Máquina abucheada

Cruz Azul llega a seis partidos al hilo sin ganar en liga con revés, por la mínima diferencia, ante el Atlas

Compartir:

Cruz Azul continuó con su mal momento, en vías de convertirse en crisis, al caer 0-1 ante los rojinegros del Atlas, que mostraron más ambición, en partido de la fecha 7 del Torneo Clausura 2017 de la Liga MX disputado en el estadio Azul, cuya afición abucheó a su escuadra.

La anotación del triunfo rojinegro fue obra de Fidel Martínez, al minuto 41, tras aprovechar un descuido de la zaga celeste.

Cruz Azul, que de nueva cuenta se cansó de fallar, llegó a nueve partidos sin ganar, seis en liga y tres en la Copa MX, para ubicarse en 6 puntos, mientras Atlas arribó a 10.

Desde el inicio del encuentro, la Máquina fue dueña absoluto del balón, toda vez que el rival otorgó la iniciativa.

Su principal objetivo fue defenderse en espera de hacer daño.

Pese a tener el dominio del encuentro, los dirigidos por el español Francisco Jémez carecieron de idea para superar el muro defensivo que planteó el rival, el cual ejerció una marca sólida sobre los hombres de peligro del conjunto rival, que dieron muestra de impotencia ante esa situación.

La escuadra cementera recurrió a los tiros lejanos, y uno de ellos, del uruguayo Martín Cauteruccio, fue la acción de más peligro para su escuadra, pues pegó en el travesaño de la meta defendida por el argentino Óscar Ustari en lo poco que tuvo el local.

Los rojinegros tuvieron una tibia reacción, pero con sólo dos llegadas en el primer lapso tomaron la ventaja en el minuto 41 con la anotación de Fidel Martínez en un error defensivo cementero ante el disgusto de la afición local, que despidió a su equipo con abucheos al término del primer tiempo

Con la ventaja, Atlas siguió atrás, pero ante la poca propuesta cementera tuvo para irse al frente y, de manera increíble, genero más llegada que el local.

Cruz Azul no encontró la fórmula para abrir el cerrojo atlista.

En ese tenor, una acción que inició por izquierda el paraguayo Jorge Benítez, quien dejó para Cauteruccio, terminó en un balón mandado a un costado previo impacto con el poste derecho de la meta de Fraga.

Al final, Cruz Azul mostró la cara de siempre cuando se ve en desventaja, de ahí que no supiera cómo reaccionar.

Y ahora, con ese golpe anímico, enfrentará al América, el próximo fin de semana, arrastrando una severa crisis.

El silbante Adonai Escobedo realizó un trabajo regular; por la Máquina amonestó a Omar Mendoza, y por los rojinegros a Edgar Zaldívar.

Compartir: