Juicios complican candidatura presidencial de Fernández de Kirchner

La ex mandataria está imputada como jefa de una asociación ilícita que diseñó el otorgamiento de millonarios contratos de obra pública a cambio de sobornos

Compartir:

La expresidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, enfrentará varios juicios el próximo año, lo que complica la posibilidad de volver a ser candidata presidencial en los comicios generales de octubre de 2019.

En el primer juicio, que ya fue confirmado para comenzar el 26 de febrero próximo, la ex mandataria está imputada como jefa de una asociación ilícita que diseñó el otorgamiento de millonarios contratos de obra pública a cambio de sobornos.


La causa marcará el intenso año electoral que vivirán los argentinos, ya que se desarrollará en medio de las precampañas en un escenario en el que Fernández de Kirchner sigue siendo, hasta ahora, la líder opositora con más intención de voto.

De acuerdo con las encuestas, la expresidenta cuenta con un apoyo estable del 30 por ciento, mientras que el presidente Mauricio Macri, quien buscará la reelección en los comicios del próximo año, enfrenta una debacle de su imagen provocada por la crisis económica que padece el país.

Sin embargo, al gobierno le favorece la postulación de Fernández de Kirchner porque su imagen negativa es muy alta y la polarización pública con ella siempre ha terminado beneficiando a Macri, quien confía en que en la campaña ya pueda presumir una recuperación económica.

Fernández de Kirchner se sentará en febrero por primera vez en el banquillo de los acusados, pero no será la última, ya que hay otras seis causas en marcha en su contra, dos de las cuales ya fueron elevadas a juicio oral y público aunque todavía sin fecha de inicio.

En las audiencias del primer juicio, un tribunal escuchará a decenas de imputados y testigos que confirmarán o desmentirán que la ex presidenta adjudicó 52 obras de manera irregular en la patagónica provincia de Santa Cruz, a cambio de “comisiones”, es decir, sobornos.

Los contratos favorecieron a Lázaro Báez, un empresario que era amigo personal del fallecido expresidente Néstor Kirchner, que se enriqueció abruptamente durante los gobiernos kirchneristas y que ahora está en prisión.

Además de Fernández de Kirchner y Báez, serán juzgados el exministro de Planificación, Julio De Vido y el ex secretario de Obras Públicas, José López, quienes también ya están detenidos e imputados en otras causas por corrupción.

En 2019, además, comenzará un segundo juicio en el que la expresidenta está acusada de un perjuicio de tres mil 500 millones de dólares en contra de la administración pública por haber autorizado en su último año de gobierno la venta anticipada de divisas que después fueron vendidas a un precio mucho mayor.

A ese proceso se le sumará un tercer juicio en el que a Fernández de Kirchner se le imputa haber pactado con Irán la impunidad de ciudadanos de ese país acusados del ataque terrorista más grave sufrido en Argentina, ocurrido en 1994.

La exmandataria ya ha denunciado que estas y el resto de las causas judiciales en su contra forman parte de una persecución política que busca proscribirla como candidata presidencial en 2019, de la misma manera que este año ocurrió con el expresidente Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...