‘A mi manera’

Vida se hace de pedacitos y de tiempos cortos

Compartir:

Y ahora, el final está aquí y entonces enfrento el telón final.

Mi amigo, lo diré sin rodeos, hablaré de mi caso, del cual estoy seguro.

He vivido una vida plena.

Viajé por todos y cada uno de los caminos.

Y más, mucho más que esto, lo hice a mi manera.

Arrepentimientos, he tenido pocos.

Pero igualmente, muy pocos para mencionarlos.

Hice lo que debía hacer y lo hice sin excepciones.

Planeé cada programa de acción, cada paso cuidadoso a lo largo del camino.

Y mucho más, más que esto, lo hice a mi manera.

Sí, hubo oportunidades.

Estoy seguro que los sabían.

Cuando mordí más de lo que podríamos masticar. Pero al final, cuando hubo duda, me lo tragué y luego lo dije sin miedo.

Lo enfrenté todo y estuve orgulloso, y lo hice a mi manera.

He amado, he reído y llorado.

Tuve tantas experiencias, me toco perder.

Y ahora, que las lágrimas ceden.

Encuentro tan divertido pensar que hice todo eso.

Y permítanme decir sin timidez.

¡Oh, no, oh, no, a mí no, yo sí lo hice a mi manera!

Pues qué es un hombre, ¿qué es lo que ha conseguido?

Si no es a sí mismo, entonces no tiene nada.

Decir las cosas que realmente siente y no palabras de alguien que se arrodilla.

Mi historia muestra que asumí los golpes y lo hice a mi manera.

“SÍ, FUE A MI MANERA”

PAUL ANKA

 

En la vida hay muchas cosas por las cuales nos podríamos arrepentir, y otras, de las cuales nos podríamos sentir muy orgullosos, finalmente, la vida se hace de pedacitos y de tiempos cortos, cada momento es diferente y estamos cambiando hasta de piel y de cada uno de los órganos que componen nuestro ser, el cambio es constante, nacemos para irnos derecho al camino de la muerte y llegamos sin nada y nos vamos con nada, por ello, cuando volteamos mucho para atrás buscando respuestas, nos podremos caer con la piedrita de enfrente, y es normal que pidamos ver los caminos de la vida en cada paso, y no tenemos ni la más remota idea de a dónde nos dirigimos, nadie nos puede decir a dónde vamos si no conocemos los caminos, y es la realidad, tendremos que poner la fe y la confianza de que, al final de cuentas, cada uno va construyendo sus rutas y sus destinos.

De niño, puedes soñar algunos objetivos, pero creces y van más opciones, la información es válida y los riesgos son diferentes, nada se deja de pagar con su precio, todo tiene el precio, incluso el de la vida, pagando con la muerte, esto no es el final sino una parte de lo que tenemos en el camino de la vida. A lo mejor, nos pesan algunos años y momentos, pero lo importante, cuando nos desapegamos, es que dejamos los viejos recuerdos y no nos pesan, sino que los amamos, son los pavimentos que nos dieron ruta en el tiempo y al lado de los amigos y seres que queremos. No hay amor completo ni universal, esto, no es cierto, cada uno ama lo que quiere y lo que tiene a la mano, amar de lejos pues, como dice el dicho, es de pendejos y así, la única realidad, es que cada uno  hace a su manera, como lo entiende o como lo asume.

Ahora, doy gracias a mi amigo y hermano, Juan Bustillos, por volverme a dar el espacio en mi revista: IMPACTO y en el diario, no es fácil teclear las notas con el compromiso de estar a la altura de las circunstancias, hay que pensar en lo que decimos y lo que vivimos, lo que queremos y a pesar de ser a mi manera, tenemos que entender que, al final, pues es a la manera de muchos más, porque hay caminos que se cruzan y se van entrelazando a lo largo de los días, años y tiempos o espacios y momentos.

Digamos que el destino me hizo nacer en un rancho, que en este, logré lo que muchos no tienen: su Nagual y su Tonal, la magia de la vida. Y esto, en mi mundo, es el realismo total. Cada uno tiene lo que quiere o lo que puede y así vamos pateando el bote por las calles y los olores, sabores, colores nos van dando los tonos en que vemos la magia en la que nos movemos. Muchos, solamente ven el realismo y está bien, es lo suyo, nosotros, tenemos más visiones y entendemos que el escuchar el silencio, el  observar los colores, el tener la relación con animales, gentes y plantas por medio de la energía y la buena vibra o la mala, es parte de lo que hacemos a nuestra manera, la que vivimos, la que sentimos, en la que estamos, por ello, pues, les deseamos un mejor momento para que tengan un buen año…

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...