Supera los 80 mil asistentes primer día del Vive

Diversos géneros musicales confluyeron en los escenarios instalados en las inmediaciones del Foro Sol

Compartir:

Más de 80 mil personas asistieron al primer día de la edición 18 del Festival Vive Latino, que ofreció diversos géneros musicales en los escenarios instalados en las inmediaciones del Foro Sol de la Ciudad de México.

El grupo argentino Illya Kuryaki & The Valderramas regresó a México para ofrecer un concierto lleno de ritmo y energía en el escenario Indio Pilsner Plata.

El dúo conformado por Dante Spinetta y Emmanuel Horvilleur hizo sonar lo mejor de su rock, con el que revolucionaron la escena en los años 90.

“Gracias México; a ver si se acuerdan de esta”, comentaron antes de interpretar su éxito “Coolo” y de despedirse de sus fans con “Abarajáme”.

Minutos más tarde, en ese mismo punto de encuentro, la banda española Jarabe de Palo derrochó talento tras dos años de ausencia de los escenarios por problemas de salud de su vocalista, Pau Donés.

El cantante mostró vitalidad en la plataforma, en donde tocó la guitarra e interactuó con su público, que en todo le mostró su afecto.

“Gracias por su cariño y su amor; los tenemos siempre en nuestro corazón”, dijo el músico después de hacer sonar “La flaca” y un cover de “El rey”.

En el otro extremo se presentó el británico Jake Bugg, quien convocó a su gente en el entarimado VL, donde, durante una hora, cantó con su peculiar estilo folk.

Con juegos de luces y la ejecución de una guitarra eléctrica, el vocalista de 22 años se llevó la noche en este sitio, rodeado por puestos de comida y una rueda de la fortuna.

“Tengo que darles las gracias por haber venido a verme; es un placer estar en este festival”, declaró en inglés el músico, quien esporádicamente agradecía en español.

Mientras tanto, en la Carpa Intolerante estuvieron los integrantes argentinos de Shoot The Radio, incluido Zeta Bosio, ex miembro de la banda Soda Stereo, quienes cautivaron con sus mezclas electrónicas.

En esta tocada promovieron su álbum debut, “Opera galaxy”, que sonó antes de que le pasaran la estafeta al grupo mexicano Candy, que cantó lo mejor de su reciente disco “Atlas”.

Uno de los grupos más esperados por muchos fueron los argentinos Los Caligaris, que con su peculiar ritmo ambientaron el escenario con su ska, vestidos como personajes circenses.

“La verdad es que nunca vamos a olvidar este momento”, expresaron antes de gritar un “¡Viva México!” y de cantar “Que corran”.

 

Compartir: