Congelan en Italia iniciativa de ley para legalizar mariguana

La propuesta fue presentada por el llamado intergrupo, del que forman parte al menos 222 parlamentarios de diversos partidos, encabezados por el subsecretario de Exteriores, Benedetto della Vedova, del gubernamental Partido Democrático (PD)

Compartir:

Una iniciativa de ley que prevé la legalización de la mariguana está detenida en el Parlamento italiano en espera de tiempos políticos propicios, aunque cuenta con el respaldo, entre otros, del procurador nacional Antimafia, Franco Roberti.

La propuesta fue presentada por el llamado intergrupo, del que forman parte al menos 222 parlamentarios de diversos partidos, encabezados por el subsecretario de Exteriores, Benedetto della Vedova, del gubernamental Partido Democrático (PD).

Pero la iniciativa de ley ha sido boicoteada por la pequeña formación Alternativa Popular (centro), que paradójicamente sostiene al gobierno del primer ministro Paolo Gentiloni y es encabezada por el actual canciller, Angelino Alfano.

Alternativa Popular (previamente llamada Nueva Centro Derecha) ha puesto en práctica todas las estrategias obstruccionistas a su alcance, como la presentación de dos mil enmiendas, para retrasar la discusión parlamentaria.

La inciativa de ley es también rechazada por partidos de derecha, como la Liga del Norte y Fratelli d’Italia y por algunas franjas de Forza Italia, la organización política creada por el exprimer ministro Silvio Berlusconi.

En opinión de los expertos, la propuesta afronta de manera racional más que ideológica la necesidad de legalizar el consumo de la mariguana.

En particular prevé que sea permitido tener hasta 15 gramos de cannabis en la propia casa, hasta cinco gramos en el exterior y la cultivación de no más de cinco plantas en el domicilio.

En el texto está contemplada la posibilidad de que grupos privados puedan formar clubes de consumidores de mariguana, pero sin objetivos de lucro y con la autorización de cultivarla solamente para el uso de los socios.

Igualmente la iniciativa prevé la posibilidad de abrir ejercicios comerciales donde será posible vender mariguana para uso recreativo y bajo un régimen fiscal similar al actualmente vigente para la comercialización del tabaco.

El debate sobre la legalización de las llamadas “drogas ligeras” tiene lugar desde hace varios años e incluso la Direción Nacional Antimafia ha llamado a cambiar estrategia en el combate a la criminalidad organizada, con especial referencia a las políticas sobre las drogas.

Los últimos que han apoyado la legalización de la canabbis han sido el procurador nacional Antimafia, Franco Roberti y el fiscal sustituto de Nápoles, Henry John Woodcock.

“Los enemigos son los señores de la droga y no los tres millones de consumidores (estimados en Italia)”, declaró Roberti recientemente.

Argumentó, sin embargo, que debe ser el Estado el que, exclusivamente, debería ocuparse del cultivo y venta de la canabbis y sus derivados de manera de expropiar segmentos de mercado a las organizaciones criminales.

En opinión del procurador, la prioridad debe ser la de concentrarse en el combate a los imperios criminales de los narcotraficantes y en el de las drogas pesadas y sintéticas.

Por su parte, Woodcock dijo, en una carta publicada en el diario La Repubblica, que el combate militar del narcotráfico es muy costoso y ha demostrado su fracaso.

“Habría que pensar en estrategias de combate de la ilegalidad que superen el mero enfoque represivo”, señaló.

Según un reporte dirigido al Parlamento de la Dirección Nacional Antimafia (DNA), el año pasado fueron decomisados 147 mil 132 kilogramos de estupefacientes, equivalentes a entre 10 y 20 veces menos de los que fueron consumidos en el país europeo.

Ello significa, dijo la DNA, que cada habitante de Italia tendría a su disposición entre 100 y 200 dosis anuales de droga, por lo que se trataría de un fenómeno equiparable, en cuanto a difusión social, al de otras sustancias legales, como el tabaco y el alcohol.

En su reporte, el organismo subrayó “la objetiva insuficiencia de todo esfuerzo represivo”, por lo que sugirió a los legisladores evaluar la posibilidad de despenalizar el consumo de cannabis.

Dijo tener el deber -sin ningún prejuicio ideológico, prohibicionista o antiprohibicionista- de poner en evidencia que “objetivamente y pese al máximo esfuerzo realizado por el sistema de combate a la difusión de los cannabinoides”, la acción represiva ha fracasado totalmente.

Actualmente se puede comercializar en Italia un tipo de mariguana “light”, llamada Eletta Campana, que es una variedad con un valor de THC (tetrahidrocannabinoil, el principio psicoactivo de la cannabis) inferior al 0.6 por ciento.

La droga es vendida por la empresa Easy Joint, uno de cuyos creadores, Luca Marola, reconoció que la demanda ha sido tan elevada, que han tenido que cerrar la comercialización por internet por la imposibilidad de atenderla.

“Apenas entrados al comercio nos llegaba una orden cada 30 segundos. Nos vimos obligados a cerrar la venta on line, hubo también grandes filas en las tiendas autorizadas, con hasta mil personas por hora”, reveló.

Por ahora ese tipo de cannabis es comercializado en unos 100 puntos de venta en todo el país a un precio de 17 euros por cada frasco de entre ocho y 10 gramos.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...