‘Benditas’ redes sociales

Para la 4T pueden llegar a ser su mejor aliado o su peor enemigo

Compartir:

La cuarta transformación se ha caracterizado por un sinnúmero de rompimientos con los paradigmas tradicionales tanto en la forma de gobernar como en la forma de comunicar, esto no sólo incluye a los canales tradicionales de comunicación como son la radio y la televisión, ahora esto incluye las llamadas redes sociales como Facebook, Instagram, YouTube o Twitter.
En redes sociales como Twitter al momento de redactar esta columna, el presidente Andrés Manuel López Obrador cuenta con un total de 5.53 millones de usuarios que lo siguen, con un total de 4 mil 152 tuits, que en comparación con su antecesor el ex presidente Enrique Peña Nieto cuenta con un total de 7.42 millones de usuarios y 5 mil 537 tuits.
Se puede apreciar la intensa actividad en las redes sociales cada mañana gracias a las mañaneras donde miles de usuarios las utilizan ya sea para visualizar los puntos más relevantes o para checar los cientos de memes que se generan producto de la misma conferencia matutina. Su antecesor el ex presidente Peña Nieto, en pocas ocasiones llegó a tener una presencia marcada en las redes salvo contadas ocasiones y muchas no del buen recuerdo de los mexicanos, algunos ejemplos son el caso de Florence Cassez, el escape del “Chapo” Guzmán o la visita del ahora presidente Donald Trump, donde se le recibió con casi todos los honores de un mandatario de Estado.
A decir verdad, las redes sociales manejan un esquema distinto a lo que estamos acostumbrados por radio y televisión, donde el espectador no puede interactuar de ninguna forma. En las redes sociales a través de memes, hashtags, fotografías o videos puede hacerse escuchar y compartir su opinión con otros usuarios.
Es así como las llamadas “benditas” redes sociales, como acostumbra decirles el presidente López Obrador, fueron bautizadas tras sus primeras palabras en su discurso de victoria electoral, en uno de los momentos de mayor júbilo, les agradeció ya que desde su perspectiva, fueron estos nuevos canales de comunicación los que le permitieron conectar con los votantes y sobre todo con jóvenes que son los más acostumbrados a utilizar este tipo de plataforma.
De acuerdo con datos de la Asociación de Internet.MX, en México para el año 2017, se contaba con un total de 79 millones de usuarios, el 67% de ellos son mayores de 6 años, siendo el grueso de la población utilizando este tipo de plataformas entre los 25 y 34 años, prácticamente la llamada generación millennial. En cuanto a género las mujeres tienen mayor presencia en actividad siendo el 51% y los hombres el 49% restante. Los horarios de mayor actividad son al comenzar la mañana (6-9 horas) con un 93% y al finalizar el día (21-24 horas) con otro 93%.
Podemos agregar que por tal motivo las mañaneras tienen el impacto deseado ya que como parte del discurso político y la información de cada mañana, se cuenta con el debate y análisis durante todo el día, punto a favor para la cuarta transformación ya que no sólo se dicta desde la mañana la agenda que se debe llevar, se genera el debate deseado que puede ser favorable o no para el presidente pero que al final no impacta en su discurso del día siguiente, a menos que él lo considere necesario.
Desde el 1 de julio y hasta el día de hoy, hemos sido testigos de incontables temas para debatir, desde la inversión en el país, la cancelación del NAIM, la refinería de Dos Bocas, la austeridad gubernamental, la pérdida de empleos en el sector gubernamental, el memorándum para eliminar la Reforma Educativa son sólo algunos de tantos ejemplos que podemos encontrar en Internet. Derivado de esto, se ha generado la aparición de los llamados “Amlovers” y los “fifís”, en tiempos recientes al periódico Reforma se le ha llamado prensa “fifí” por la información que publica y que no siempre es acorde con lo que desea la 4T comunicar.
El fuerte debate que se produce en redes por los informes y formas de comunicar del Ejecutivo son una forma de democracia digital, que si bien no afectan directamente en la agenda del presidente sí puede comenzar a influenciar su actuar. Particularmente si recordamos que tenemos a un presidente “tuitero” como es el caso de Donald Trump que prácticamente maneja su agenda en materia de política exterior a través de esta plataforma.
Las redes sociales para el presidente López Obrador pueden ser muy favorables si se manejan adecuadamente, se comparte la información deseada y que genera poco debate, ya que como todos hemos sido testigos cuenta con gran apoyo de sus seguidores que defienden todo lo expresado por el presidente sin la necesidad de analizar la veracidad de la información.
Lo desfavorable, son los puntos sensibles donde el debate se puede calentar entre partes interesadas o sectores adversos de la población, la enorme generación de “fake news” es otro de los grandes problemas, los ciudadanos prácticamente todo lo que sale a través de las plataformas digitales lo consideran veraz y en pocas ocasiones se busca demostrar su legitimidad. La aparición de los llamados bots, que generan una enorme cantidad de hashtags e información manipulada son sólo alguno de los retos que comienzan a presentarse para la actual administración y que podría repercutir en la opinión de los votantes.
Para la 4T, las redes pueden llegar a ser su mejor aliado o su peor enemigo de acuerdo a lo que se vaya desarrollando durante este sexenio, sin embargo, no debemos dejar a un lado, el posible detonador para silenciar las voces o la supresión de una oposición, lo cual restaría democracia en el país y el establecimiento de una agenda sin debate ni contrapesos.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...