‘Alitonomía’

Alejandro Moreno Cárdenas obligado a dar credibilidad a su postura sobre la viabilidad presente y futura del PRI

Compartir:

El término “reaganomía” (procedente del inglés reaganomics) es una contracción de las palabras Reagan y economía, que se usa para describir la política económica del gobierno de Estados Unidos presidido por Ronald Reagan durante la mayor parte de la década de los años 80, basada en las teorías propugnadas, entre otros, por el Premio Nobel de Economía Milton Friedman y que tuvo como objetivo central dar el protagonismo económico a la iniciativa y la acción individual frente al Estado. Los cuatros pilares de esta política fueron:

1) Reducir el crecimiento del gasto público.

2) Reducir las tasas marginales de los impuestos que gravaban el trabajo y el capital (Impuesto sobre la Renta e Impuesto sobre las Ganancias de Capital).

3) Reducir la regulación de la actividad económica.

4) Control de la oferta monetaria y reducir la inflación.

Recordando este precedente he decidido llamar “alitonomía” al conjunto de propuestas de política económica que pudieran ser integradas al ya bien conocido proyecto político de Rafael Alejandro Moreno Cárdenas (“Alito”) para ganar la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) del Partido Revolucionario Institucional (PRI), a fin de, desde esa plataforma, competir por posiciones importantes de poder a todos los niveles y en todo el país.

El primer elemento de la “alitonomía” debe ser que el primer objetivo de la política económica del Estado mexicano tiene que ser el crecimiento elevado y sostenido del Producto Interno Bruto (PIB), tan elevado como sea posible y sostenido por un periodo tan prolongado como sea posible, pues solamente de esa manera se conseguirá un crecimiento del empleo, y de los salarios reales, suficiente para hacer accesibles niveles de ingreso adecuados en aras de que un número amplio y creciente de familias mexicanas acceda a niveles de consumo y ahorro comparables a los de las economías más avanzadas y prósperas del planeta. ¿Y cómo alcanzar aquí y ahora ese crecimiento elevado y sostenido del PIB? No hay fórmulas mágicas, pero sí disponemos de algunos resultados de estudios serios y bien sustentados que nos ofrecen valiosas luces al respecto. Y quizá peco de falta de modestia al citar mi propio trabajo, pero es hasta dónde llegan mis conocimientos, lo mejor que puedo ofrecer.

Así, pues, la tesis doctoral que defendí para alcanzar el grado de Doctor en Economía Política y Gobierno por la Universidad de Harvard se tituló “Economía Política del Crecimiento Económico de México”; está fundada en una base de datos de 100 años del desempeño económico de México que yo mismo compilé en un intenso esfuerzo de más de dos años. El análisis que de ella resulta muestra que son dos las fuentes fundamentales del crecimiento económico de México:

1) La Inversión Extranjera Directa (IED), que incorpore innovación tecnológica.

2) La inversión en formación de capital humano de nivel medio, medio superior y superior, es decir, en educación secundaria, preparatoria y universitaria, sobre todo la de carácter técnico y tecnológico.

De este modo, la “alitonomía” debe hacer del incremento sustancial y permanente de estas dos variables el objetivo primordial de sus esfuerzos, y Moreno Cárdenas deberá trabajar para desarrollar los instrumentos y obtener los apoyos, a nivel nacional e internacional, necesarios para ese fin. Y eso significa que, sin demora, deberá integrar a su equipo cercano a las personas con el bagaje técnico y la operatividad internacional necesarios para ir formulando el proyecto económico con el que el PRI buscará superar los resultados del gobierno en turno.

He aquí, pues, el reto que “Alito” deberá superar para darle credibilidad a su postura sobre la viabilidad presente y futura del PRI, según sus afirmaciones recientes. Al respecto, “Alito” ha convocado a la unidad de los priístas y ha dicho que “el PRI no está en la lona”.

De ganar la dirigencia nacional del tricolor, Alejandro Moreno y Carolina Viggiano se comprometen a dar resultados en las elecciones de 2020. Moreno asegura que el PRI está de pie y, por ello, hace el compromiso de obtener triunfos en los próximos procesos electorales.

Y aunque una de las principales amenazas son los resultados que ha obtenido, en los últimos procesos, Morena, el aspirante señala que la organización política que llevó a la Presidencia a Andrés Manuel López Obrador no es un partido político.

“Intenta ser un partido, pero Morena es un ave de paso: Nació ayer, gobierna hoy y se irá mañana. La sociedad lo está viendo; las familias tienen preocupación, tienen angustia, pero también falta de resultados, falta de crecimiento”. Y frente a esta falta de crecimiento, el PRI puede ofrecer el proyecto contenido en la “alitonomía”.

[email protected]

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...