Necaxa a antesala de final ‘como de rayo’

Conjunto dirigido por Alfonso Sosa aguantó y 'secó' a la ofensiva de los Tuzos para avanzar

Compartir:

PACHUCA.- Rayos de Necaxa rozó la perfección en el estadio Hidalgo, aguantó y “secó” a la ofensiva de los Tuzos para avanzar a las semifinales del Torneo Apertura 2016 de la Liga MX con un empate 0-0 (2-1 global).

Con la ventaja conseguida en Aguascalientes, el pasado jueves, el cuadro necaxista tenía que mantener dicha diferencia contra el vigente campeón del futbol mexicano.

Y así lo hizo, para dar una campanada en estos cuartos de final.

Pachuca era el obligado y salió como un vendaval en busca de ese gol que le pusiera en la instancia de semifinales, pero se encontró con un Necaxa que no salió atemorizado en el Hidalgo y  que trataba de retener el balón la mayor parte del tiempo.

“Tuzos” puso a trabajar de inmediato al portero argentino Marcelo Barovero con remates de Franco Jara, Jonathan Urretaviscaya y Stefan Medina, pero en todas las ocasiones respondió con creces para confirmar que fue una de las mejores contrataciones del presente certamen.

Rayos no dio la impresión de que hace unos meses jugaba en el Ascenso MX; sacó la experiencia, el peso de sus jugadores salió a flote; se apreció a un hondureño Brayan Beckeles cubrir bien a Hirving Lozano; a los mediocampistas peleando todo y, arriba, a un Edson Puch que hasta jalaba la marca de tres rivales.

En una llegada visitante, Michel García probó con disparo de larga distancia esperando que el arquero Óscar “Conejo” Pérez se volviera a equivocar, como en el primer gol de la ida, pero eso no ocurrió y hasta con señas retaba a la afición necaxista que estaba atrás de su meta en el primer lapso.

La tensión subió en el segundo tiempo; si bien Pachuca continuó con el balón en su poder, no se lanzó con todo en los primeros minutos de la reanudación, sabedor de que el club de Aguascalientes, en cualquier momento, era capaz de hacer daño.

Conforme transcurrió el tiempo, “Tuzos” ya arriesgó más; metió a todo Necaxa en su propia cancha, pero lo suficientemente acomodado para no dar mucho espacio al rival, y en una de las pocas claras acciones de gol, “Chucky” Lozano perdonó en el área chica con disparo desviado.

Pasada la hora de juego, el estratega rojiblanco Alfonso Sosa envió el mensaje de defender con todo; incluso, en jugadas a balón parado favorables nadie subía de la visita, para evitar el contragolpe.

En respuesta, el timonel uruguayo Diego Alonso lanzó a su defensa central Omar González como eje de ataque y pagó caro desconocer la posición, ya que en una jugada donde estaba solo dentro del área controló mal y se le escurrió el esférico.

La desesperación se vio en el cuadro anfitrión en los últimos instantes del partido y bajó el ánimo cuando se fue expulsado el argentino Claudio Riaño, quien entró con todo para lesionar a Lozano, a la espera de que no sea algo muy grave, por lo que lloraba el jugador de Tuzos.

Y así como se dolía el “Chucky” se lamentó la afición y el campeón se despidió con la igualada 0-0 contra la revelación del Apertura 2016, Necaxa, que si bien sorprende, su futbol respalda que está para vencer a cualquiera, aunado al ánimo por las nubes y sin la presión de nada que perder y mucho que ganar.

Rayos se medirá en la antesala por el título con América, en lo que antes era un juego de “hermanos”, relación que se desvaneció desde hace varias temporadas.

El árbitro del cotejo fue César Arturo Ramos, quien cumplió con su trabajo; amonestó a los locales Omar González y Stefan Medina, así como a los visitantes Fernando Meza, Jairo González y Brayan Beckeles, más la roja a Claudio Riaño, al 88.

Compartir: