 0.1% en el segundo trimestre de 2019.
La cifra sorprendió a los analistas, que esperaban una segunda contracción.
El presidente Andrés Manuel López Obrador lo consideró un logro y se mostró optimista de alcanzar un crecimiento del 2% este año.
Asimismo, se anunció un paquete de estímulos a la economía para hacerle frente a la desaceleración.
El optimismo y el paquete anunciado no bastan para lograr la meta; queda poco tiempo; existen riesgos de ejecución, así como solucionar la falta de confianza en las políticas del actual gobierno federal.
El INEGI reportó una variación positiva de 0.1% en la producción del segundo trimestre de 2019.
El trimestre anterior se reportó una contracción de 0.2%.
Es decir, la cifra del segundo trimestre evita que la economía mexicana se considere en recesión técnica, pero persiste la desaceleración.
En suma, el 0.1% reportado no es, aún, una cifra definitiva y tiene un margen de error de +/- 0.2; esto quiere decir que la cifra puede ser modificada en el reporte completo del próximo 23 de agosto, así que el optimismo del presidente y la confrontación de logros ante analistas son innecesarios porque generan desconfianza.
La Secretaría de Hacienda anunció que se pondrán en marcha una serie de medidas para impulsar la creación de infraestructura, entregar nuevos créditos a través de la Banca de Desarrollo y anticipar contrataciones y licitaciones del gobierno federal consideradas para 2020.
En total se movilizaran 485,000 millones de pesos para hacerle frente a la desaceleración.
Es positivo que el gobierno ejerza mayor presupuesto, sobre todo después del subejercicio reportado por Hacienda.
Las limitantes del programa son el poco tiempo y los riesgos de ejecución.
Una mala planificación reducirá el impacto deseado.
A pesar del optimismo y el programa de estímulos a la economía, el principal reto de la economía mexicana es la falta de confianza en las políticas del actual gobierno federal.
El estancamiento de la economía tiene que ver con factores externos, como la falta de ratificación del T-MEC, e internos, como la incertidumbre ocasionada por decisiones como la cancelación del NAIM, la reversa a la reforma energética, la cancelación de subastas eléctricas y arbitraje para gasoductos, entre otras.
Estas crisis domésticas han mermado la confianza de los inversionistas, quienes han detenido sus proyectos de inversión en espera de mayor certeza.
El crecimiento reportado es positivo porque se evitó, a duras penas, la recesión técnica y porque provocó la ejecución de medidas para impulsar la economía.
Sin embargo, el estancamiento de la economía es una realidad que tiene sus causas principales en la incertidumbre ocasionada por el gobierno federal, a lo que se suman las confrontaciones públicas del presidente con organismos internacionales y analistas privados.
Es necesario dejar de lado el optimismo y la desestimación a datos que no agradan y basar las políticas nacionales en evidencia que genere confianza.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...