París analiza soluciones innovadoras para descongestionar el tránsito

Con el apoyo de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, una lancha del proyecto denominado 'Sea Bubble', surcó las aguas del río que atraviesa la capital de Francia en el marco del segundo periodo de pruebas que realiza en seis meses sobre el río Sena

Compartir:

Con el objetivo de mejorar el tránsito en el centro de la capital francesa, el Ayuntamiento de París realizó durante las últimas semanas innovadoras pruebas de unas futuristas “lanchas voladoras” eléctricas en el río Sena que buscan convertir en futuros “taxis náuticos” para la Ciudad Luz.

Con el apoyo de la alcaldesa de París, Anne Hidalgo, una lancha del proyecto denominado “Sea Bubble”, surcó las aguas del río que atraviesa la capital de Francia en el marco del segundo periodo de pruebas que realiza en seis meses sobre el río Sena.


Las lanchas, que no producen ruido, ni olas, ni contaminan, están fabricadas por una empresa franco-sueca con un sistema de arcos de fibra de carbono que les permiten permanecer sobre el agua a una altura de 50 centímetros, a máxima velocidad.

Los botes funcionan mediante propulsión eléctrica, se manejan con un pequeño volante y en el futuro podrían ser solicitados a través de una aplicación en un teléfono inteligente.

La lancha, que contaría con varias estaciones concebidas para ser amarradas en el río Sena, puede alcanzar velocidades de entre 12 y 18 kilómetros por hora, la máxima velocidad permitida para navegar por el río Sena en el tramo que atraviesa la capital francesa, pero tiene potencia para superar esas velocidades.

“Es algo muy simple. Mezclamos un poco los códigos de un auto, el ‘sea bubble’ se parece a un auto, de un avión porque tiene alas sumergidas y de un barco”, explicó el coinventor de la lancha y cofundador de la compañía fabricante, el francés Alain Thebault.

El primero de los ensayos en París se realizó en junio de 2017, pero el proyecto fue abandonado temporalmente por problemas administrativos, de acuerdo con fuentes municipales.

Ahora el Ayuntamiento de París y los creadores del proyecto han realizado nuevas pruebas para reflotar la posibilidad de que la lancha preste el servicio de “taxi acuático” en el futuro.

Además de París y Venecia (Italia), otra ciudades con ríos o lagos de Holanda, Suiza, Francia y el puerto del Principado de Mónaco, entre otros territorios, estudian la posibilidad de implantar un servicio de “sea bubbles” en los próximos años.

Según la prensa francesa, cada unidad de las lanchas, que tiene una capacidad de al menos cuatro personas más el conductor, costaría alrededor de 140 mil euros (unos 164 mil dólares) y las primeras unidades del modelo estarían listas para ser entregadas en el verano del próximo año.

Varios grupos del mundo del lujo, como el líder mundial francés LVMH, han expresado su interés por el proyecto que en el futuro espera construir unidades para al menos una decena de pasajeros, inicialmente, e incluso de más de un centenar, señaló la prensa local.

Fuentes de la pequeña empresa fabricante de las lanchas precisaron que el gobierno de Dubai está interesado en adquirir lanchas de este tipo que puedan funcionar sin conductor.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...