Puigdemont pide mediación pero mantiene plan independentista en Cataluña

Como primer acuerdo tomado, Puigdemont precisó que se reclama la salida de Cataluña de los cuerpos de Policía Nacional y Guardia Civil que en los últimos días llegaron a Cataluña para impedir la consulta

Compartir:

El presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont, pidió hoy la mediación internacional para resolver la crisis política e institucional con el Estado español, pero sin que ello implique renunciar a su plan independentista.

El dirigente nacionalista ofreció este lunes una rueda de prensa tras presidir una reunión del gobierno de Cataluña (noreste de España) en la que se analizó la jornada de referéndum que promovió y que es rechazado por el Estado español.

Como primer acuerdo tomado, Puigdemont precisó que se reclama la salida de Cataluña de los cuerpos de Policía Nacional y Guardia Civil que en los últimos días llegaron a Cataluña para impedir la consulta y que el domingo en sus actuaciones dejaron más de 800 heridos en choques con ciudadanos.

Anunció la creación de una comisión especial para investigar lo ocurrido, que va a recabar toda la información audiovisual para denunciar la violencia de los cuerpos policiales.

Puigdemont vinculó esta decisión al segundo acuerdo que es pedir la mediación internacional, principalmente de la Unión Europea (UE) “que debe dejar de mirar a otro lado” e implicarse toda vez que los hechos de violencia afectan el respeto de la Carta de Derechos Humanos de UE.

Sin embargo, aclaró que no pone nombres a la persona o personas que podrían fungir en esa mediación, que consideró necesaria.

Al ser preguntado sobre si además acepta abrir el diálogo con el gobierno español, respondió que él está dispuesto a hablar con Mariano Rajoy pero que no quiere se le pida condiciones para iniciar esos contactos.

“A mi entender es un error del gobierno español el no reconocimiento político y no judicial o policial del problema. ¿Cómo se puede dialogar sobre algo que no se reconoce?, aseveró.

“Lo que está pasando, aunque no les guste, está pasando y cuando más tarde en reconocer es peor”, manifestó.

Consideró que no es una contradicción pedir la mediación internacional y mantener el objetivo de independencia, que parte “de un hecho vinculante” que es el voto de dos millones 662 mil 424 catalanes (de los 5.3 millones convocados al referéndum).

“Más de dos millones de votos es una demostración de dignidad y coraje, es una persistencia en el tiempo y no es una ocurrencia. Hay una actitud cívica en esta demanda y tras el resultado (dos millones 20 mil 144 a favor de la independencia) hay condiciones de ser respetados y escuchados”, comentó.

Sobre la posibilidad de que esta semana el Parlamento de Cataluña aprueba una declaración unilateral de independencia, dijo que finalmente será la cámara la que proceda conforme los resultados de la consulta.

Aclaró que de momento él no hace esa declaración, y que tampoco sabe en qué momento el Parlamento catalán puede decidir esa medida.

Puigdemont junto a los miembros de su gobierno y la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, encabezaron una concentración para condenar los hechos de violencia vividos en el domingo y que dejaron más de 800 heridos.

A la misma hora, grupos estudiantiles se manifestaron en la Plaza de Cataluña de esta ciudad para defender la celebración del referéndum y también expresar su rechazo a la actuación policial.

En Madrid, el presidente del gobierno español Mariano Rajoy convocó para este lunes reuniones por separado con los líderes del opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, y de la cuarta formación Ciudadanos, Albert Rivera.

La intención, anunciada la víspera por el mandatario, es conocer los puntos en común que las fuerzas políticas contrarias al proyecto independentista catalán comparten de cara a futuros escenarios en esta crisis.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...