Javier Castañeda trabaja para dar vida eterna al Festival Hell & Heaven

La banda The Wicked Ones conquistó esta madrugada su pase para actuar en la edición 2018 de esa fiesta metalera

Compartir:

Para el creador y actual director del Festival Hell & Heaven, el tapatío Javier Castañeda (1979), este encuentro artístico “es mi vida, mi pasión, mi hijo, mi gran ceremonia en la que escuchamos a los mejores grupos del género metálico”, dijo a cinco días de que se lleve a cabo la edición 2018 en esta ciudad.

Consecuentemente, pidió a las hadas virtuosas que ya invaden gran parte del país con sus flores y aromas primaverales que el festival sea eterno, que dure toda la vida y que sus hijos y nietos asistan a él.

Castañeda dijo a Notimex que anhela con genuina vehemencia que cuando ya no pueda estar al frente del evento su descendencia lo haga con el mismo gusto, entrega y entusiasmo.

“Nunca soñé estar parado donde hoy estoy. De niño soñaba con ser bombero, arquitecto, médico o licenciado en derecho, es decir, tener un nivel educativo, social y económico de acuerdo con los estereotipos que la sociedad y la familia me marcaban”.

Por eso, siempre traté de ser un buen estudiante, comentó. Pero la vida, caprichosa y veleidosa, le tenía una sorpresa.

“Mi vida cambió radicalmente cuando por una especie de iluminación sentí que mi vida estaba en otro sitio, algo me decía que debía cumplir una misión, muy bonita sí, pero con mucha responsabilidad para con un sector muy importante de la sociedad, como en una película de ficción donde al intérprete se le adjudica una misión importante en la Tierra”.

Su natural gusto por la música y la producción fue ganando terreno en su mente y en su corazón. Eso, por las reminiscencias de sus años de estudiante de preparatoria, cuando a los 18 años ya organizaba conciertos, para lo que contactó y contrató a grupos como La Maldita Vecindad y los Hijos del Quinto Patio, Resorte, Sekta Core y muchísimos más.

Terminó la licenciatura en Marketing con maestría una en Administración de Empresas Globales, y tras casi una década inmerso en esta aventura, se siente orgulloso porque el Festival Hell & Heaven, de acuerdo con estudios de diversos organizadores, medios de comunicación y público, ocupa actualmente el décimo lugar mundial en su género.

Eso motiva a Javier Castañeda a seguir por ese camino que le ha dado, más que tesoros materiales, la inmensa fortuna de contar con la simpatía, la amistad, el agradecimiento y la admiración de la comunidad metalera nacional, amén de las gozosas experiencias que genera en los miles de asistentes a cada edición de ese encuentro de bandas musicales.

Consecuentemente, Castañeda invitó a los seguidores de ese joven pero bien consolidado festival consagrado al metal, al rock pesado y a todas sus variantes, para que el próximo 4 y 5 de mayo lleguen a la Curva 4 del Autódromo Hermanos Rodríguez con ánimo de hermandad, de diversión, de gritar y mover la greña para crear un ambiente de amor, paz y amistad para todos.

“Ahora que el Festival Internacional Hell & Heaven es mi vida, puedo asegurar que no voy a defraudar a ningún metalero, solista o banda”, dijo quien al hablar de esta sexta edición sintetiza la experiencia acumulada en la conversión de mucho esfuerzo y mucha pasión en lo que es hoy, una fiesta especializada que goza del reconocimiento mundial.

El festival lo concibió como un homenaje a uno de sus artistas favoritos, Ronnie James Dio (Ronald James Padavona, 10 de julio de 1942-16 de mayo de 2010) un extraordinario vocalista italoamericano de Hard Rock, a quien produjo y presentó en una gira, durante la cual murió víctima del cáncer. “Fue un maestro y un hermano, todavía lo extrañamos”.

Junto con todo su equipo de trabajo, dijo estar entregado a la comunidad metalera, quien ha hecho este festival que “nació creciendo constantemente”, porque como productores, lejos de invertir los dividendos de cada evento en casas, coches u otros bienes y servicios, “preferimos nutrir al festival, con la venta de boletos, hacemos el cartel más grande y mejor”.

Entre la noche de este sábado y las primeras horas de hoy domingo, se efectuó la final del concurso Road To Hell & Heaven, para seleccionar a una banda más para enriquecer el cartel del próximo fin de semana. El jurado estuvo integrado por Carlos Trujillo, Carlos Alcaráz y Javier Castañeda, estrategas del festival, y otras personalidades del medio…

Se calificó profesionalismo (puntualidad, presencia, etc.), calidad de composición (técnica interpretativa, talento, academia, etc.), afinación (adecuado ensamble entre los miembros de la banda, acoplamiento de buen nivel, etc.), interacción con el público (saber medir el ánimo de la gente, las pausas, etc.) y la originalidad (no ser copia de nadie).

Luego de una competencia que literalmente hizo sudar copiosamente a los miembros del jurado, dada la calidad de las 11 bandas participantes, todas apegadas a los más estrictos cánones metaleros, a las 01:30 horas de hoy se determinó otorgar a la banda The Wicked Ones el honor, y el compromiso, de tomar parte en el Festival Hell & Heaven 2018. Al mismo tiempo se seleccionó a Kaizan (2° lugar) para actuar en el próximo Knot Fest.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...