Armas, odio e intolerancia en EU

Lamentables y recurrentes ataques como los de El Paso, Texas, y Dayton, Ohio; se han hecho parte de la realidad que enfrenta sociedad del vecino país del norte

Compartir:

Los ataques en El Paso, Texas, y Dayton, Ohio, son lamentables y recurrentes en Estados Unidos.
Los tiroteos masivos se han hecho parte de la realidad que enfrentan los ciudadanos estadounidenses.
Las principales causas son dos: El laxo control de armas y la presencia de organizaciones con ideologías basadas en el odio y la intolerancia.
Lo hechos recientes visualizan el debate sobre la necesidad de mejorar el control de armas y provocan la reflexión sobre la influencia del discurso político del presidente Donald Trump en estos actos de extrema violencia.
De acuerdo con datos de Small Arms Survey, EU cuenta con el mayor número de armas per cápita en poder de civiles, 120 por cada 100 ciudadanos.
Ello aumenta la posibilidad de que sucedan tiroteos masivos.
La ONG Gun Violence Archive reporta el registro de 250 tiroteos en EU en lo que va del 2019.
Incluso, el Departamento de Justicia da la categoría de terrorismo domésticos a ese tipo de hechos cuando se relacionan con motivos de odio.
En consecuencia, la población estadounidense, sobre todo la que se ha visto afectada, vive aterrorizada por la posibilidad de ser la próxima víctima.
La necesidad de mejorar el control de armas es un debate que existe desde hace mucho tiempo en EU.
La posesión de armas está consagrada como un derecho de los ciudadanos estadounidenses en su Constitución y la regulación sobre los calibres que se pueden adquirir, los sitios de venta y la investigación de antecedentes de los consumidores es poco rigurosa.
Debido a lo anterior, el mercado armamentista es de los más lucrativos del otro lado de la frontera; grandes empresas y organizaciones cabildean para disminuir, aún más, las regulaciones.
Asimismo, han logrado congelar iniciativas que buscan mejorar el control.
La relación de organizaciones que fomentan odio e intolerancia con tiroteos masivos es un hecho documentado.
De acuerdo con datos de Figthing Anti-Semitism and Hate, el 78% de los asesinatos vinculados con extremismos en EU durante el 2018 fueron realizados por supremacistas blancos.
Tales organizaciones incentivan actos de terrorismo doméstico basados en el racismo, la xenofobia e interpretaciones morales.
Los simpatizantes de esas ideologías encuentran eco a su odio en el discurso del presidente Donald Trump.
El caso de El Paso es un claro ejemplo; el atacante publicó un manifiesto en el que utiliza expresiones en contra de la población latina realizadas por Trump en su cuenta de Twitter y en eventos públicos.
Las reformas, necesarias, a la ley de control de armas para reducir los tiroteos se ven distantes.
Existen intereses políticos, como los del presidente Trump, e intereses económicos, como los representados por la Asociación Nacional del Rifle (NRA), que trabajan en conjunto y no cederán ante la demanda social de mejorar el control.
La sociedad estadounidense debe unirse en las próximas elecciones para que el odio y la intolerancia salgan de la Casa Blanca.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...