4T ¿Cómo vamos en materia económica?

Propuestas de desmantelar el modelo neoliberal deben ser respaldadas por una alternativa viable y coherente

Compartir:

Las políticas económicas nacionales han generado actualmente un declive del 0.2% del Producto Interno Bruto de nuestro país, el único sector que registró un crecimiento fue el primario con un 2.6%.

Es decir, las propuestas actuales de desmantelar el modelo neoliberal deben ser respaldadas por una alternativa viable y coherente, basada en evidencia empírica, lo que conlleva esfuerzos transectoriales, desde una política fiscal progresiva hasta un nuevo modelo de política social.

En los mercados bursátiles de Estados Unidos que tuvieron su peor caída del año desde enero, el Dow Jones cayó 1.8% y se colocó por debajo de los 26 mil puntos, a la Bolsa mexicana tampoco le ha ido bien, se registró una caída en su duodécima sesión, siendo la peor desde 1987, con una pérdida de 0.47%.

El escaso crecimiento económico registrado en el primer trimestre del año resulta a todas luces contradictorio frente a los buenos resultados obtenidos en los EUA mientras nuestro país vecino del norte registra una tasa de desempleo inferior al 4% y un crecimiento económico por encima del 3.2%.

Si entendemos el neoliberalismo, a la luz de los principios del consenso de Washington, como el modelo económico caracterizado por un agudo repliegue estatal, la privatización de empresas públicas, la desregulación de los mercados y la reducción de impuestos, el PND no incluye propuestas de políticas públicas que ofrezcan una alternativa al modelo neoliberal, hasta el momento sólo se conoce que se ha dado fin a dicho modelo.

Muy al contrario, el presidente pone el acento en la importancia de reducir impuestos, no elevar tasas impositivas y no crear nuevas obligaciones tributarias. A las críticas realizadas al presidente López Obrador se ha sumado la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en la voz del Secretario General Gurría, quien ha criticado recientemente las políticas dirigidas a Pemex, y quien a la vez ha estimado en 1.6% anual el crecimiento de la economía mexicana en 2019.

Recordemos que Pemex es la compañía petrolera más endeudada del mundo, con una deuda de 105 mil millones de dólares, un equivalente al 9% del PIB nacional, si la 4T busca generar un rescate de dicha paraestatal debe comenzar a visualizarla como una empresa y no como la caja grande del país para solventar gastos que no le corresponden.

Las recomendaciones de la OCDE son refinanciar seis mil millones de dólares de deuda, y enfrentar compromisos de inversión para los proyectos que se tienen planeados para esta administración.

La desaceleración económica de nuestro país es producto de varias circunstancias, no olvidemos que la economía está compuesta de un sistema que la hace funcionar entre sí. Podemos destacar algunas que solas parecen afectar a un sector en específico pero que en su conjunto han generado los primeros efectos de lo que algunos economistas han llamado indicios de una desaceleración económica mundial y la incertidumbre en la política interna deja a los mercados y las economías en un constante nerviosismo.

Las causas de la desaceleración son internas, la implementación de las nuevas políticas públicas, el recorte presupuestal, la situación con Pemex, la disminución de combustibles y la guerra contra el huachicoleo, la cancelación del NAIM y el enorme uso de recursos en programas sociales son sólo por mencionar algunos de los factores.

De acuerdo a un buen número de analistas, el descrédito del Estado mexicano como garante del Estado de derecho a mediano plazo. Frente a este ambiente de escepticismo y nerviosismo, los consumidores tienden a no obtener créditos y favorecen el ahorro (lo que agudiza la desigualdad pues los más desfavorecidos gastan el total de su ingreso). Este fenómeno detona un proceso de contracción económica.

La escalada en la actual guerra comercial de los Estados Unidos con China, ha generado nerviosismo en los mercados, Washington interrumpió dos días de negociaciones a causa de otra ronda de aranceles a las importaciones chinas. La disputa comercial que ya se acerca al año, ha generado mayor controversia con la prohibición de compra de tecnología estadounidense a la empresa Huawei.

Se espera para el mes de junio una previsión de aranceles de hasta 25% a productos estadounidenses valorados en $60 mil millones.

México deberá tener una visión prospectiva para colocarse en una posición comercial ventajosa o perder una vez más otra oportunidad ahora en la arena comercial de posicionarse como un país a la altura de las circunstancias internacionales.
Con la visita reciente de Christine Lagarde, directora del Fondo Monetario Internacional, en su discurso político, felicitó al presidente López Obrador, por buscar impulsar un crecimiento económico inclusivo, sin embargo en los números el FMI redujo la estimación de crecimiento a 1.6% para 2019.

En suma, ante la creciente desigualdad económica y social que ha azotado al mundo industrializado y a América Latina, la transformación del modelo económico debe descansar en un modelo alternativo, basado en la evidencia, que brinde seguridad a los mercados y que sea congruente con un plan transversal de desarrollo. Ello, a su vez, debe gozar del respaldo de los ciudadanos, del sector privado, organismos no gubernamentales y hasta de los mismos funcionarios públicos. De otra forma, la transformación económica se traducirá en un estancamiento -y posible recesión- de la economía nacional.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...