Bruno Valdez salva al América de vergonzosa derrota

Paraguayo iguala cartones a uno en choque contra los Tiburones Rojos del Veracruz

Compartir:

VERACRUZ.- Con gol de último minuto, y sin hacer mucho, América se salvó de una vergonzosa derrota al empatar a un gol en su visita a los Tiburones Rojos en duelo que cerró la fecha 8 del Torneo Clausura 2018 de la Liga MX.

En duelo disputado en el estadio Luis “Pirata” de la Fuente, el cuadro jarocho se había ido al frente en el tanteador con anotación de Carlos Esquivel en el minuto 48, pero el guaraní Bruno Valdez emparejó en el 90.

De esa manera, el conjunto azulcrema evitó lo que parecía la derrota, amén de mantener el invicto y la cima de la tabla general con 16 unidades, en tanto que la oncena jarocha llegó a 9 y avanzó muy poco en el descenso.

Las Águilas comenzaron con la posesión del esférico, con el que cubrierpn todos los espacios del terreno de juego, pero les faltó creatividad para inquietar al arquero peruano Pedro Gallese, quien estuvo un tanto errático en sus salidas.

Y fue, precisamente, por esas fallas del guardameta, quien saldría lesionado en el minuto 45, que el conjunto americanista generó peligro ante la portería local; de ahí en fuera, los dos equipos cayeron en el conformismo y la pereza futbolística.

Consciente de su situación en el descenso, el Tiburón adelantó líneas y aprovechó las facilidades del rival para irse arriba en el tanteador con gol de Carlos Esquivel, quien sacó tiro raso para superar al argentino Agustín Marchesín en el 48.

Ni con todo su arsenal y la gran nómina, el conjunto azulcrema era capaz de superar a un rival que se juega el descenso y que, en el papel, salió como víctima, sin embargo, en el minuto 90 logró la igualada con tanto del paraguayo Bruno Valdez.

De esa manera, el cuadro capitalino libró lo que parecía una derrota al apretar en los minutos finales, toda vez que a lo largo del encuentro se mostró displicente, amén de que consintió de más a un rival que por momentos fue superior a él.

El árbitro César Arturo Ramos tuvo un trabajo aceptable; por los Tiburones Rojos amonestó al peruano Wilder Cartagena, Osmar Mares y Richard Ruiz, y por las  Águilas al colombiano Andrés Uribe y al paraguayo Cecilio Domímguez.

 

 

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...