Macri confía en terminar mandato pero analiza reelección en 2019

El presidente de Argentina, todavía no está seguro de que buscará la reelección en 2019 porque ello dependerá de su estado de salud

Compartir:

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, todavía no está seguro de que buscará la reelección en 2019 porque ello dependerá de su estado de salud, pero sí completará su primer mandato.

Así lo afirma el propio presidente en el libro “Macri. Historia íntima y secreta de la élite argentina que llegó al poder” (Ed. Sudamericana), en el que la periodista Laura Di Marco revela historias desconocidas del mandatario y de la nueva dirigencia que lo acompaña desde diciembre de 2015

“Lo importante es también poder disfrutar lo que estoy haciendo, si no, no tiene sentido. Si no lo disfruto, voy a perder tres años más”, señala Macri al referirse al primer periodo de gobierno para el que fue electo y que culminará en 2019.

También aclaró que “no llegar a cumplir el mandato no es algo que me pase por la cabeza”, pese a los rumores que cada tanto aparecen en ese sentido.

Lo más lógico, agregó, es que haga uso de su derecho constitucional a reelegirse en 2019 “pero yo quiero evaluar cómo llego, el cambio profundo en la Argentina recién se va a ver en ocho años”.

Adviritó que “de golpe no sé cómo voy a estar de salud, cómo va a estar Juliana (Awada, su esposa), porque tampoco me quiero comprometer”.

Macri se refirió, por otra parte, a las peleas que mantuvo con su antecesora Cristina Fernández de Kirchner durante el complicado traspaso de mando de diciembre de 2015 en el que no se pusieron de acuerdo para estar juntos en una ceremonia.

En esos días, señaló, “tuve que tomar una pastilla para poder dormir porque es una mujer que te turba la cabeza. Todo el tiempo va girando los argumentos. Es una sicópata”.

Precisó que Fernández de Kirchner era “una señora que vivía encerrada, a Olivos (la residencia oficial” iba muy esporádicamente pero cuando estaba no salía de la casa, nadie podía entrar salvo la mucama”.

Macri no evadió la ya conocida tensa relación que mantiene con su padre, el millonario empresario Franco Macri, quien siempre ha escatimado reconocimiento y apoyo para su hoy poderoso hijo.

“El viejo es terrible…nunca siento que me haya dejado de querer, pasa que la mitad de él que me boicotea no se entera de la otra mitad que me quiere”, dijo.

Destacó que su padre, a pesar de ser millonario, “no tiene 20 casas en el mundo, no colecciona autos ni pinturas ni nada, tiene como esa cosa austera, no de vivir mal, pero sí austera que para mí fue una gran enseñanza”.

Además reveló que, ahora que tiene 86 años, “por momentos se le va a la mierda la cabeza, es complicado… tiene un proceso de demencia en avance y, cuando amanece tiene un par de horas de extrema lucidez y después te empieza a repetir las cosas”.

Su padre, agregó, “hace historias y relatos raros. Encima, siendo al que más torturó, soy el que más bola le doy. Mis otros hermanos ya ni le atienden el teléfono. Me llama, me manda cartas y me cae en la quinta. ¡Es una pesadilla!”.

Compartir: