Circo de las Pesadillas invade el Gran Teatro Moliére con show ‘Umbral’

Acróbatas malignos, equilibristas psicópatas y payasos terroríficos impactan al público

Compartir:

Con una producción de gran nivel y la participación de sobresalientes artistas en escena, se llevó a cabo el estreno de “Umbral”, primera propuesta de El Circo de las Pesadillas, en el Gran Teatro Moliére de esta ciudad.

“Umbral”, que combina el arte circense con lo teatral, plantea el caso de “Isabella”, una niña que cansada de no conciliar el sueño todas las noches, decide enfrentarse a sus pesadillas para acordar cruzar una puerta que la transportará a un mundo paralelo.

Dicho lugar se llama “Umbral” y es custodiado por “Perséfone”, quien es la reina del inframundo en la cultura griega, y le advierte que sus miedos son su peor enemigo y la forma en que este mundo se alimenta.

Con el anhelo de dormir bien y sentirse en paz, la niña decide enfrentarlos. Así, en el transcurso de su viaje, se topará con diversos acróbatas malignos, equilibristas psicópatas, payasos terroríficos y trapecistas zombies.

Son artistas mexicanos y extranjeros que se juegan la vida cada vez que se elevan a lo alto para dar giros de 360 grados. Por ejemplo, es sorprendente el trabajo que realiza el artista sobre las telas que simulan una telaraña.

Más aún el que hacen los patinadores que emergen de una cajita musical o las calacas con atuendos fluorescentes que hacen acrobacias entre luces y una espesa neblina.

Con la boca abierta se quedó el público cuando sobre el escenario circular vio a un par de niños con rostros deformes y que giran en el aire impulsados por los pies de un artista.

O cuando en medio de un paisaje tenebroso y oscuro se columpia una mujer que luego gira sostenida de su cabeza. Acto seguido, un grupo de acróbatas caracterizados de zombies hacían pirámides humanas y daban giros mortales para caer sobre una colchoneta.

Largas ovaciones conquistaron las gárgolas al mostrar su fuerza y equilibrio, mientras que un “desquiciado” realizó suertes al interior y encima de una gran estructura metálica que gira.

Sin el apoyo de arnés, redes o colchonetas de seguridad éste y otros artistas ponen en riesgo su integridad física, lo mismo que una pequeña niña que escala un tubo sostenido por su padre.

Desde lo alto, la pequeña se pone de cabeza y ejecuta todo tipo de movimientos que ponen de nervios y paralizan a quienes la observan.

Para liberar la tensión y provocar las risas, destaca la presencia de un terrorífico payaso que interactúa en el escenario con algunas personas que elige al azar de entre el público. Los hace tocar instrumentos, saltar la cuerda y bailar.

“Umbral”, que tiene una duración de dos horas, es un espectáculo que vale la pena ver no sólo por el horror de su historia, sino por su excelente producción, la música adaptada y el talento de sus 30 artistas que sobresalen por su técnica y ejecución en cada uno de los números.

Es una producción de la compañía mexicana Solary, bajo la dirección artística de Malena Zermeño. Mariana Trejo, Ernesto Goute y Leonardo Amézquita son los actores que encabezan el elenco.

“El circo de las pesadillas”, que recibe al público en su vestíbulo con una dulcería diabólica, ofrecerá funciones de viernes a domingo hasta el 26 de noviembre.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...