Trump llega a Bruselas; exige más recursos a la OTAN

La cumbre de este miércoles y jueves es descrita por diplomáticos aliados como la más difícil de los últimos años

Compartir:

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, llega a Bruselas esta noche para participar de una cumbre de la OTAN marcada por el miedo de la desestabilización que podría desencadenarse por alguna nueva declaración del líder de la Casa Blanca.

La cumbre de este miércoles y jueves es descrita por diplomáticos aliados como la más difícil de los últimos años.


Tendrá lugar días antes del primer encuentro entre Trump y el presidente de Rusia, Vladimir Putin, en Helsinki, Finlandia, el 16 de julio.

En la capital belga, el magnate estadunidense volverá a exigir que los miembros de la Alianza Transatlántica incrementen sus gastos en Defensa al dos por ciento de su producto interno bruto (PIB), como ya adelantó en un carta enviada a sus aliados la pasada semana.

En 2014 los aliados se comprometieron a alcanzar la meta del dos por ciento para 2024.

A la fecha solo cuatro países atienden el deseo de Trump, además del propio EUA: Reino Unido, Polonia, Grecia, Rumania y Estonia.

Francia, Letonia y Lituania. podrían alcanzar la meta este año.

El secretario general de la Alianza, Jens Stoltenbeg, se alineó con la posición de Trump esta semana y exhortó a Alemania, principal blanco de las críticas del líder estadunidense, a aumentar su gasto en defensa.

“Espero que Alemania haga más”, afirmó en una entrevista publicada el domingo por el semanario alemán Bild am Sonntag.

El principal temor en Bruselas es que, sin una señal concreta de sus socios, el jefe de la Casa Blanca amenace con suspender la participación de su país en ejercicios militares conjuntos o con retirar las tropas que tiene desplegadas en territorios aliados, donde constituyen una importante fuerza disuasoria frente a Rusia.

La cumbre de la OTAN se celebrará en un contexto particularmente tenso entre EUA y Europa, enfrentados por una guerra comercial y por posiciones divergentes sobre el acuerdo nuclear iraní y el Tratado de París sobre el cambio climático, de los cuales Trump decidió retirarse.

La situación no ha hecho más que empeorar tras la reunión del G7 en Canadá, el pasado mes, en la que Trump rechazó la declaración conjunta final, acordada con mucha dificultad, y criticó abiertamente al primer ministro canadiense Justin Trudeau, y al presidente de Francia, Emmanuel Macron.

La visita de Trump a la capital de la UE ha desatado protestas antes mismo de su llegada.

El pasado domingo, miles de personas marcharon en las calles de Bruselas bajo lemas como “Trump no es bienvenido”, “Hagamos la paz grande otra vez” o “Queremos paz y no guerra”.

La manifestación, convocada por la plataforma “Trump not Welcome” (Trump no es bienvenido, en inglés), reunió entre tres mil y cuatro mil participantes, según los organizadores, quienes rechazan un aumento en los gastos globales en Defensa.

Más protestas aguardarán el mandatario estadunidense en Londres, segunda etapa de su viaje, cuando se entrevistará con la primera ministra británica Theresa May.

Un bebé hinchable gigante con la cara de Trump sobrevolará la ciudad, donde el magnate no pasará más que una noche antes de seguir para Helsinki y su cita con Putin.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...