Protestan frente a Casa Blanca por deportación de hondureños

Los inmigrantes y los activistas de la organización Casa Maryland y del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU) demandaron de Trump y del Congreso una solución para permanecer en el País antes del plazo de salida en enero de 2020

Compartir:

Más de un centenar de inmigrantes y activistas protestaron hoy frente a la Casa Blanca por la decisión del presidente Donald Trump de terminar con el programa de Estatus de Protección Temporal (TPS) que protege contra las deportaciones a más de 56 mil hondureños.

Los inmigrantes y los activistas de la organización Casa Maryland y del Sindicato Internacional de Trabajadores de Servicios (SEIU) demandaron de Trump y del Congreso una solución para permanecer en el País antes del plazo de salida en enero de 2020

“El Salvador, Nepal, Haití, Sudán, Nicaragua y ahora Honduras. Este presidente ha enviado un mensaje de odio a los hermanos y hermanas de estos países”, señaló el dirigente de Casa Maryland, Gustavo Torres.

La secretaria de Seguridad Interna (DHS) Kirstjen Nielsen anunció el viernes que los hondureños tendrán una última extensión de 18 meses del TPS por lo que deberán salir del país a más tardar el 5 de enero de 2020.

Los hondureños recibieron el TPS en 1999, durante la administración del expresidente Bill Clinton, a raíz del embate del huracán Mitch. Pero el DHS consideró que, 19 años después, ya no existen las condiciones en Honduras que justifiquen el TPS.

Sin embargo, inmigrantes y activistas se quejaron que la decisión del DHS no toma en cuenta la situación de inseguridad, incluida las pandillas, y los problemas de pobreza en el país.

“Esta decisión no es más que la continuación de una agenda xenofóbica y de una falta de compromiso de esta administración para proteger inmigrantes”, denunció Abel Hernández, líder del grupo CARECEN.

El DHS señaló que la extensión final de 18 meses busca darles a los hondureños un tiempo de transición para regresar a su país o buscar otros medios legales para permanecer en Estados Unidos.

“Yo le he dado todo a este país y no me voy”, desafió la inmigrante hondureña Santos Reyes, quien llegó a Estados Unidos en 1994 y es beneficiaria del TPS.

“Yo voy a buscar una salida para seguirme quedando legalmente aquí. Vamos a luchar y vamos a ganar”, indicó la inmigrante que es camarera de un hotel capitalino.

Aunque los inmigrantes y activistas pidieron el apoyo del Congreso, hasta el momento no ha avanzado una propuesta de solución patrocinada por la demócrata de Nueva York, Nydia Velázquez, en la Cámara de Representantes.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...