Papa critica a quienes calculan pros y contra antes de hacer el bien

El pontífice celebró una misa para recordar al sacerdote y obispo italiano Tonino Bello (1935-1993), famoso por su lucha a favor de la paz y de los pobres

Compartir:

El Papa Francisco pidió hoy a los fieles católicos evitar caer en la actitud de los “contadores pedantes de los pros y los contra”, o de convertirse en “cautelosos calculadores” antes de moverse para hacer el bien a los demás.

Ante miles de personas congregadas en una explanada del puerto de Molfetta, frente al mar Adriático y en la sureña región italiana de Apulia, el pontífice celebró una misa para recordar al sacerdote y obispo italiano Tonino Bello (1935-1993), famoso por su lucha a favor de la paz y de los pobres.

El pontífice llegó hasta la localidad a bordo de un helicóptero y con una hora de retraso, tras haber visitado la tumba de Bello, ubicada en la localidad de Alessano. Durante su sermón, fustigó a los “especialistas de la perplejidad”.

“A Jesús no se responde según los cálculos o las conveniencias del momento, sino con el sí de toda la vida. Él no busca nuestras reflexiones, sino nuestra conversión”, afirmó, hablando en italiano, ante una población numerosa que lo esperó desde las primeras horas de este viernes.

A ellos los invitó a ponerse de pie, a “mirar hacia lo alto” y a no conformarse con “pequeñas satisfacciones”.

“No son suficientes las obras de caridad, si falta la caridad de las obras. Si falta el amor del que parten las obras, si falta la fuente, si falta el punto de partida, que es la eucaristía, cualquier empeño pastoral resulta solo un montón de cosas”, precisó.

Más adelante recordó que Bello soñaba una “Iglesia hambrienta de Jesús” e “intolerante frente a cualquier mundanidad”, que sepa descubrir la presencia de Cristo en las situaciones incómodas de la miseria, del sufrimiento y de la soledad.

Advirtió que muchas veces se caen en el error de la “gente paralizada” porque se cuestiona el mensaje cristiano, se pregunta cómo este puede resolver los problemas del mundo o para qué sirve hacer el bien en medio de tanto mal.

Ante ello, llamó a los cristianos a ser “servidores del mundo, pero como resucitados, no como empleados”, “sin entristecerse nunca” y “sin resignarse nunca”, siendo “correos de esperanza”. Tras saludar a la multitud con varios recorridos en papamóvil, Francisco emprendió su regreso al Vaticano.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...