Indocumentados buscan pasar de EU a Canadá por tierra para pedir asilo

Compartir:

El Acuerdo de Tercer País Seguro entre Canadá y Estados Unidos tiene una “laguna” que están aprovechando los indocumentados que están entrando por tierra a suelo canadiense, reveló Vilma Filici, consultora en materia de inmigración.

Dicho convenio, que entró en vigor en 2004, obliga a los solicitantes de asilo a que haga su petición en el primer país norteamericano al que lleguen, por lo que se niega el derecho a buscar refugio en Canadá a las personas que han llegado primero a Estados Unidos, y viceversa.

El Acuerdo de Tercer País Seguro sólo aplica a quienes cruzan la frontera por tierra, si llegan por avión o barco pueden pedir refugio, pero esto no está al alcance de muchos indocumentados, quienes se aventuran a buscar cómo entrar a Canadá por cruces no tan vigilados, explicó la consultora de inmigración.

Sin embargo, “el acuerdo dice que una vez que la persona está dentro de Canadá, sin importar cómo haya entrado, puede pedir refugio en una oficina de Inmigración. Esto es una ambigüedad, una laguna en la ley que pudiera permitir a estas personas quedarse si comprueban las razones de su petición de asilo”, precisó Filici.

A raíz del triunfo de Donald Trump como presidente de Estados Unidos y de su orden ejecutiva donde veta a siete países con mayoría musulmana (Siria, Irán, Irak, Libia, Yemen, Somalia y Sudán), varios indocumentados comenzaron su travesía hacia Canadá en medio de campos nevados.

Desde diciembre pasado, cientos de inmigrantes, sobre todo de países como Somalia, Siria y Ghana, han llegado a Canadá cruzando la frontera por tierra, cerca de Manitoba o Quebec, evadiendo los puertos de entrada oficiales.

Seidu Mohammed, de 24 años, y su amigo Razak Lyal, de 35, ambos originarios de Ghana, iniciaron la mañana de Navidad la larga travesía a pie desde Dakota del Norte hasta Manitoba.

Como resultado de las bajas temperaturas (debajo de los 18 grados centígrados), Mohammed y su amigo perdieron la mayoría de sus dedos.

Ambos inmigrantes lograron entrar a tierras canadienses donde pidieron asilo y se les brindó atención médica.

En otro caso, una familia siria, con una niña de tres años, intentó cruzar hace unos días la frontera por la provincia de Quebec. Había mucha nieve y la temperatura era de menos 15 grados centígrados, pero antes de pisar suelo canadiense fueron arrestados por la Real Policía Montada de Canadá (RCMP).

La Agencia de Servicios Fronterizos de Canadá (CBSA) informó que el número de peticionarios de asilo en esa provincia francófona aumentó de 46 en enero de 2014 a 452 en el mismo mes de este año.

“Estamos recibiendo muchas llamada de indocumentados de Estados Unidos que quieren venir a Canadá, están desesperados, pero la situación es difícil (…) pues el gobierno canadiense no les dará visa si han estado indocumentados”, señaló Filici, con más de 30 años de experiencia en procesos migratorios.

Su consultoría en inmigración recibe en promedio 30 llamadas y correos electrónicos diarios de indocumentados mexicanos y centroamericanos que están en Estados Unidos y están buscando la forma de venir a Canadá.

“No podemos sugerirles que arriesguen su vida atravesando la frontera con nieve; además, los procesos de refugio de mexicanos son procesados en 45 días, si los rechazan pueden apelar y el proceso dura como ocho meses, pero si son rechazados salen con una orden de deportación o estarán siendo buscados igual que en Estados Unidos”, agregó.

Compartir: