Telefonía fija se estanca en México; líneas móviles alcanzan 116 millones

Gonzalo Rojo, socio director de la consultora, informó que al término de este trimestre se contabilizaron 116.4 millones de líneas móviles en México,cuando en el país hay cerca de 125 millones de habitantes

Compartir:

Hace unas décadas, tener un teléfono en casa era un lujo, pues no todas las familias accedían a este servicio debido a sus altos costos y, en algunos casos, porque el número de líneas otorgadas era limitado o simplemente no llegaban a todas las comunidades del país.

Con el paso del tiempo, las líneas móviles han ganado terreno gracias a la baja en los precios del servicio y los avances tecnológicos que permiten tener teléfonos inteligentes (smartphones) con mayores beneficios, lo que ha provocado que el sector de la telefonía fija se estanque y que sobre todo las familias jóvenes opten por prescindir de ellas.

De acuerdo con The Competitive Intelligence Unit (The CIU), históricamente el mercado de telecomunicaciones en el primer trimestre del año muestra una estacionalidad de bajo consumo en los servicios móviles.

Sin embargo, de enero a marzo de este año el segmento registró un acelerado dinamismo, al reportar una tasa de crecimiento anual en ingresos de 7.4 por ciento, cifra que no se registraba desde 2012.

Gonzalo Rojo, socio director de la consultora, informó que al término de este trimestre se contabilizaron 116.4 millones de líneas móviles en México, cuando en el país hay cerca de 125 millones de habitantes, lo que habla de una penetración de casi el 100 por ciento.

Dijo que si bien de ese total hay un seis por ciento de personas con dos líneas, la cifra es mínima si se compara con el 11 por ciento que había hace unos años; y esta reducción se dio principalmente porque se eliminó la larga distancia nacional.

Rojo señaló además que el ingreso promedio por usuario del mercado (ARPU, por sus siglas en inglés), es decir, lo que deja cada persona a los operadores telefónicos, es de 125 pesos mensuales, el cual también bajó a raíz de la Reforma de Telecomunicaciones de 2014.

“Viene un poco a la baja ese ARPU porque los precios han venido a la baja; en el momento en que los precios disminuyen, la gente recarga menos dinero, tiene planes o gasta menos y eso se ve impactado en el ARPU y en el ingreso de los operadores”, agregó.

Por otra parte, señaló que en México la mayoría de los usuarios son de prepago y que por muchos años esta opción de consumo representó el 85 por ciento versus el 15 por ciento de postpago.

Sin embargo, eso se ha venido modificando porque después de la reforma en el sector hay planes más asequibles.

Tras la baja de los precios, el número de usuarios de postpago aumentó a 18 por ciento, mientras que el de prepago bajó a 82 por ciento; aunque no se espera que esta condición cambie significativamente por las condiciones crediticias en el país, ya que para tener un plan se necesita tener un historial crediticio o dejar una garantía.

Telefonía fija se estancó

Si bien todavía las familias cuentan con líneas fijas, muchas de ellas no se usan y se conservan por tradición, o porque vienen incluidos en un paquete que ofrece televisión e Internet.

Al término del primer trimestre de este año, The CIU reportó que en México el servicio de telefonía fija se estancó con 19.2 millones.

“Hemos visto es un comportamiento muy estable desde hace muchos años, pero hay componente de modificación al interior de ese segmento, es decir, las líneas fijas se pasan de un operador a otro”, señaló Gonzalo Rojo.

Dijo que la telefonía fija perdió el dinamismo porque hay un porcentaje de líneas que se empiezan a desconectar, y lo que lo mantiene a flote es la Banda Ancha Fija.

Los datos, el futuro de las telecomunicaciones

Antes de la Reforma de Telecomunicaciones (2014) implementada en la actual administración, entre los mexicanos el consumo de voz (llamadas) era de 238 minutos mensuales y a finales de 2017 aumentó a 424, casi el doble.

En mensajes cortos pasó de 81 a 185, el cual aunque es un incremento de más del doble, tiende a estabilizarse porque ya se puede hablar todo el tiempo sin pagar más.

Además, porque surgió otro elemento: los datos. Éstos pasaron de un consumo de 284 MB a 1.1 GB y la tendencia es al alza porque los usuarios cada día emplean más el teléfono para trabajar, navegar en las redes sociales o realizar actividades cotidianas que antes se hacían desde una computadora.

“Por eso ahora la competencia en el segmento móvil se está dando a través de los datos, la gente está buscando al operador que da mejores paquetes de datos”, dijo Gonzalo Rojo también analista de la consultora The CIU.

Actualmente en México, abundó, hay 85 millones de usuarios que tienen acceso a Banda Ancha Móvil, una cifra que casi se duplicó después de la Reforma en Telecomunicaciones y que va en aumento.

Esto, dijo, “es cuestión de meses, de unos años para que se emparejen, que las personas empiecen a asimilar el uso de datos, porque prácticamente todas las recargas incluyen cierta cantidad de datos. Ahí lo que va a jugar un poco son los dispositivos”, apuntó.

En ese sentido, Rojo refirió que a finales de 2017 había 99 millones de smartphones, para los cuales se gasta en promedio tres mil 300 pesos, ya que aunque la gente anhela tener un iPhone, no está a su alcance.

Así, mientras la telefonía fija se estanca, el uso de los datos ya es dominante en la población, sobre todo en los más jóvenes, pues hoy en día ya los niños tienen acceso a un smartphone desde los nueve años de edad.

Compartir:
Comentario anónimo
Comentar vía Facebook

is loading comments...