Miami Beach semivacía, turistas y residentes huyen ante embate de Irma

Decenas de trabajadores se apresuraban a colocar planchas de madera para proteger los ventanales de hoteles y centros nocturnos en la popular Ocean Drive, la calle conocida como South Beach y que es el “corazón” de la zona repleta de clubes, discotecas e innumerables restaurantes

Compartir:

Acostumbrada a una actividad muy dinámica y activa, hoy la ciudad de Miami Beach, uno de los principales lugares turísticos del mundo, luce semivacía luego de que miles de turistas y residentes huyeron ante la inminente llegada del poderoso huracán Irma.

Decenas de trabajadores se apresuraban a colocar planchas de madera para proteger los ventanales de hoteles y centros nocturnos en la popular Ocean Drive, la calle conocida como South Beach y que es el “corazón” de la zona repleta de clubes, discotecas e innumerables restaurantes.

Irma, el huracán más intenso que se ha registrado en el Atlántico y que ya dejó una ola de destrucción y muerte a su paso por el Caribe, se espera que azote el sur de Florida para el sábado como un huracán con vientos destructivos de hasta 290 kilómetros por hora.

“Todo mundo tiene miedo y esta asustado”, dijo a Notimex, Oscar Villatoro, un trabajador de origen hondureño mientras terminana de colocar las placas de madera en las puertas de acceso al restaurante “Voodoo Rooftop Lounge” frente a la playa.

Villatoro de 40 años dijo que a él le tocó pasar el huracán Andrew en Miami en 1992 y que “este –Irma- se ve más fuerte y se ve con la misma trayectoria”.

Andrew dejó 65 muertos y daños materiales por 26 mil millones de dólares, en la peor catástrofe que ha exprimentado el sur de Florida en la era moderna.

Las autoridades de manejo de emergencias del Condado Miami-Dade que incluye a “La Playa” han ordenado la evacuación obligatoria de los visitantes y residentes de Miami Beach donde se calcula que viven unas 90 mil personas.

“Tenemos miedo porque es un huracán muy grande y es algo nuevo para nosotros”, dijo Janika Torche, una turista eslovaca que se mudaba de su hotel a uno de los albergues que las autoridades han acondicionado para soportar el embate de Irma.

Torche junto a otros 20 amigos de un grupo de su país debían viajar al Caribe en los próximos días para continuar con sus vacaciones, pero ahora estaban considerando cancelar sus planes. “Irma nos ha arruinado las vacaciones”, explicó.

Con una opinión diferente se encontraba Gilles Romaine, un cocinero francés del hotel “Brakewather”, quien dijo que pasaría el huracán en el local y se quejó de la angustia que generan en la gente las televisoras con las transmisiones continuas sobre el huracán.

La escena de los turistas con sus maletas mudándose a los refugios era común en Ocean Drive el jueves y es que la perspectiva para la zona pudiera ser catastrófica pues el Centro Nacional de Huracanes estima que la marejada ciclónica de Irma podría ser de entre 1.5 y 3.4 metros de altura.

Esto mientras Miami Beach, una zona que sufre mucho severas inundaciones, tiene apenas una altitud sobre el nivel del mar de 1.5 metros.

A Irma se atribuyen ya al menos 10 muertes y lo que funcionarios caribeños describen como “devastación total” en algunos lugares como Barbuda.

El ojo de la tormenta de categoría 5 pasó justo al norte de Puerto Rico el miércoles por la noche y dejó al menos un millón de personas sin electricidad.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...