Autoridades de España buscar frenar narcotráfico en Campo de Gibraltar

'El que la hace la paga, aquí no habrá impunidad y hemos declarado la guerra a los narcotraficantes', declaró el ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, la víspera en un acto en Andalucía, sur del país

Compartir:

Las autoridades en España dispusieron hoy de un aumento de la presencia policial en el Campo de Gibraltar, provincia de Cádiz, en la costa sur de España, ante el aumento de incidentes entre bandas de narcotráfico en esa región.

“El que la hace la paga, aquí no habrá impunidad y hemos declarado la guerra a los narcotraficantes”, declaró el ministro español del Interior, Juan Ignacio Zoido, la víspera en un acto en Andalucía, sur del país.

La frase es una respuesta a los sucesos que han dejado varios detenidos, policías heridos y un menor muerto en un accidente que afecta a bandas de tráfico de drogas desde el norte de África.

El tráfico de hachís desde Marruecos es llevado por grupos de traficantes en lachas que cruzan el estrecho de Gibraltar, y en muchos casos a pesar de la vigilancia de la policía que día y noche tiene radares puestos contra esas embarcaciones.

El tráfico de cocaína llega en grandes embarcaciones, como los 420 kilogramos incautados esta semana en un contenedor con plátanos procedentes de Ecuador.

Mientras en 2017, los decomisos de cocaína aumentaron un 300 por ciento en 2017, los de hachís fueron un 45 por ciento superiores a 2016, y se estima que 2018 también se alcanzarán cifras similares.

La Asociación Unificada de la Guardia Civil llamó esta semana al gobierno español a tomar medidas, después de que el pasado fin de semana 40 personas atacaron a nueve agentes y los dejaron heridos.

En muchas de las intervenciones, los grupos de tráfico se enfrentan a los agentes, que además se sienten en minoría ante una base social que cuida de muchas de las 30 bandas detectadas que operan en la zona.

El sindicato aseguró que se trata de un problema “que se dirige hacia la constitución dando un paso para convertirse en un cartel de la droga (treintena de bandas) que intente obtener resultados insertando la corrupción en las instituciones.

El Sindicato de Justicia Policial aseguró esta semana que “no se trata de hechos aislados” los registrados allí, y denunció “desidia de parte de las institucional a la hora de abordar el narcotráfico en la comarca, en la que no hay un plan de actuación para luchar contra las mafias asentadas en la zona”.

Por su parte, el Sindicato Unificado de la Policía considera que se necesitan al menos unos 300 agentes adicionales para tratar de controlar el incremento de violencia en la zona de Algeciras (ciudad costera de desembarco de lancha cargadas con droga).

En febrero pasado, “Los Castañitas”, uno de los principales grupos de narcotraficantes llamó la atención de las autoridades cuando 20 de sus miembros fueron en grupo a un hospital en la Línea de la Concepción a sacar a uno de los suyos detenido e internado tras herirse en una persecución.

La acción superó tanto a los agentes dentro el hospital, como fuera de este y más aún en la costa, ya que el rumor en la zona es que fue llevado en horas de la madrugada a bordo de una de sus lanchas a Marruecos y allí se le tiene escondido.

A los pocos días, se atribuyó también a este grupo haber asaltado un depósito judicial en la provincia de Cádiz para recuperar una lancha que les había sido incautada.

Los encapuchados armados que ataron al vigilante, sacaron la lancha de 12 metros de eslora y dos motores de 350 caballos de fuerza cada uno, la subieron a un camión y se fugaron.

Tras esos sucesos, unas tres mil personas se manifestaron en La Línea de la Concepción contra la violencia y el narcotráfico, por lo que pidieron al gobierno acciones concretas para superar este problema.

El fin de semana, un grupo de 40 personas atacaron a nueve guardias civiles en una operación en el barrio de El Rinconcillo de Algeciras, que causó heridas a ocho representantes de la corporación policial.

Los agentes fueron sorprendidos por piedras, palos, y botellas que sacaron de un bar en que estaban cuando salieron a atacar a los agentes, que debieron disparar al aire para repeler y salir del lugar.

Tras esos sucesos, siete de los presuntos agresores han sido detenidos, mientras que la tensión aumentó esta semana debido al choque de dos grupos de traficantes por la muerte de un niño atropellado por una lacha conducida por un miembro de otro clan.

El comisario jefe de la policía española en Algeciras, Luis Esteban, declaró este miércoles que se ha reforzado la seguridad en el lugar y se trata de mediar entre las familias implicadas para evitar una guerra de clanes.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...