Papa Francisco habla sobre abuso infantil, Venezuela y migrantes de regreso a Roma

Compartir:

El Papa Francisco habló hoy sobre el abuso infantil, la situación en Venezuela, migrantes, aborto, educación sexual y embarazos precoces, en su vuelo de regreso a Roma, tras su visita de cuatro días a Panamá para la XXXIV Jornada Mundial de la Juventud (JMJ).

Como ya es tradición en sus viajes al extranjero, el pontífice aprovechó su largo viaje trasatlántico para ofrecer una rueda de prensa a decenas de periodistas de medios internacionales que lo acompañaron en su viaje a Panamá, el número 26 al extranjero desde que fue elegido Sumo Pontífice en 2013.


La conferencia de prensa fue coordinada por el director interino de la Sala de Prensa de la Santa Sede, Alessandro Gisotti, quien resaltó el éxito del viaje papal a Panamá y la alegría y entusiasmo de los jóvenes panameños expresado al líder de la Iglesia Católica durante en su estancia de cuatro días a Panamá.

El Papa inició su conferencia resaltando que su misión en la Jornada de la Juventud, es la misión de San Pedro, confirmar en la fe, no con mandatos fríos, o preceptivos, sino dejándose tocar el corazón, tal como lo hizo en cada una de sus actividades. “Para cumplir una misión hay que sentir”, subrayó.

El jerarca católico expresó su satisfacción por su viaje, el cual dijo vivió intensamente, ya que cumplió con sus expectativas, y aunque admitió que se sentía “destruido” por el cansancio procedió a responder las preguntas de los periodistas.

Uno de ellos, pidió al Papa hablar sobre los embarazos precoces, recordando que esto es algo común en el continente latinoamericano, ya que tan sólo en Panamá hubo 17 mil el año pasado, y el cuestionamiento de los detractores que culpan a la Iglesia católica de este problema social por su oposición a la educación sexual.

En este sentido, el Sumo Pontífice consideró que es necesario que las escuelas den educación sexual, resaltando que el sexo es un don de Dios y no es un monstruo. “Es el don de Dios para amar y si alguien lo usa para ganar dinero o aprovecharse del otro, es un problema diverso”, dijo.

Destacó es necesario ofrecer la educación sexual objetiva, como es, sin colonizaciones ideológicas, ya que “si en las escuelas se da una educación sexual embebida de colonizaciones ideológicas, destruyes a la persona” y destacó que lo ideal sería que la educación sexual comience en casa, con los padres.

Otro periodista cuestionó al Papa sobre el tema del abuso contra los menores que será tratado en la Conferencia Episcopal, que se celebrará el mes próximo en las Santa Sede, y le preguntó sobre sus expectativas y esperanzas para este encuentro

“La idea de este encuentro surgió porque vimos que algunos obispos no entendían bien o no sabían qué hacer, si hicieron algo bueno o algo incorrecto. Hemos sentido la responsabilidad de dar una ‘catequesis’ sobre este problema a las conferencias episcopales y por eso se ha llamado a los presidentes de los episcopados”, respondió.

Los objetivos, dijo el Santo Padre, tomar conciencia del drama, de lo que es un niño o una niña abusada. Regularmente, el Papa recibe a personas que han sido abusadas. Recuerdo uno, dijo: “de 40 años que no puede rezar. Es terrible, el sufrimiento es terrible. Segundo: que sepan lo que hay que hacer, cuál es el procedimiento”.

Agrego, “porque a veces el obispo no sabe qué hacer. Es algo que ha crecido muy fuerte. Y luego hacer programas generales, pero que lleguen a todas las conferencias episcopales: sobre lo que debe hacer el obispo, lo que debe hacer el arzobispo metropolitano y el presidente de la conferencia episcopal. Que existan protocolos claros. Este es el objetivo principal.

Pero primero que nada, insistió el Papa, hay que tomar conciencia del problema. En el encuentro, se rezará, habrá algún testimonio para tomar conciencia, alguna liturgia penitencial para “pedir perdón a toda la Iglesia”, subrayó, según reportes de la agencia Aci Prensa y Vatican News

El Papa también fue interrogado sobre la situación política que se vive en Venezuela, luego de que el presidente de la Asamblea Nacional, el opositor Juan Guaidó, juramentó como “presidente encargado de Venezuela”, desconociendo el segundo mandato de Nicolás Maduro, iniciado el pasado día 10.

“Me espanta el derramamiento de sangre en Venezuela”, indicó el líder católico refrendado su apoyo a todos los venezolanos por el difícil momento que viven y que están sufriendo, dentro o fuera del país sudamericano y pidió ayuda de aquellos que pueden contribuir a resolver el problema.

El Papa también habló sobre el aborto, tema que calificó como un drama, y sobre el tema de los migrantes, muchos de ellos niños que arriesgan su integración e incluso su vida al huir de sus países y buscar mejores condiciones de vida en otros países, donde también se arriesgan ser erradicados.

“En el confesionario entendí el drama del aborto, a las mujeres que tienen esta angustia les digo: tu hijo está en el cielo, habla con él, cántale la canción de cuna que no pudiste cantarle, hay que tratar de ayudar a las mujeres a reconciliarse con el hijo no nacido”, indicó.

Sobre el tema de los migrantes, el Pontífice consideró que es un problema de caridad, de amor, de solidaridad, e insistió que las naciones más generosas para recibir a los inmigrantes han sido Italia y Grecia y un poco Turquía, y recordó que la manera de resolver el problema es ayudar a los países de donde vienen los migrantes.

“Vienen por hambre, o por guerra. Hay que Invertir donde hay hambre, Europa es capaz de hacerlo, y este es un modo de ayudar a crecer esos países. “Pero siempre existe ese imaginario colectivo que tenemos en el inconsciente: ¡África debe ser explotada! ¡Esto pertenece a la historia, y duele!”, apuntó.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...