Triunfo del No deja a Colombia en la ruta de la guerra

Ante estos resultados, el presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció que garantizará la estabilidad de Colombia, se comprometió a seguir en la búsqueda de la paz, y garantizó que se mantendrá vigente el cese al fuego definitivo

Compartir:

Los colombianos dijeron ‘No’ al Acuerdo Final de Paz entre el gobierno del presidente Juan Manuel Santos y las guerrillas de las FARC, con 50.23 por ciento, contra 49.76 por ciento para el Sí, con 99.54 por ciento de las mesas escrutadas, de acuerdo con el reporte oficial.

El No consiguió seis millones 419 mil 759 votos, mientras que el Sí sacó seis millones 359 mil 643 votos, superando el umbral establecido para legitimar estos resultados, que era en cuatro millones 536 mil votos.

La abstención en esta jornada electoral fue de las más altas registradas, superior al 63 por ciento, lo que refleja la apatía de los colombianos para salir a votar, a pesar de que se trata de uno de los hechos históricos más importantes del último siglo en Colombia.

Según el mapa electoral, los colombianos que se opusieron al acuerdo de paz están concentrados en los principales centros urbanos, en los departamentos del centro y en el nororiente de Colombia.

El departamento del Meta, uno de los más afectados por la guerra en Colombia, también votó en contra de los acuerdos de paz entre el gobierno y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

Las zonas que dijeron Sí al acuerdo de paz están concentradas en el norte del país, la franja del Pacífico, los departamentos del suroriente y del extremo sur de Colombia, que son de las más afectadas por el conflicto armado colombiano.

La decisión de seguir o no con este proceso de paz quedará así en manos de las FARC, que aún no se han pronunciado desde La Habana, en donde están concentrados los máximos jefes de la esta guerrilla.

El gran ganador de este plebiscito fue el ex presidente Álvaro Uribe Vélez, que lideró la campaña por el No e hizo campaña con la afirmación de que los acuerdos eran benévolos con las guerrillas de las FARC.

Ante estos resultados, el presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció que garantizará la estabilidad de Colombia, se comprometió a seguir en la búsqueda de la paz, y garantizó que se mantendrá vigente el cese al fuego definitivo.

“Yo los convoqué a que decidieran si respaldaban o no el acuerdo para la terminación del conflicto con las FARC, y la mayoría, así sea por un estrechísimo margen, ha dicho que No”, admitió.

“Soy el primero en reconocer este resultado. La otra mitad del país ha dicho que Sí. Como jefe de Estado, soy el garante de la estabilidad de la nación, y esta decisión democrática no debe afectar dicha estabilidad, que voy a garantizar”, agregó.

“No me rendiré. Seguiré buscando la paz hasta el último minuto de mi mandato porque ese es el camino para dejarles un mejor país a nuestros hijos”, finalizó Santos.

A QUÉ DIJERON NO LOS COLOMBIANOS EN EL PLEBISCITO

Un 50.22 por ciento de colombianos, que se impuso en el plebiscito sobre los Acuerdos de Paz entre el gobierno y la guerrilla de las FARC, rechazó los siguientes ejes del acuerdo firmado el pasado 26 de septiembre en Cartagena:

1.- Una política agraria integral, que buscaba erradicar la pobreza rural extrema y la disminución en un 50 por ciento de la pobreza en el campo en un plazo de 10 años, y el desarrollo de una agricultura campesina, familiar y comunitaria.

2.- Un acuerdo de participación política que buscaba ampliar la democracia como camino para tramitar los conflictos de manera pacífica y el rompimiento definitivo del vínculo entre la política y las armas, mediante una cultura de reconciliación, convivencia, tolerancia y no estigmatización.

3.- Un acuerdo sobre el fin del conflicto, que había dado paso a un cese del fuego y de las hostilidades bilateral y definitivo, así como a un cronograma para la dejación de las armas en 180 días y el inicio de la reincorporación de los rebeldes a la vida civil.

4.- Un acuerdo para la lucha integral contra las drogas, que promovería la sustitución voluntaria de los cultivos ilícitos y la trasformación de los territorios afectados, priorizaría un enfoque de salud pública en el tema del consumo, e intensificaría la lucha contra el narcotráfico.

5.- Un Sistema Integral de Justicia y No Repetición, con mecanismos judiciales y extrajudiciales que buscaban la mayor satisfacción posible de los derechos de las víctimas.

6.- Una justicia transicional, mediante la cual las FARC garantizaban rendir cuentas sobre lo ocurrido en la guerra, y garantizaba la seguridad jurídica a quienes se sometieran a él.

7.- La reconversión de las FARC en partido político, un punto que fue acordado la semana anterior en la última Conferencia Guerrillera de la organización armada.

Compartir: