AL, la región más violenta: BID

Crecimiento sería mucho mayor si no tuviera factores nocivos obrando en contra; favelas en Brasil, extrarradio en Argentina y las disputas entre el narcopoder en México, amén de la virulencia recalcitrante en Centroamérica, lastres

Compartir:
Lapidario informe del Banco Interamericano de Desarrollo

Hace unos días, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) emitió un informe relacionado con el coste anual del crimen y la violencia como detractores de la riqueza de una economía.

Desde luego, también como factor que erosiona el tejido social e inhibidor del clima de inversiones; ¿quién quiere abrir una franquicia, o trasladar una empresa subsidiaria, en medio de ráfagas de bala, bombazos, secuestros y extorsión de empresarios?

El BID calcula en 261 mil millones de dólares el costo aproximado anual del crimen y la violencia en América Latina, no nada más su impacto público, sino también social y, primordialmente, privado.

Toda esta vorágine significa el 3.55% del PIB de la región,  es decir, América Latina podría crecer mucho más si no tuviera estos factores nocivos obrando en contra.

Y si Carlos Fuentes escribió que América Latina era la región “más transparente”, también, desafortunadamente, es la región más conflictiva, la que destaca en el renglón de la criminalidad, a tal grado que duplica el promedio del impacto del crimen en los países desarrollados.

Es decir, las favelas en Brasil, el extrarradio en Argentina y las disputas entre el narcopoder en México, más la virulencia recalcitrante en Centroamérica, le quitan mucho brillo a una región que desperdicia el mismo porcentaje en criminalidad que en inversión en infraestructura.

El binomio inseguridad-violencia sigue siendo una operación de resta en cuanto al crecimiento de una economía y, desde luego, juega un rol perverso en el renglón de lo social.

Según el BID, “equivale a los ingresos del 30% de la población de menos ingresos de la región lo que subraya el grave impacto que la delincuencia tiene sobre el desarrollo de los países”.

En verdad es muy preocupante; ningún político debería dejar de lado dicho informe: “El crimen y la violencia alcanzan niveles que se acercan a una crisis. La región tiene el 9% de la población mundial, pero registra un tercio de las víctimas de homicidios a nivel global. Es la región más violenta del planeta, fuera de las zonas de guerra. Seis de cada 10 robos son cometidos con violencia y el 90% de los homicidios no son resueltos. Sus cárceles están entre las más hacinadas en el mundo”.

Eso, aunado a una muy mala publicidad porque, además, prevalece una tendencia a maximizar cualquier hecho de violencia… las noticias se han latinoamericanizado.

Hay una resonancia global mediática por un estudiante, en Monterrey, atacando a punta de pistola a su profesora y compañeros, pero unos días después, en España, un estudiante “niño bien” agarró a cuchilladas a sus compañeros.

El video de los lamentables hechos de Monterrey recorrió, incesantemente, las redes sociales y la noticia apareció en todos los principales medios de comunicación del mundo. Lo de España no.  Y, en ambos casos, son dos estudiantes atacando a sus compañeros al interior de las aulas; la intencionalidad es la misma, y el grado de locura; ambos son hechos psicóticos.

Sin embargo, el impacto no se digiere igual porque, lamentablemente, se va construyendo una imagen con silogismos malvados, donde “México es un país violento; sus estudiantes atacan a sus compañeros; por ende, todos son violentos”. Y eso, en la psique, es un bombardeo negativo; la gente extranjera se lo pensará dos o tres veces para viajar, hacer turismo, poner un negocio o llevar  a cabo una inversión.

 

A COLACIÓN

No, la violencia en la región no es homogénea; el BID destaca que en Centroamérica, dos países están atrapados en dicha descomposición: Honduras y El Salvador. “En ambos, el costo del crimen y la violencia supera el 6% del PIB”.  Por su parte, en Brasil es del  3.78% del PIB; en el caso particular de México es del 1.92 por ciento.

¿Qué pasa en países desarrollados en este renglón? El organismo internacional aduce que tienen tasas bajas, con impacto menor dentro del PIB, por ejemplo,  Alemania, con el 1.34% del PIB, Canadá, con el 1.39%,  Estados Unidos, con  el 2.75%, o Reino Unido, con  el 2.55 por ciento.

Nótese que el porcentaje de alcance es menor en México que en Estados Unidos, pero el boomerang en la forma como se esparcen las malas noticias va en detrimento de la propia imagen del país azteca. Crea fama y…

 

@claudialunapale

 

 

Compartir: