Anaya declara la guerra a Peña, pacto de impunidad acecha a López Obrador

El panista en punto de NO retorno, con pintas de guerra en el rostro. Denuncia Pacto y lo atacan. Uso faccioso de PGR por omitir investigar autenticidad del video de Barreiro

Compartir:

Ricardo Anaya Cortés está en pie de guerra.

Se dice el único real opositor que desató la fuerza del gobierno de Enrique Peña Nieto en su contra, con nuevos bríos el jueves en un video del hermano de Juan Barreiro en su contra al que califica de falso, pero que la PGR de Alberto Elías Beltrán debe investigar el origen y la autenticidad de lo grabado; a más de 24 horas no lo ha hecho, y va en la ruta del uso faccioso de la Procuraduría, por omisión.


El candidato del Frente atribuye la embestida por denunciar el Pacto de Impunidad entre Los Pinos y Andrés Manuel López Obrador, además de reiterar en la Universidad Iberoamericana que llevaría al presidente a la justicia, y de haber elementos suficientes, a la cárcel.

Anaya debe estar consciente que la figura presidencial en México es un tabú que provoca reacciones instintivas de protección en casi todos los ámbitos institucionales del Estado, pero a la vez, esa figura termina el sexenio con la aceptación más baja de la historia.

La mañana de este martes, el candidato del Frente salió de la Ibero entre gritos de “Presidente, presidente”. Ese mismo día expuso la tesis del pacto entre AMLO y Peña Nieto, negado el jueves por el vocero de Presidencia, Eduardo Sánchez, y por el candidato de Morena al calificarlo como “volada”, el mismo que ahora convoca a los ciudadanos a apoyar a Peña Nieto hasta el final, y con eso refuerza la tesis del Pacto de Impunidad.

En este preludio del 1 de julio, donde Andrés Manuel encabeza las encuestas con una cómoda distancia, pero a la vez desconfía de ellas por la historia de yerros de las mismas, y los altos índices de NO respuesta e indecisos, la alianza Juntos Haremos Historia de AMLO trata de asegurar el triunfo utilizando al gobierno federal para aniquilar al panista, a costa de sacrificar a Meade Kuribreña, al menos es la tesis de la coalición Por México al Frente.

Pero el joven panista está en el punto de NO retorno, con pintas de guerra en el rostro, el ánimo echado pa’delante, y la conciencia de que el Frente conformado por el PAN, el PRD y Movimiento Ciudadano, en el peor de los casos, será la segunda fuerza en el Congreso y la primera en la Conferencia Nacional de Gobernadores y en la CDMX, y eso bastará para ser el contrapeso y actor importantísimo en el próximo sexenio, y sus ahora ‘aniquiladores’ quedarán en la dudosa espera de que López Obrador cumpla su parte del Pacto de Impunidad.

Y aun cuando el futuro inmediato no está escrito, el día después de la elección vendrá una tormenta en los partidos.

El Frente tratará de consolidar su cierre de filas ante el debilitamiento a que sometió Andrés Manuel al PRD. Lo que queda del calderonismo, con las infamias de Felipe Calderón Hinojosa y la huida de Margarita Zavala a cuestas, tratará de hacer mella en Acción Nacional con dudosos pronósticos. Y el PRI como nunca enfrentará un periodo de extinción que desatará el canibalismo vengador de los que vivieron los golpes del grupo de Luis Videgaray, Peña Nieto y Meade.

El olfato de Diego Fernández de Cevallos identificó el pacto de impunidad y los nervios del grupo del PRI en el poder, resumidos en la frase: “No hay mayor obsesión en el gobierno federal que el propósito de que NO gane Ricardo Anaya la Presidencia de la República, dicen en corto (en Los Pinos): sabemos que Meade no va a ganar, pero que NO llegue Anaya”.

A partir de esa mañana en la Ibero, Anaya prevé la madre de todas las batallas y un intenso bombardeo diario, que en manos talentosas (las que no veo en su equipo) podría ser la oportunidad para impactar en el electorado la imagen del verdadero opositor, del capaz de limpiar la corrupción que dejó de lado Andrés Manuel con el Pacto de Impunidad, de someter al crimen organizado a diferencia del morenista que les prometió amnistía, y de garantizar un México hacia adelante, sin los riesgos del populismo.

La video-respuesta de Ricardo Anaya a un video ‘anónimo’ de Juan Barreiro como parte de ese “intenso bombardeo que espera de aquí al día de la elección”, sin duda es una clara declaración de guerra contra el presidente, a quien mete de lleno en la contienda electoral.

Los próximos días se van a contar hora por hora, Andrés Manuel niega reiteradamente el Pacto de Impunidad, pero la evidencia lo señala y las indulgencias otorgadas por anticipado a sus enemigos de antaño, ubican al Frente de Anaya como el único opositor.

COLUMNAS ANTERIORES

López Obrador, la nueva estrella del Canal de las Estrellas

La cargada VIP de López Obrador

SUSCRIPCIÓN A CORREO: http://ow.ly/S7Ho30igRJ7

Blog: http://losmalosos.blogspot.mx/

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...