Cooperación internacional migratoria, una nueva definición

México ante una gran oportunidad para anotarse un gran logro diplomático

Compartir:

Uno de los grandes retos a los que se enfrenta nuestro país y en particular la 4T, es el complejo tema migratorio derivado de las caravanas masivas provenientes de Centroamérica, en gran número por la falla de los Estados por mantener la cohesión social, crecimiento de la pobreza, inseguridad, bajo nivel educativo, el cambio climático y un aumento de su población de manera poco regulada.

De acuerdo a información del Fondo para la paz sobre Estados Fallidos, en su índice de 178 países que mide el deterioro o mejora de los países; los países Centroamericanos han mejorado o empeorado por distintas razones: Belice ocupa el lugar 114, ya que es un país estable y con una población de poco más de 380,000 habitantes y su principal migración de centroamericanos es de tránsito ya que es una población más educada y con estancias cortas únicamente para mejorar el idioma inglés y partir a los EUA, México tiene el lugar 98, derivado a que se ha reducido su población de migrantes y cuenta con estabilidad política y económica en años recientes, El Salvador ocupa el lugar 96, derivado a que cuenta con una estabilidad política y ayuda económica por parte de países como EUA y recientemente México, Nicaragua se encuentra en el rango 63, principalmente afectado por cuestiones políticas, Honduras ocupa el lugar 64, por violencia y pobreza, Guatemala el lugar 57, por inequidad social y seguridad.

De acuerdo con lo dicho por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele “en las caravanas el 40% está formado por migrantes hondureños, el 40% está formado por migrantes guatemaltecos, un 8 o 9% está formado por migrantes de otros países y un 11% está formado por migrantes salvadoreños”.

La situación migratoria de los países del Triángulo del Norte y México se ha ido acentuando conforme pasan los meses, lo que antes era un movimiento masivo de personas por el territorio nacional ahora se ha complicado por el tema político tanto en EUA con la campaña para la reelección del presidente Trump y en México por las negociaciones que se llevan para impedir el incremento de aranceles, convertirnos en Tercer País Seguro o el uso de la Guardia Nacional en la frontera sur.

Sin embargo, como el tema tiene como vertiente a distintos países de la región, se vuelve complejo dar una solución a corto y mediano plazo, los retos e intereses no se hacen esperar en cada uno de los países.

Guatemala, busca el aumento de apoyo económico por parte de los EUA y abiertamente muestra su interés en volverse Tercer País Seguro y la Corte Constitucional de Guatemala negó al presidente Jimmy Morales viajar a Washington para reunirse con el presidente Trump y probablemente llegar a firmar un acuerdo de esta índole.

Honduras, con una situación precaria en materia de seguridad y crimen, indicó el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, vendrá a México el 27 de julio a un acto con el presidente López Obrador “para hacer lo propio” en su país. Se espera la entrega de apoyos financieros y estímulos para el retorno voluntario de los migrantes y evitar su salida nuevamente.

El Salvador, se encuentra negociando con los EUA, ya que desea un trato “preferencial” pues sus esfuerzos por reducir el número de migrantes se ha visto reflejado en el porcentaje reducido de hondureños que buscan ingresar a través de las caravanas y el fortalecimiento de la presencia policiaca y acciones contra el crimen en ese país.

México, ha utilizado la moneda de la negociación diplomática para calmar las ansias del presidente Trump para volvernos Tercer País Seguro, la presencia de la Guardia Nacional en la frontera sur y la internación reducida de migrantes dentro de las caravanas han aliviado la presión a corto plazo, sin embargo, se espera que durante la visita de trabajo el 21 de julio del Secretario Mike Pompeo, se haga una revisión de lo negociado y muy probablemente traiga una nueva petición desde la Casa Blanca para continuar con las demandas en materia de migración, pláticas sobre el T-MEC y generación de oportunidades y desarrollo económico; todo a cambio de evitar afectaciones en materia comercial o en cualquier otra área que pueda afectar a nuestro país y beneficie electoralmente al presidente estadounidense.

En EUA, el gobierno del presidente Trump anunció medidas que impedirán a casi todos los migrantes solicitar asilo dentro de su frontera sur, obligándolos a solicitarlo en algún Consulado estadounidense dentro de uno de los países que previamente hayan visitado como el caso de México, Guatemala, Belice, Honduras o El Salvador. La medida hace facto a Tercer País Seguro y pondrá todavía más en aprietos a las finanzas, albergues y refugios de dichos países por la prolongada permanencia de los migrantes, medida disuasoria con solicitudes que podrían pasar meses antes de otorgarles una respuesta –en muchos casos negativa- para su internación dentro de la Unión Americana.

Se requiere voluntad política y un destino de recursos considerable para comenzar a dar solución al tema migratorio, tres ejes importantes: educación, empleo y seguridad, agrego un cuarto y quinto: control poblacional y cuidado del medio ambiente. De nada sirve deportar a los migrantes a sus países de origen si las condiciones son precarias y generan su salida nuevamente en búsqueda de una mejor calidad de vida.
Por ahora, el plan de desarrollo para Centroamérica es uno de los proyectos más ambiciosos para la región, se suman para el financiamiento países como España y Alemania.

Nuestro país cuenta nuevamente con una gran oportunidad para anotarse un gran logro diplomático en uno de los temas que más afectan no sólo a la región sino en otros puntos del orbe y ser un impulsor de un nuevo tipo de Cooperación Internacional Migratorio.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...