“Los mafiosos no tienen esperanza”, advierte el Papa

Compartir:

El Papa Francisco aseguró hoy que los mafiosos “no tienen esperanza”, son incapaces de perdonar y ser perdonados, durante la audiencia pública semanal que presidió ante más de 16 mil personas en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

“Los mafiosos piensan que el mal se puede vencer con el mal y así usan la venganza, tantas cosas que nosotros sabemos, pero no saben qué es la humildad, la misericordia y la mansedumbre. ¿Por qué? Porque los mafiosos no tienen esperanza”, dijo, hablando en italiano.

Sostuvo que ese es el motivo por el cual san Pedro afirmó que “es mejor sufrir haciendo el bien que haciendo el mal”. Aclaró que no pretendía decir que está bien sufrir, sino –más bien- que cuando se sufre por el bien se tiene una “comunión con el señor”.

Afirmó que una persona sin esperanza no logra perdonar, no logra dar el consuelo del perdón y tener el consuelo de perdonar.

Precisó que cada vez que los fieles ocupan el rol de los últimos y los marginados, o que no responden al mal con el mal, sino perdonando sin venganza y bendiciendo, ellos “resplandecen como signos vivos y luminosos de esperanza”, convirtiéndose así en instrumentos de consuelo y de paz.

“Nuestra esperanza no es un concepto, no es un sentimiento, no es un celular, no es una montaña de riquezas, nuestra esperanza es una persona, el señor Jesús que reconocemos vivo y presente en nosotros y en nuestros hermanos”, estableció.

Pidió a los católicos evitar que la esperanza se quede escondida dentro de ellos, en su corazón, porque así sería una esperanza débil, que no tiene el coraje de ir afuera y hacerse ver.

Los llamó a expandir su esperanza y “llevarla afuera”, haciendo que tome la “forma exquisita e inconfundible de la dulzura, del respeto y de la benevolencia hacia el prójimo, llegando incluso a perdonar a quien nos hace mal”.

Por eso, animó a todos a ir adelante “con la dulzura”, con la mansedumbre, con ser amables, con hacer el bien a quienes los tratan bien y a quienes les hacen sufrir.

Compartir: