Charlottesville en estado de emergencia por protestas supremacistas

Donald Trump llamó a la unidad y condenó "la violencia y el odio" que se manifestaron en Charlotesville

Compartir:

Al menos una persona murió y otras 19 resultaron heridas hoy en Charlottesville, en el estado de Virginia, al ser arrollados por un automóvil, durante los incidentes provocados por grupos supremacistas blancos en esta ciudad estadunidense.

En presencia de miles de personas, el conductor de un vehículo embistió a un grupo de manifestantes y golpeó otros dos automóviles, y después huyó del sitio en reversa, en una jornada marcada por enfrentamientos entre grupos rivales y policías, luego que la ciudad prohibiera la concentración supremacista.

“Tengo el corazón roto de que se haya perdido una vida aquí”, dijo el alcalde de Charlottesville, Mike Signer, en un mensaje en la red Twitter. “Insto a todas las personas de buena voluntad: vete a casa”.

Los disturbios comenzaron horas antes, luego que las autoridades declaron ilegal la manifestación y ordenaron a los asistentes que se dispersaran, lo que desató enfrentamientos que dejaban al menos ocho lesionados antes del atropellamiento.

Grabaciones de testigos mostraron un coche deportivo gris, con matrícula de Ohio, que aceleró hacia una multitud, y que luego golpeó la parte trasera de dos vehículos rodeados de gente, y después las imágenes muestran personal médico ayudando a varias víctimas ensangrentadas.

La policía estatal describió el incidente como un “accidente de tres vehículos”, anunció que abrió una investigación.

Los disturbios involucran a grupos de extrema derecha que se reunieron esta mañana para una de las demostraciones más grandes en una década, con banderas nazis y confederadas, la manifestación “Unite the Right”, convocada para rechazar el retiro de la estatua del general confederado Robert E. Lee.

Grupos de izquierda se concentraron para repudiar la manifestación, y se produjeron enfrentamientos con piedras y otros proyectiles.

Las autoridades arrestaron a líderes de extrema derecha como el nacionalista blanco Richard Spencer.

El presidente estadunidense Donald Trump condenó el “odio” y la “violencia” durante la jornada en Charlottesville, y llamó a la unidad, en una serie de mensajes de Twitter.

En tanto, el líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, expresó en la red: “el odio y el fanatismo presenciado en #Charlottesville no refleja los valores estadunidenses”, y agregó: “me opongo incondicionalmente a sus acciones”.

“La demostración nacionalista blanca en Charlottesville es una exhibición reprensible de racismo y odio que no tiene lugar en nuestra sociedad”, tuiteó a su vez el senador Bernie Sanders, quien fuera precandidato demócrata a la presidencia e identificado como socialista.

La manifestación de nacionalistas blancos, neonazis, activistas de derecha y grupos neoconfederados se celebraría al mediodía de este sábado en el Parque de la Emancipacion, y se esperaba que atrajera de dos mil a seis mil participantes.

De igual forma, se esperaba la asistencia de grupos de izquierda que se oponen a los supremacistas para contrarrestar la manifestación de derecha.

Charlottesville se ha convertido en el punto de concentración para los nacionalistas blancos, neoconfederados y activistas de derecha de todo el país que protestan por la remoción de monumentos confederados.

En tanto, el gobernador del estado de Virginia, Terry McAuliffe, declaró en Charlottesville, estado de emergencia , en medio de incidentes suscitados por un grupo de supremacistas blancos que convocaron a una movilización en esta ciudad estadunidense.

El Departamento de Policia de la ciudad reportó algunos heridos y detenidos por los enfrentamientos, y las autoridades confirmaron que el gobernador McAuliffe llamó a la Guardia Nacional para hacerse presente en el área.

Funcionarios de la ciudad declararon ilegal la manifestación “Unite the Right”, convocada en el centro de Charlottesville, Virginia, que esperaba reunir el mediodía de este sábado entre dos mil y seis mil personas, entre nacionalistas blancos, neonazis y activistas de derecha, en el Parque de la Emancipacion.

La prohibición fue emitida una hora antes de que se iniciara la marcha, debido a que se produjeron choques entre grupos que se dirigían a la protesta en la estatua del general Robert E. Lee, y opositores a los supremacistas.

La manifestación fue prohibida, a pesar de que el viernes por la noche, una orden judicial federal rechazó el intento de la ciudad de impedir la concentración y exigir a los manifestantes que se trasladaran a otro parque.

Los supremacistas, que se oponen a la decisión de la ciudad de retirar la estatua del general Lee, colocaron barricadas en las proximidades de la estatua del militar, quien encabezó los ejércitos de los Estados Confederados de América (esclavistas) durante la Guerra de Secesión (1861-1865).

La manifestación se produjo horas después de que un gran grupo de nacionalistas blancos, entre ellos miembros del grupo supremacista Ku Klux Klan, marcharon por la Universidad de Virginia el viernes por la noche, en donde ya se habían registrado algunos enfrentamientos.

A raíz del anuncio del retiro de la estatua de Lee, Charlottesville se convirtió en punto de concentración de nacionalistas blancos, neoconfederados y activistas de derecha de todo Estados Unidos.

La policía anticipaba que la manifestación podría haber sido “la mayor recolección de odio de su tipo en décadas en Estados Unidos”, como lo describe el Southern Poverty Law Center.

Las autoridades desplegaron al menos unos mil agentes y socorristas, lo que representa el mayor operativo de la Policía Estatal de Virginia en 30 años, dijo el gerente de la ciudad de Charlottesville, Maurice Jones.

En abril pasado, el ayuntamiento votó por quitar la estatua de Lee, pero el tema quedó en  litigio, luego que se quitara el nombre de generales confederados en dos parques de la ciudad.

Condena Trump violencia y odio en protestas supremacistas

El presidente estadunidense Donald Trump llamó hoy a la unidad y condenó “la violencia y el odio” que se manifestaron en Charlotesville, en el estado de Virginia, por enfrentamientos entre la policía y grupos supremacistas blancos, que llevaron a declarar estado de emergencia.

En mensajes para las redes sociales, Trump escribió: “no hay lugar para este tipo de violencia”, ante los incidentes registrados en Charlottesville, donde grupos supremacistas provocaron incidentes al protestar contra el retiro de una estatua del general confederado Robert E. Lee de una plaza pública.

“Todos debemos estar unidos y condenar todo lo que el odio representa”, expresó Trump, quien calificó la situación de “triste”, y reiteró: “no hay lugar para este tipo de violencia en América. ¡Vamos juntos como uno!”.

A su vez, el vicepresidente Mike Pence se solidarizó en sus redes sociales con lo expresado por Trump. “Estoy con el presidente contra el odio y la violencia. EUA es mayor cuando nos unimos y nos oponemos a quienes buscan dividirnos.”

Luego de que las autoridades declararon estado de emergencia en Charlottesville, medios locales reportaron un percance, cuando un automóvil dejó múltiples lesionados al embestir a un grupo de manifestantes en la ciudad, sin que se conozca el número ni la condición de las víctimas.

El gobernador del estado de Virginia, Terry McAuliffe, declaró el estado de emergencia y llamó a la Guardia Nacional a Charlottesville, en medio de los incidentes, mientras que el Departamento de Policia reportaba algunos heridos y detenidos por los enfrentamientos.

Los incidentes se produjeron luego que las autoridades de la ciudad declararon ilegal la manifestación “Unite the Right”, que esperaba reunir el mediodía de este sábado entre dos mil y seis mil personas, entre nacionalistas blancos, neonazis y activistas de derecha, en el Parque de la Emancipacion.

La prohibición fue emitida una hora antes de que se iniciara la marcha, debido a que se produjeron choques entre grupos que se dirigían a la protesta en la estatua del general Robert E. Lee, y opositores a los supremacistas.

Los grupos supremacistas, que se oponen a la decisión de la ciudad de retirar la estatua del general Lee, colocaron barricadas en las proximidades de la estatua del militar, quien encabezó los ejércitos de los Estados Confederados de América (esclavistas) durante la Guerra de Secesión (1861-1865).

A raíz del anuncio del retiro de la estatua de Lee, Charlottesville se convirtió en punto de concentración de nacionalistas blancos, neoconfederados y activistas de derecha de todo Estados Unidos, incluidos integrantes del Ku Klux Klan.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...