Papa deja a Colombia el reto de pasar la página de la guerra y el odio

El gran reto de la sociedad colombiana, pero principalmente de todas las estructuras del Estado, de la clase política y empresarial, es impulsar con acciones concretas los mensajes contundentes que dejó Francisco desde la tarde del 6 de septiembre,

Compartir:

Perdonar y desarmar los corazones, pasar la página de la guerra, el odio y la venganza, para avanzar hacia la reconciliación con verdad, justicia y reparación, fueron los mensajes que dejó el Papa Francisco a los 48 millones de colombianos durante su visita pastoral a este país.

El gran reto de la sociedad colombiana, pero principalmente de todas las estructuras del Estado, de la clase política y empresarial, es impulsar con acciones concretas los mensajes contundentes que dejó Francisco desde la tarde del 6 de septiembre, cuando inició su visita pastoral que finalizó en la noche de este domingo.

Uno de los mensajes que puede resumir todas las reflexiones que hizo el Obispo de Roma en Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, está en este párrafo: “Es la hora para desactivar los odios, renunciar a las venganzas y abrirse a la convivencia basada en la justicia, en la verdad y en la creación de una verdadera cultura del encuentro fraterno”.

Francisco llegó a Colombia con un amplio conocimiento de la coyuntura actual de este país, que logró desactivar el poderoso aparato militar de las guerrillas de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), que dejaron las armas el 15 de agosto pasado para convertirse en partido político, después de 53 años de guerra.

Desactivar odios y venganza, va dirigido a los sectores políticos, empresariales y sociales, que se resisten a aceptar el acuerdo de paz, que invocan el pasado de la guerra, a líderes de amplia influencia en la opinión pública, que polarizan cada día desde los micrófonos en el Congreso, medios de comunicación y redes sociales.

Abrirse a la convivencia basada en la justicia y la verdad, es un mensaje claro para los actores de la guerra en Colombia: Guerrilla, grupos paramilitares de extrema derecha, y el Estado con sus organismos de seguridad, porque todos ellos fueron responsables de la degradación de la guerra que dejó cerca de 300 mil muertos, miles de desaparecidos, millones de desplazados.

Justicia y verdad es lo que reclaman las víctimas de la guerra, cuyos testimonios más desgarradores los escucho Francisco en su visita a la ciudad de Villavicencio, una de las zonas más azotadas por todos los actores de la guerra.

El padre Carlos Novoa, analista de la realidad colombiana y estudiosa de los mensajes de Francisco, comentó este lunes en la cadena privada Caracol, que la principal reflexión del Obispo de Roma fue: “Construir un nuevo país, reconciliémonos”.

“Son las victimas las que dieron ejemplo en esta visita, le mostraron al país que es necesario perdonar para seguir adelante (…) es necesaria la reconciliación o de lo contrario la otra salida es matarnos todos”, subrayó el sacerdote.

Francisco, con su arrollador carisma popular, movilizó por las calles de las cuatro ciudades de Bogotá, Villavicencio, Medellín y Cartagena, a más de seis millones de personas, mientras que los 42 millones restantes lo siguieron de forma directa e indirecta a través de los medios de comunicación y las redes sociales.

La medición real para saber que tanto impactaron los mensajes de perdón y cero venganza del Obispo de Roma a la sociedad colombiana, será el debate político que ya se inició con miras a las elecciones para el congreso y la presidencia en marzo y mayo del 2018, respectivamente.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...