Oposición británica cuestiona legalidad de bombardeos en Siria

La primera ministra Theresa May se presentó este lunes en el parlamento de Westminster para rendir cuentas sobre la participación del Reino Unido en la acción militar contra Siria el fin de semana

Compartir:

El líder del opositor Partido Laborista, Jeremy Corbyn, cuestionó la legalidad de los bombardeos en Siria y acusó al gobierno conservador de obedecer al presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

“La acción es legalmente cuestionable”, aseguró el político de izquierda.

Agregó que el gobierno británico “debe obedecer a la voluntad del parlamento y no a la del presidente de Estados Unidos”, declaración que causó revuelo en la Cámara de Diputados.

La primera ministra Theresa May se presentó este lunes en el parlamento de Westminster para rendir cuentas sobre la participación del Reino Unido en la acción militar contra Siria el fin de semana.

“No estamos siguiendo órdenes de Estados Unidos. Lo hicimos por nuestro interés nacional… No podemos permitir que el uso de armas químicas se normalice, ni en Siria, ni en las calles de Gran Bretaña”, advirtió May.

Reiteró que no lo hicieron porque “el presidente de Estados Unidos nos lo pidió” sino porque “pensamos que era lo correcto”.

Sin embargo, el líder de la oposición le reclamó a May no haber consultado al parlamento en la ofensiva militar tal y como se ha hecho en el pasado en el caso de las guerras de Libia en 2011 y Siria en 2013.

“Es correcto que el parlamento detenga o apoye la acción militar”, afirmó Corbyn.

Recordó además que el fin de semana el secretario general de la Organización de Naciones Unidas (ONU), Antonio Guterres, instó a los países miembros a mostrar moderación en circunstancias peligrosas y a respetar la norma internacional.

May explicó que el gobierno británico tiene toda la evidencia para acusar al régimen sirio de Bashar al Assad de usar armas químicas en contra de su propia población el pasado 7 de abril en Duma y en otras ocasiones.

La política conservadora reiteró que el uso de armas químicas está prohibido y “no podemos permitir que se normalice su uso”.

El fin de semana Estados Unidos, Francia y Reino Unido bombardearon blancos sirios en represalia por el uso de armas químicas contra la población.

Los bombardeos apuntaron a un centro de investigación en el noreste de Damasco y depósitos de armas químicas, y dos ataques más en la provincia central de Homs.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...