Noroña y Muñoz Ledo desatan al ‘tigre’

La Izquierda inicia ‘a su estilo’ el primer día de trabajo ordinario en San Lázaro. Gerardo Fernández recrimina a Porfirio acudir el lunes al mensaje de Peña Nieto en Palacio Nacional, al que también fue Martí Batres, líder del Senado

Compartir:

Tanto que se habló que Andrés Manuel López Obrador podría soltar el tigre si perdía la elección presidencial… pero no, el tigre está suelto en la Cámara de Diputados a través de Porfirio Muñoz Ledo, presidente de la Mesa Directiva de San Lázaro, y del legislador petista Rodrigo Fernández Noroña.

Y es que durante la primera sesión ordinaria, Fernández Noroña llama ‘insolente’ al presidente de la Cámara de Diputados. ‘Usted es un golpeador’, responde.


De esta forma es como la Izquierda inicia ‘a su estilo’ el primer día de trabajo ordinario en San Lázaro.

Gerardo Fernández recrimina a Porfirio acudir el lunes al mensaje de Peña Nieto en Palacio Nacional, al que también fue Martí Batres, líder del Senado.

Bajo votación se le negó la palabra al diputado del PT. ‘¿A ver quién gana, un diputado o la inmensa mayoría de la Cámara?’, advirtió el de Morena.

 

FERNÁNDEZ NOROÑA CONFRONTA A MUÑOZ LEDO

Con mano alzada, la mayoría de la Cámara de Diputados atajó la intención del diputado petista Gerardo Fernández Noroña de utilizar la tribuna para reclamar al presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo, su asistencia al mensaje del Presidente Enrique Peña Nieto con motivo del Sexto Informe de Gobierno.

En la primera sesión de la Cámara de Diputados, Fernández Noroña reclamó y exigió el uso de la palabra, a lo que Muñoz Ledo aclaró que no se la daría para evitar desorden. “Usted fue el agresor. No le voy a conceder el uso de la palabra. No permitiremos que usted ponga desorden en este Congreso”.

Previamente, desde su curul, el legislador Santiago González Soto, del Partido del Trabajo (PT), cuestionó a Muñoz Ledo sobre su asistencia al evento del Presidente Peña.

A esto, el legislador de Morena respondió que no acepta alguna censura, porque los actos públicos de las diputadas y diputados “son nuestra exclusiva responsabilidad ciudadana y política”.

Sin embargo, Muñoz Ledo aclaró que lo hizo en su calidad de diputado y de presidente de la Cámara de Diputados, cargo que expresa la unidad de la propia Cámara, “y no está roto el orden constitucional. Eso dice la ley, yo acaté la ley”, y además junto con el diputado Marco Antonio Adame, vicepresidente de la Mesa Directiva, “fuimos agredidos físicamente por otro miembro de este Congreso, lo que es inaceptable”.

Ante la insistencia de Gerardo Fernández Noroña para hablar, Muñoz Ledo cuestionó los motivos del petista. Además, aclaró que no aceptaba la moción de orden porque no hubo desorden. “A no ser que usted quiera provocarlo, lo que no permitiré”, recalcó.

Porfirio Muñoz Ledo acusó a Fernández Noroña de haberle faltado el respeto en el evento de la víspera y de agredirlo físicamente, pero este último dijo que el señalamiento era una mentira y exigió de nuevo el uso de la palabra, ignorando los llamados a que se mantuviera en su curul.

En dos ocasiones, Fernández Noroña utilizó el micrófono de la tribuna para hacer uso de la palabra, que tenía la secretaria de la Mesa Directiva, Ana Gabriela Guevara Espinoza, por lo que Muñoz Ledo ordenó que se le quitara el sonido y le recordó que el presidente de la Mesa Directiva no puede ser invocado por alusiones personales. “No permitiré que usted ponga desorden en esta Cámara”.

Fernández Noroña reclamó la falta de respeto e insolencia al presidente de la Mesa Directiva, quien a su vez le aclaró que no era insolente y lo acusó de ser un golpeador.

Finalmente, Muñoz Ledo pidió al pleno decidir a través de votación con mano alzada si le daban la palabra al diputado Gerardo Fernández Noroña, lo que fue rechazado con una mayoría abrumadora.

 

GÓMEZ URRUTIA PIDE MODIFICAR LA INICIATIVA DE MIGUEL MANCERA

Napoleón Gómez Urrutia se estrenó en la primera sesión ordinaria de la Cámara Alta.

Desde su escaño, el líder minero tomó el micrófono para pedir la modificación de la iniciativa del senador perredista Miguel Ángel Mancera sobre salarios mínimos.

Gómez Urrutia coincidió en que es necesario desaparecer la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos porque es obsoleta y representa “un techo o un tope” para que los sueldos de los trabajadores puedan crecer.

Cabe recordar que a nombre de su bancada, el ex jefe de Gobierno de la Ciudad de México presentó una propuesta para modificar el artículo 123 de la Constitución para replantear cambiar el término de salario mínimo por salario digno.

También modificar su designación y desaparecer la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos y crear un órgano autónomo denominado Instituto Nacional del Salario Digno.

“Éste tendría a su cargo realizar los estudios para determinar los salarios dignos general -que será para todo el país- y profesionales -se determinará de forma diferenciada en ramas determinadas de la economía, así como en profesiones, oficios o trabajos especiales-“, se lee en la iniciativa perredista.

Desde su escaño, el líder minero demandó que una vez que se discuta en la comisión respectiva, se analice a detalle el mecanismo para determinar dichos salarios, anular todo lo que se parezca a un salario mínimo.

Napoleón Gómez coincidió en que es necesario desaparecer la Comisión Nacional de los Salarios Mínimos porque es obsoleta y representa “un techo o un tope” para que los sueldos de los trabajadores puedan crecer.

“Mi sugerencia es que cuando se analice esta propuesta se contemple un contexto mucho más amplio y no dejar nada más un salario porque si vamos a medir los salarios mínimos y contemplamos la opinión empresarial siempre van a querer ligarlos a la producción empresarial”, manifestó.

“Subir los salarios es una necesidad no sólo económica, sino social, la sugerencia es que se discuta en un contexto más amplio; el concepto suena bien, pero no salarios mínimos dignos, sino salarios integrales”, expresa Gómez Urrutia.

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...