Coyol con coyol

Lo bueno o lo malo del presidente es que para todo tiene la misma respuesta; análisis y golpeteos parecen que resbalan en vieja concha donde todos se han topado

Compartir:
Andrés Manuel López Obrador. No hay nada que lo pueda afectar

UNOS DÍAS DIFÍCILES, PESADOS, TOREADORES, DANDO CAPOTAZOS, RECIBIENDO VISITAS AGRADABLES Y DESAGRADABLES, lo bueno o lo malo del presidente es que, para todo, tiene la misma respuesta: Pues “respeto lo que dice” o bien “tiene libertad para expresarse”, así, aunque algunos salen materialmente recordándole la parentela después de alguna reunión, nos sale con el que “respeto sus puntos de vista”, y bueno, los análisis y los golpeteos parecen que resbalan en la vieja concha donde todos se han topado, no con la necedad sino con la visión de que no hay nada que te pueda afectar, si no quieres que te afecte, y por tanto, hay que tirarlos de a lucas y no molestarte, porque el que se enoja pues pierde, no solamente la cabeza, la emoción y otras cosas; pues allá aquellos que piensan que si los mexicanos votamos por hartazgo y en encabronamiento, y no por andar en las “izquierdas”, pues es el pedo de ellos, si otros viejos y dolidos políticos declaran que todos esperan que no tengamos otro sexenio fallido y que no se ve el toque de la izquierda, pues allá él, anda muy lejos del país y no se atrevería a decir tales cosas en un debate en el Zócalo, no por zacatón, sino porque la diferencia de años que nos merecen respeto, en fin, si Trump no solamente nos chinga, fastidia, amenaza y jode, pues allá él, porque la postura nuestra es de respetar a los vecinos y pues es su forma de hacer sus cosas, en fin, no importa que la fifí “princhechita” reclamé que se le diga fifí y denuncie en que se le solicitaba que asistiera a los mítines para demandar el voto popular, como si ella fuera una princesita a la que todos adoran, pues allá ella, la vieja carcamán, pues es su pedo, porque la realidad es que es su sutil forma de demandar subsidios a sus “fundaciones”, pues una princesita pues gasta y gasta bien… sin duda eran mejores los tiempos donde la contrataban para hacer sus obras, allá en los tiempos de Echeverría y de Díaz Ordaz… pues, cada quien su pedo.

Que si el hombre del poder anda con los viejos que nos jodieron y nos llevaron a la deuda para salvar bancos y banqueros, y se les perdona porque juegan beisbol, pues también es cosa del que manda y nadie, en un país donde solamente una voz es la que ordena, tiene o tendrá el derecho de quejarse, él puede condenar o reparar las culpas y perdonar, pues para eso es el poder que le ha sido dado por millones de votantes y que no nos vengan los pinches fifís, con que, solamente, votaron por él los que no tienen cerebro, porque al final de cuentas los que tienen cerebro solamente lo han utilizado para chingar y explotar a los jodidos que también tienen derecho a pensar, votar y mentarles la madre, y que no nos digan que les compran con subsidios y que la clase media y alta es la que sostiene la economía del país, porque andan mal, los jodidos son los que trabajan de sol a sol, son los que no reclaman lo que legalmente merecen y que se roban los grandes empresarios en una cosa que se llama utilidad, pero que en realidad es la plusvalía generada entre el trabajo y las máquinas y no se reparte justamente entre los que se joden diariamente. Si no existieran los jodidos, pues es difícil que las viejas fifís, tan dadas a quejarse porque huele a comunismo, pudieran llegar a los mítines, pues si ni siquiera son capaces de barrer, trapear, cuidar a los escuincles, hacer la comida, lavar, planchar y hacerle el amor al viejo después de darle a beber algunos tragos para que se relaje llegando del trabajo, no, qué van a perder la cita en el peluquería, no van a dejar de ir al Gym, ni a hacer la yoga o jugar al “póker” y las cartas para quejarse todo el día del horrible trato que les da su viejo que, seguramente, anda de coscolino por algún lado o con la secretaria que tantos arrumacos le hace cuando una no se da cuenta, pero claro que no se divorcian porque ellas son la número uno y las otras pues la dos o la tres o la cuatro y no les van a dar el gusto de dejarles la casa en la que tanto trabajo invirtieron para decorarla, sencillita pero cursi, ni le van a dar el gusto de que sea relegada cuando “aquellas” solamente tiene chiches y nalgas y no la paciencia para aguantar al viejo carcamán que anda de viejo rabo verde, no, pues así más o menos andamos en el poder y en las secretarías, no hay lujos, pero hay caprichos y necedades, y es mejor estar de uno que de dos o de tres, aunque le paguen una pinche miseria, lo importante es estar cerca del que manda aunque no tengan la gracia de andar cerca del que paga, porque el que paga pues sólo dice que hay que pedir permiso al que manda, y todo se chinga en el camino, esa es la autoridad… y pues, así, se llega a la conclusión que entre dos necedades pues solamente se escuchan los golpes de coyol con coyol… cualquier parecido es simplemente una equivocación en el curso de las quejas.

No hay duda de que lo que es arriba es abajo, tal como se mueven en las alturas pues se mueven los del infeliciaje, a su personal estilo de hacer sus cosas, al de amar, al de quejarse, al de reclamar, al de emborracharse, al de adorar a los que les dan algo que jamás han tenido, y es por ello que, los fifís, no pueden entender las formas y los fondos por las que en tales condiciones, el tema del cambio, no solamente llega al gobierno, sino al sistema, cambio total, aunque se quejen, y mientras solamente se quejen y no puedan hacer nada para evitarlo, pues a’i los van jodiendo y se hace lo que el mero mero quiere, porque el que manda manda, y si se equivoca, pues vuelve a mandar, por ello tiene a las huestes de la jodidez para que ellos hagan la defensa del viejo, nada de que uno se pelea o se enoja, no, no hay que dar explicaciones ni menos dar ideas, porque eso sí que es grave hacer, porque cuando el enemigo anda de la chingada y corriendo, solamente quejándose pues no hay nada más hermoso que atorarle a darle de patadas en las nalgas, y es lo que está sucediendo en este país, que no se puede cambiar así como así, siempre, los cambios, dolerán y costarán, y pues en tales condiciones, pues los guerrilleros colombianos justifican el que se haya firmado la paz, total, ellos están vivos y los que pueden reclamar, pues en las tumbas… así es esto de la política, por ello, hay algunos que dicen que la política pues les da náuseas, ni que estuvieran embarazados…

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...