Más vale que Corea del Norte se comporte, advierte Trump

La Casa Blanca dijo que el presidente Donald Trump no telegrafiará su estrategia frente a Corea del Norte ni trazará líneas rojas como la administración anterior, debido al fracaso de esa estrategia

Compartir:

Trump ha reiterado que su administración resolverá “el problema norcoreano” por su cuenta y con ayuda de sus aliados, si China fracasa en sus gestiones o se muestra indispuesta para actuar con determinación.

En un discurso ofrecido en Seúl, Pence proclamó el fin de la doctrina de “paciencia estratégica de Estados Unidos hacia Corea del Norte, aunque expresó su expectativa de una salida pacífica a la crisis en la península coreana.

El amago estadunidense se produjo en medio de un fallido intento de lanzamiento de misil por parte de Corea del Norte, en ocasión del 107 aniversario del natalicio del fundador y líder norcoreano Kim Ill-sung.

La Casa Blanca dijo hoy que el presidente Donald Trump no telegrafiará su estrategia frente a Corea del Norte ni trazará líneas rojas como la administración anterior, debido al fracaso de esa estrategia.

“No creo que verán al presidente trazando líneas rojas en la arena. Las acciones que tomó en Siria han demostrado que cuando sea apropiado, este presidente va a tomar acciones decisivas”, dijo aquí el vocero presidencial Sean Spicer.

Spicer explicó que para Trump, trazar líneas rojas como lo hizo su antecesor Barack Obama en el caso de Siria y el uso de armas químicas probó ser ineficiente, además de que el mandatario prefiere mantener todas sus opciones sobre la mesa.

“Él mantiene sus cartas muy cerca, y no lo van a ver telegrafiando cómo va a responder a (instancias) militares u otras situaciones”, indicó el vocero, cuestionado al respecto durante su habitual conferencia de prensa.

De momento Trump parece estar apostando a la ayuda que China pueda brindar para resolver la crisis derivada de la determinación del régimen de Pyongyang para continuar con sus pruebas con misiles balísticos.

Spicer destacó de nueva cuenta el encuentro entre Trump y el presidente de China Xi Jinping, celebrado dos semanas atrás en Florida, y aseguró que la química entre los dos líderes ha brindado ya resultados.

Dijo que tras ese encuentro, China está jugando ahora un papel más activo con respecto a Corea del Norte, tanto política como económicamente, donde pueden aplicar presión, dada la enorme influencia que ejercen sobre las exportaciones de carbón de Pyongyang.

“Creo que vamos a continuar instando a China a mostrar su influencia en la región para obtener mejores resultados”, indicó.

Cuestionado sobre las declaraciones hechas este lunes en Corea del Sur por el vicepresidente Mike Pence durante una sorpresiva visita a esa nación, Spicer dijo que éstas aludieron el fin de la política de la administración anterior, de mantenerse a la expectativa en lugar de actuar.

“Creo que ahora entendemos que esa política es una que no es prudente para Estados Unidos, y por eso han visto que hemos incrementado nuestros pasos, en particular con China”, dijo.

COREA DEL NORTE NO SE TENTARA EL CORAZÓN ANTE EU

El Ejército de Corea del Norte amenazó con lanzar “un ataque nuclear sin piedad”, si Estados Unidos se atreve a lanzar una sola bomba contra su territorio, además aseguró que seguirá probando más misiles, informó el diario norcoreano Rodong Sinmun.

El rotativo consideró como “un acto de agresión” la decisión de Estados Unidos de enviar el portaaviones USS Carl Vinson, así como varios destructores y cruceros lanzamisiles hacia la península coreana.

Esto agrava hasta el límite la situación en la región, por lo que “Corea del Norte no se quedará de brazos cruzados ante las acciones de provocación de Estados Unidos”.

Rodong Sinmun, el diario oficial del Partido del Trabajo de Corea del Norte, advirtió que las Fuerzas Armadas norcoreanas “poseen eficaces medios militares de disuasión” y son capaces de convertir en cenizas las bases de la agresión con un solo golpe”.

Por su parte, el viceministro norcoreano de Relaciones Exteriores, Han Song-Ryol, aseguró en declaraciones a la cadena británica BBC que su país seguirá realizando más pruebas de misiles “semanales, mensuales y anuales”, a pesar de la condena internacional y la creciente tensión militar con Estados Unidos.

Indicó que una “guerra total” se produciría si Estados Unidos tomaba una acción militar de manera unilateral. “Si Estados Unidos es lo suficientemente imprudente como para usar medios militares, significaría que desde ese mismo día habrá una guerra total”, dijo.

Poco antes, durante una visita en Corea del Sur, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, advirtió que la “era de la paciencia estratégica” de Washington con Pyongyang se acabó con la llegada de Donald Trumpo a la presidencia.

Resaltó que Estados Unidos desea la desnuclearización de la península coreana por medios pacíficos, pero en caso de un ataque convencional o nuclear por parte de Pyongyang, Washington responderá con una “arrasadora y efectiva respuesta”.

Corea del Sur y Estados Unidos realizarán en las próximas semanas uno de los más importantes ejercicios militares conjuntos, en los que participarán tres portaaviones y sus grupos de ataque para contener las provocaciones de Pyongyang.

Compartir: