Corte de caja

No hay, en efecto, fecha que no se cumpla, plazo que no se venza ni deuda que no se pague

Compartir:
Andrés Manuel López Obrador. Plazo ha llegado

No hay fecha que no se cumpla, plazo que no se venza, ni deuda que no se pague. En efecto, los 90 días de plazo que el presidente estadounidense Donald Trump le dio al presidente Andrés Manuel López Obrador para disminuir el flujo migratorio de centroamericanos y de otras nacionalidades que buscan internarse en los EUA ha llegado.

El pasado 7 de junio la comitiva encabezada por el Canciller Marcelo Ebrard que fue a los EUA para buscar una negociación con sus contrapartes norteamericanas y así evitar la imposición de aranceles a la totalidad de productos mexicanos, medida cabe agregar que afectaría a los productos mexicanos y subiría los precios en EUA llegó a su fecha de revisión este 5 de septiembre y los resultados comenzarán a ser evaluados de manera expedita por las partes, en concreto el presidente Trump.

Los acuerdos a los que se llegó en aquella reunión fue el compromiso por la parte mexicana de reforzar los controles de migración en la entrada y cruce de personas por su frontera sur de manera irregular. Otorgar asilo y servicios básicos a los migrantes que aplicarán en los EUA y fueran retornados a México en espera de una respuesta por parte de las autoridades norteamericanas para poder internarse por la vía legal en los EUA, el llamado programa “Permanecer en México”.

El compromiso norteamericano fue menor, agilizar el proceso para dar respuesta a las solicitudes de internación de miles de centroamericanos esperando una nueva vida en los EUA o el –muy probable- retorno a su país de origen.

El presidente López Obrador comentó: “Estamos cumpliendo con el compromiso que hicimos de ordenar la migración en nuestro país”, a su vez agregó: “Les puedo decir que vamos bien, pero ya pronto vamos a informar y se va a llevar a cabo una reunión de evaluación entre el gobierno de México y el de Estados Unidos el día 10 de septiembre”.

El Canciller Marcelo Ebrard, en efecto tiene previsto una reunión de trabajo en los EUA el próximo martes 10 de septiembre para evaluar la segunda parte del acuerdo. Los resultados son visibles tanto por la parte mexicana como estadounidense, sin embargo, este resultado satisfactorio puede poner sobre la mesa el “acuerdo complementario” suscrito el pasado 7 de junio donde nuestro país se convertiría en tercer país seguro, cabe agregar que de facto ya lo somos pero sería de manera oficial lo cual necesitaría dirigir más recursos y personal de la Guardia Nacional a los puntos fronterizos, así como dar asilo más allá de una estancia corta a los migrantes centroamericanos en espera de respuesta por parte de las autoridades norteamericanas.

En lo que se evalúan los resultados podemos visualizar que México ha cumplido con los compromisos, los EUA no realmente, mantienen en stand by cientos de solicitudes de asilo en su país, así como la imposición por parte del Departamento de Comercio de los EUA anunció la aplicación de aranceles de 31% en los envíos de acero de nuestro país a territorio norteamericano, justificando la medida con dumping por parte de México.

El Canciller Ebrard deberá utilizar toda su habilidad política y diplomática para exigir a los EUA, la colocación de centros migratorios provisionales en su frontera sur -como se había acordado previamente -, así como agilizar el proceso de las solicitudes de asilo, mucho valdría colocar sobre la mesa el apoyo económico por parte de EUA a México y los países centroamericanos, incremento de personal consular para atender la emergencia y generar un plan conjunto de seguridad migratoria previendo una escalada de violencia grave por parte de los migrantes insatisfechos con el proceso o que se encuentren en proceso de deportación a sus países de origen.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...