Vetar Ley de Seguridad Interior, fusionar Ejército y Marina, y un civil al mando de la Sedena

*En el 2009 dejamos pasar la oportunidad de fusionar la Secretaría de Marina con el Ejército *Un retroceso histórico, a contracorriente de las democracias liberales que sacaron a los militares de las administraciones y el control de sus puertos. Ahora es necesario presionar por el veto presidencial a la Ley militarizante

Compartir:

A tres años del arranque del sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, a finales de noviembre de 2009, comentarios del secretario de la Defensa con un grupo de senadores disparó una alerta: el general Guillermo Galván Galván desveló la existencia de un anteproyecto para fusionar a la Secretaría de Marina con la de la Defensa Nacional de Francisco Saynez.

De inmediato llegó la reacción del secretario de Gobernación, Fernando Gómez Mont, y de Presidencia de la República. Negaron la existencia de algún proyecto, y también de alguna propuesta para que un civil tomara el mando de la Secretaría de la Defensa Nacional.

Tres semanas atrás, el 4 de noviembre, ocurrió el avionazo donde fallecieron en el Distrito Federal el secretario de Gobernación Juan Camilo Mouriño y el ex titular de la SIEDO José Luis Santiago Vasconcelos, el hombre que desde la PGR había extraditado a Estados Unidos a más de 60 narcotraficantes, entre ellos al jefe del Cártel del Golfo, Osiel Cárdenas Guillén, el 19 de enero de 2007; en el traslado sorpresivo, entre gritos y rabia, éste juró vengarse.

En esos momentos no había ánimo en el presidente, ni en los miembros del gabinete, amigos del joven ‘presidenciable’. Calderón había mandado al Ejército a las calles a combatir al crimen organizado tres años atrás, y un año después, en una comida, Vasconcelos me dijo que estimaba que a finales de 2009 el Ejército regresaría a los cuarteles. Han pasaron 10 años de ese pronóstico y los asesinatos del crimen organizado rompieron todos los récords en el 2017 con Miguel Osorio Chong en Gobernación.

¿Qué ha fallado..?, posiblemente todo, pero el elemento político mezclado en la lucha anticrimen, al fusionar la Secretaría de Seguridad Pública con Gobernación, es visiblemente un error para los analistas del tema.

La frustración y la permanencia de la inseguridad puede provocar más errores, en un albazo legislativo, el Congreso avaló una Ley de Seguridad Interior muy peligrosa para las garantías sociales y los derechos humanos, dicho por el presidente de la CNDH, Luis Raúl González Pérez, y por el Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos.

En el 2009 dejamos pasar la oportunidad de fusionar la Secretaría de Marina, en ese entonces en manos del almirante Saynez, con el Ejército de Guillermo Galván, NO sólo eso, la atmósfera era propicia para iniciar el debate para instaurar un mando civil en la Secretaría de la Defensa, como en las democracias liberales, esto es, un Ministerio de la Defensa.

Teóricos en geopolítica lo consideran un requisito para clasificar a un país dentro de las democracias liberales, lo mismo que la división de poderes, el derecho a votar y ser votado, la diversidad de partidos políticos, el derecho de propiedad, las libertades de expresión, de prensa y asociación; y la vigencia de los derechos humanos regulada en un marco institucional.

Los países desarrollados dieron ese salto evolutivo, algunos al poco tiempo de terminar la Segunda Guerra Mundial, otros al término de la guerra fría.

Por ejemplo, en Estados Unidos para ser secretario de la Defensa es requisito ser civil y no haber servido a las Fuerzas Armadas, al menos los últimos 10 años. En Francia, después de la Segunda Guerra Mundial el Ministerio de Guerra se fusionó con el Ministerio de la Marina, para convertirse en el Ministerio de la Defensa Nacional. Ahora lo llaman solamente Ministerio de Defensa.

En España, el Ministerio de la Defensa lo dirigió en el 2009 una mujer: Carmen Chacón Piqueras, una doctora civil por la universidad de Barcelona.

Los argumentos en contra, apuntan a la mala reputación de los políticos, sobre todo de los mexicanos. Se dice que están “por debajo de la altura moral del Ejército”, pero también hay que remembrar malos elementos castrenses, como el ex zar Antidrogas, el general de División Jesús Gutiérrez Rebollo, sentenciado a 40 años de cárcel por nexos con el crimen organizado.

Ya hablamos demasiado sobre los abusos potenciales de la Ley de Seguridad Interior y los matices simuladores de las bancadas de Emilio Gamboa Patrón (PRI), de Carlos Puente Salas (PVEM) y de los senadores del PAN Roberto Gil Zuarth, Javier Lozano Alarcón y Ernesto Cordero Arroyo, principalmente; también de las bancadas de César Camacho Quiroz y Jesús Sesma del PRI y Verde en la Cámara de Diputados.

Pero nunca es demasiado hablar, ahora para presionar a ejercer el veto presidencial de Enrique Peña Nieto en temas trascendentales que pueden trastocar la vida y las garantías de los mexicanos por intereses políticos, a los que no dejan que se interponga la ética y los intereses de sus gobernados.

Ahí está la historia, cuando deberíamos hablar de una sola Secretaría que agrupe todos los mandos militares del país, y la instauración de un civil al mando de Secretaría de la Defensa, hablamos de militarizar el país, por el fracaso en la lucha anticrimen, y al mismo tiempo dejamos en el abandono a las policías de los tres órdenes de gobierno.

A finales del año pasado, el mismo Congreso que dio el albazo con la Ley de Seguridad Interior, trasladó todas las capitanías de puertos, en manos de la SCT y la Marina Mercante, a la Secretaría de Marina de Vidal Soberón, bajo el pretexto de la lucha anticrimen.

A un año del traspaso, NO hay más decomisos que antes, eso sí, la militarización de los puertos iba acompañada de un proyecto alterno de ‘modernización’ de más de 60 mil millones de pesos.

Un retroceso histórico, a contracorriente de las democracias liberales que sacaron a los militares de las administraciones y el control de sus puertos.

Échele un vistazo al artículo que publiqué el 16 de diciembre el año pasado: Endurecimiento militar, Congreso avala control de puertos a la Marina; retroceso histórico (http://ow.ly/Yj6L30heSqK), ahí esta parte de esa historia de la que hablo.

Twitter: @hugopaez

Blog: http://hugorenepaez.blogspot.mx

Facebook: https://www.facebook.com/hugopaezopinion

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...