Jefe de las FARC negociaba con disidentes traficantes de drogas testigo

Marín confesó que Santrich enviaría 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos, entre junio de 2017 y abril de 2018, por lo que para garantizar que el producto era de calidad entregó a los compradores cinco kilos de cocaína y recibió 22.5 millones de pesos, según un reporte de 22 páginas de la Corte Suprema de Justicia divulgado por el portal electrónico de El Tiempo.

Compartir:

Marlon Marín, sobrino de del excomandante de las FARC Iván Márquez, quien se encuentra preso en Estados Unidos, sostuvo ante las autoridades de Justicia de Colombia que el ex guerrillero Seuxis Paucias Hernández Solarte -conocido como Jesús Santrich- tenía relación directa con disidentes que manejaban droga.

Marín confesó que Santrich enviaría 10 toneladas de cocaína a Estados Unidos, entre junio de 2017 y abril de 2018, por lo que para garantizar que el producto era de calidad entregó a los compradores cinco kilos de cocaína y recibió 22.5 millones de pesos, según un reporte de 22 páginas de la Corte Suprema de Justicia divulgado por el portal electrónico de El Tiempo.

Con su testimonio, la corte descartó que el caso deba ser abordado por la Justicia Especial para la Paz (JEP), al considerar que “los hechos investigados habrían ocurrido con posterioridad al 1 de diciembre”, cuando se firmó el acuerdo de paz.

Ante la Fiscalía 14 Especializada contra el Narcotráfico, el 16 de mayo pasado, un día posterior a que la JEP concediera la liberación de Santrich y negara su extradición, así como un día antes de su recaptura, Marlín rindió su declaración, la cual se integró a la averiguación abierta el 14 de marzo al exjefe de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

De acuerdo a lo dicho por Marlon Marín, él, Santrich, Armando Gómez España y Fabio Simón Younes, quienes fueron detenidos por narcotráfico y pedidos en extradición por la justicia estadunidense, se reunieron en cuatro ocasiones.

La intención era llegar a acuerdos con dos mexicanos que pretendían comprar 10 toneladas de cocaína, las cuales al parecer serían entregadas al cartel de Sinaloa en entregas diferidas.

Precisó que una de las reuniones se celebró en la casa de Santrich, dado que él “tenía comunicación y trato directo con la gente de las disidencias de las FARC que manejaban la producción de la droga en el sur del país”.

A fin de confirmar la declaración de Marlon Marín, el lunes 10 de junio, la corte tomará su testimonio a través de una videoconferencia.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...